Consideran ilegal la convocatoria para renovar la rectoría de la UAM Azcapotzalco

Señor director:

En la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) existe una crisis institucional porque sus autoridades han dejado de acatar la legislación universitaria. Esto ha generado un clima en el que impera la falta de respeto al régimen de facultades, establecidas en este instrumento de convivencia universitaria que es su legislación.

El proceso para designar al rector de la UAM Azcapotzalco comenzó el 8 de abril de 2017, pero se suspendió porque la Junta Directiva de la UAM decidió no obedecer la fracción II del artículo11 de la Ley Orgánica de la UAM. Tal ordenamiento la obliga a nombrar al rector de la Unidad Azcapotzalco de la terna definitiva que presentó el entonces rector general de la UAM Salvador Vega y León, el 21 de junio de 2017. Esto ha sumido a la UAM Azcapotzalco en una crisis de gobernabilidad y legalidad.

Eduardo Peñalosa Castro, actual rector general de la institución, mencionó, siendo aún candidato a rector general, que la terna de la unidad Azcapotzalco, a su juicio, estaba mal conformada. Claramente, esta opinión la expuso sin conocer todos los detalles, y con el objetivo de congraciarse a la Junta Directiva. Desde que asumió el cargo, el 3 de julio de 2017, en vez de analizar todo el caso y solicitar a la junta que acatara la legislación universitaria, declaró que había un impedimento material de la junta, cuando en realidad estaba desacatando la ley.

Así, en lugar de cumplir con su obligación, le propuso al Colegio Académico que pidiera al Consejo Académico de la Unidad Azcapotzalco reiniciar el proceso. El 9 de noviembre de 2017, el Consejo Académico de Azcapotzalco rechazó la solicitud porque no estaba ni fundada ni motivada.

Peñalosa violó las facultades expresas de los órganos colegiados al solicitar al Colegio Académico abrir la convocatoria para reiniciar el proceso de designación de rector de la Unidad Azcapotzalco, misma que emitió el lunes 26 de febrero de 2018. Con ello, manipuló la interpretación del ordenamiento jurídico de la UAM, el cual establece, claramente, que son los consejos académicos de las unidades los únicos facultados para iniciar el proceso de designación de los rectores de cada unidad.

De esta manera, el Colegio Académico se involucró en una tarea que no le competía y con ello dejó de acatar la legislación de la UAM.

El Consejo Académico de la Unidad Azcapotzalco acordó, el 1 de marzo de 2018, comunicarle al Colegio Académico de la UAM que no tiene la facultad para emitir dicha convocatoria. Asimismo le solicitó al rector general que demuestre por escrito que la Junta Directiva sostuvo que no nombraría como rector de la UAM Azcapotzalco a ninguno de los integrantes de la terna que le presentó el anterior rector general. Así, lo sostuvo en la sesión 436 del Colegio Académico.

Las autoridades, obligadas a hacer cumplir la normatividad, han decidido violarla. Así lo hizo Romualdo López Zarate, exrector de la unidad Azcapotzalco, así lo hace el actual rector general, Eduardo Peñalosa, quien ha demostrado tener una interpretación parcial de la realidad y contraria a la ley en el proceso de designación de rector de la unidad, en lugar de valerse de la legislación universitaria para conducir a nuestra institución en beneficio de la comunidad en su conjunto.

Los profesores nos encontramos preocupados por la falta de Institucionalidad.

Atentamente:

Enrique López Aguilar, Teresita Quiroz Ávila, Ezequiel Maldonado, Tomás Bernal Alanís, Edelmira Ramírez Leyva, Guadalupe Ríos de la Torre, Martín Hugo Esparza Valdivia, Lucila Gutiérrez Romero, Lilia Carbajal Arenas, Santiago Ávila, Mauro Julián Cuervo Morales, Octavio Ortiz Mendoza

Francisco J. Rodríguez Garza, Francisco J. Morales Gutiérrez, María Elvira Buelna y María de la Paz Guzmán

Responsable de la publicación: Marcela Suárez Escobar