Un premio dudoso Se empantana el caso Daneri Navarro

La de Adrián Daneri Navarro, ganador del Premio Estatal de Innovación, Ciencia y Tecnología 2012 por una investigación sobre cáncer de mama, es una historia plagada de irregularidades. El capítulo más reciente lo protagonizó el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología (Coecytjal), que desestimó la querella presentada en febrero pasado por el doctor Jorge Gómez Jaramillo, quien lo acusa de plagio. Sin embargo, el caso sigue abierto.

El Coecytjal desestimó la acusación presentada en febrero pasado por el doctor Jorge Gómez Jaramillo contra el investigador Adrián Daneri Navarro, Premio Estatal de Innovación, Ciencia y Tecnología 2012, en la que lo califica de “plagiario”.

El director de la dependencia, Francisco Sahagún Castellanos, argumentó: “ya no es competente para conocer de diferentes aspectos del Premio Estatal de Innovación, Ciencia y Tecnología, por motivos de la ley vigente”.

Sin embargo, recomienda al ofendido, quien es vicepresidente asistente de Investigación Transnacional en Poblaciones Especiales de la Universidad de Arizona, acudir ante las instancias correspondientes para que sean ellas las que determinen si se configura algún delito contra Daneri Navarro.

De acuerdo con Sahagún Castellanos, los documentos presentados por Gómez Jaramillo para demostrar que Daneri plagió el trabajo con el que obtuvo el galardón “carecen de valor probatorio, por tratarse de copias simples”. Asimismo, aseguró el directivo, el escrito carece de validez porque su firma es en facsímil.

Y aunque Gómez Jaramillo nombró como su abogado a Javier Varela de la Torre, quien también suscribió el documento, el titular del Coecytjal no lo tomó en cuenta.

Varela de la Torre lamenta la actuación del consejo. Dice que el organismo ha incurrido en manipulación y simulación por la participación en el jurado de personas ligadas a la operación de los programas de investigación contra el cáncer mamario que coordinaba Daneri Navarro.

“Él contó con la aprobación de miembros del jurado con quienes de alguna forma tenía relación de trabajo, relación de subordinación… y eso es manipular una convocatoria y un concurso”, asegura el abogado.

En el documento entregado a Sahagún Castellanos se hace notar que entre los “evaluadores del comité de trabajo” designados en Ciencias de la Vida para la elección del premio anual del Coecytjal aparecen las hermanas Susana y Alicia del Toro Arreola.

La primera es investigadora del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) y, según el abogado, es quien “recibe apoyo en la compra de reactivos por parte del Proyecto Perfil Molecular”. Alicia, por su parte, participa en el proyecto mencionado como encargada del Biobanco y fue designada directamente por Daneri Navarro.

Otra “evaluadora” es Karla Alejandrina Planter Pérez, coordinadora de medios del mismo proyecto, quien participó en diferentes reuniones anuales en el extranjero con viáticos cubiertos por el Instituto Nacional de Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés). Ella también fue designada por Daneri Navarro.

Tras la decisión del Coecytjal, Gómez Jaramillo pidió a Varela de la Torre apelar ante otras instancias para que se sancione a Daneri por ostentarse como autor de los proyectos que sólo coordinaba, pero que no son de su autoría, así como por difundir datos de la investigación sin la autorización de los organismos patrocinadores.

El abogado adelanta que prepara una demanda de carácter civil por daños y perjuicios, “ya que mi cliente ha sido afectado”.

 

Los antecedentes

En octubre de 2016 este semanario publicó dos reportajes sobre el caso Daneri Navarro, entonces coordinador de Investigación del CUCS, quien estaba involucrado en la presunta malversación de fondos internacionales –estimados en alrededor de 500 mil dólares– destinados a la investigación de cáncer de mama, y era investigado por el presunto plagio de proyectos que presentó a título personal para obtener el premio del Coecytjal en 2012 (Proceso Jalisco 623 y 624).

Este semanario informó que el doctor Gómez Jaramillo, exdirector de la Oficina de Desarrollo de Programas para América Latina y exdirector de Proyectos del Centro de Salud Global del NCI, es autor de los proyectos de investigación relacionados con el cáncer mamario que Daneri Navarro presentó para obtener el mencionado galardón.

Desde 2006 –informó este semanario–, Gómez Jaramillo coordinó y gestionó en México y países de América Latina el financiamiento para la implementación de esos proyectos, siendo Daneri Navarro el responsable por la Universidad de Guadalajara.

Recientemente Daneri Navarro dejó de ser coordinador de investigación del CUCS. La responsable de comunicación del centro, Nelda Judith Anzar, confirmó a la reportera que Daneri Navarro dejó el cargo aunque no precisó la fecha.

En la institución corre la versión de que Daneri dejó la coordinación a causa de los señalamientos del doctor Gómez Jaramillo, quien envió copia de su querella al Coecytjal y al rector general de la UdeG, Tonatiuh Bravo Padilla.

Ahora, Daneri se dedica a sus proyectos de tiempo completo en el CUCS sólo como investigador, lo que mermó significativamente sus ingresos.

El año pasado, cuando se le preguntó sobre la acusación en su contra, el investigador explicó que elaboró una síntesis de tres programas coordinados por él en el CUCS, así como del llamado Proyecto ELLA. Este último recibió recursos internacionales del NCI y de la Fundación Avon, gracias a las gestiones de Gómez Jaramillo.

En octubre del año pasado Proceso Jalisco también reveló malos manejos en la ejecución del proyecto Perfil Molecular Cáncer de Mama en la Mujer Latinoamericana en Estadio I y II Bajo Tratamiento Estándar, pues, según el contrato que lo rige, el dinero no debe emplearse en cuestiones administrativas, como la edificación o remodelación de oficinas.

No obstante, en el CUCS tomaron 406 mil 528 pesos de los fondos destinados al proyecto para la construcción de un biobanco. El entonces rector del centro, Héctor Raúl Pérez Gómez, autorizó el pago en calidad de préstamo. Proceso Jalisco tiene copia del cheque de la cuenta Santander (con que se operaba el proyecto) y de la factura 5219 emitida por el CUCS el 29 de junio de 2012.

Desde el pasado 19 de mayo la reportera solicitó una entrevista con Jaime Federico Andrade Villanueva, actual rector del CUCS, para aclarar las dudas al respecto. Hasta el cierre de edición no hubo respuesta.

El recurso ante el Coecytjal

El doctor Gómez Jaramillo acusa a Daneri Navarro de actuar con “dolo, alevosía, ventaja y deshonestidad, burlándose de la seriedad y buena fe de las instituciones” como el NCI y la Fundación Komen, que han financiado proyectos de investigación del cáncer en la mujer latinoamericana.

Por ello, solicita al Coecytjal una revisión de su queja y de los documentos adjuntos para que le revoque a Daneri Navarro el premio y lo obligue a devolver los 120 mil pesos que recibió.

En su documento, Gómez Jaramillo destaca que el delito de plagio “abarca desde la simple imitación fraudulenta de la obra de otro, hasta la mera reproducción parcial de dicha obra, usurpando la condición y el nombre del autor y autores, (pues Daneri) se está basando en una idea de otro para escribir un trabajo nuevo y no está citando al autor de la idea. Está plasmando textos con otras palabras, haciendo pequeños cambios en el lenguaje”.

El Premio Estatal de Ciencia y Tecnología –que se entrega cada año– convoca a la comunidad científica y tecnológica y al público en general de Jalisco a presentar candidatos científicos y/o tecnológicos que de manera individual o en equipo hayan realizado proyectos de investigación y/o desarrollo tecnológico en el periodo comprendido en los últimos tres años.

Los resultados, según la convocatoria, deben tener un impacto sustancial y relevante en la entidad y contribuir a la solución de problemas regionales. Sin embargo, el proyecto presentado por Daneri en 2012 no cumplió con los requisitos, según el quejoso.

Y aclara: el Proyecto denominado ELLA se firmó el 12 de febrero de 2009 (número GRANT 02-2008-075E); el de Perfil Molecular, el 27 de septiembre de 2010 (subcontrato 10XS167) e inició en octubre de 2010, mientras que el Programa Navegación data del 16 de diciembre de 2011 (contrato ID#GOTH-3042.0).

“Por tal motivo –expone Gómez Jaramillo–, el Proyecto Perfil Molecular y el Programa Navegación no están comprendidos dentro de los últimos tres años que señala la convocatoria; además, por lo tanto no había resultados de impacto sustancial y relevante para contribuir a la solución de problemas regionales; peor aún, quedaron inconclusos, pues se suspendieron abruptamente.”

En su escrito dirigido al director del Coecytjal, Gómez Jaramillo se refiere a Daneri Navarro como “el plagiario” y reprocha que pasó por alto los convenios que suscribió el rector general de la Universidad con el NCI, los cuales establecen que está prohibida la publicación e información derivadas de los proyectos mencionados.

Por el registro de la marca

Daneri Navarro acudió a la oficina del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) a registrar como propia la marca y el logo pagado por el proyecto (y por la fundación Komen) denominado “Programa Interinstitucional de Navegación para Pacientes Oncológicos” (expediente 1410675), pero su petición fue rechazada por no cumplir con los requisitos de forma, así como por tener un impedimento legal para el registro.

“De manera ventajosa trató de registrar como marca propia un programa financiado por el NCI y por la Fundación Komen, pasando por encima de lo establecido en la Ley Orgánica de la Universidad de Guadalajara”, indica Gómez Jaramillo en su queja.

Los documentos consultados por Proceso Jalisco revelan que en enero de 2014 Daneri Navarro realizó las gestiones ante la Dirección Divisional de Marcas.

La hermana del demandante, Marcela Gómez Jaramillo, quien trabajaba en la administración del proyecto, cuenta con los comprobantes de pago por el desarrollo del logotipo. Declara que la conducta de Daneri, de ir ante el IMPI a registrarlo, al igual que el Programa Navegación, son muestra de la falta de ética y respeto a los derechos de autor y a la propiedad.

En 2007, Marcela entró al CUCS y posteriormente se involucró en el manejo financiero del programa. Dice que espera avances en las pesquisas que realiza la policía investigadora sobre los hechos que ella denunció ante la Fiscalía General del Estado el 24 de octubre de 2016 por los delitos de usurpación de identidad y fraude.

Se trata de dos cheques expedidos a su nombre en diciembre de 2013, correspondientes a su pago de las dos quincenas de ese mes (que suman 25 mil pesos) que la casa de estudios no le entregó.

Al parecer los cobró un tercero, según pudo comprobar a través de la página de Transparencia de la UdeG. Marcela asegura que descubrió la emisión de los cheques a su nombre que fueron cobrados hasta agosto de 2016.

“Para mí es importante que se esclarezca quién los cobró y se aclare cada hecho”, comenta la afectada.

Y remata: “A siete meses de que se difundieron en Proceso Jalisco los malos manejos (en el CUCS), las cosas han caído por su propio peso. El tiempo nos ha dado la razón. Quisieron afectar a Jorge, pero no lo lograron. Por el contrario, él ha demostrado las irregularidades de principio a fin”.