De la Secretaría General de Gobierno estatal

Señor director:

Con relación a la entrevista que el reportero Rodrigo Vera le hace al obispo de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, en su prestigiado semanario número 2150 de fecha 14 de enero de 2018, manifestamos las consideraciones siguientes:

El gobierno constitucional del Lic. Héctor Astudillo Flores no ha tenido, tiene o tendrá, colusión con ningún grupo que actúe al margen de la Ley.

Desde el primer día de la administración, el gobierno en su conjunto persigue ser un factor de cambio frente al lamentable escenario de violencia que vive Guerrero. A ello dedicamos todos los días esfuerzos considerables, haciendo uso de los medios legales a nuestro alcance.

La construcción de una paz digna y duradera es competencia de todos los guerrerenses, incluidas las iglesias, por ello en diversas ocasiones hemos tenido conversaciones con diferentes líderes pastorales.

Reconocemos en la persona del obispo Rangel un pastor preocupado por los acontecimientos de su diócesis y lo animamos para que, en términos de la legislación vigente, presente ante las autoridades correspondientes las denuncias que considere pertinentes, en el entendido de que contará con el apoyo de esta administración.

Es deseable que el obispo Rangel Mendoza conduzca su misión pastoral observando la ley. Hemos transmitido en diversos comunicados a la Subsecretaría de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Segob y diversas organizaciones eclesiásticas, nuestra preocupación por su integridad física, debido al contacto reiterado que dice tener con grupos delincuenciales.

Por lo anterior, reiteramos la más amplia disposición gubernamental para ser instrumento de paz, reconciliación y esperanza para todos los guerrerenses.

Atentamente:

Lic. Florencio Salazar Adame,

Secretario General de Gobierno

Estado de Guerrero