Ataque con triple dedicatoria

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó el viernes 13 que, en colaboración con los gobiernos de Gran Bretaña y Francia, lanzó misiles contra objetivos gubernamentales y militares en Siria, en represalia por el asesinato de unos 49 civiles en la población de Duma.

“Ordené a las fuerzas militares de Estados Unidos lanzar un ataque de precisión en contra de objetivos relacionados con arsenales de armas químicas del dictador sirio, Bashar al Assad”, dijo Trump durante un mensaje a la nación desde la Casa Blanca.

En su discurso, que duró ocho minutos, señaló que el Pentágono disparó misiles desde buques de guerra y aviones caza en respuesta a la embestida de Al Assad contra civiles en Duma que costó la vida a niños y mujeres.

Momentos después del anuncio del mandatario, cerca de Damasco se desató una oleada de ataques cuyas imágenes se difundieron por la televisión siria.

“Este ataque está dirigido estrictamente al gobierno de Al Assad, que violó las leyes internacionales que prohíben el uso de armas químicas en contra de civiles”, puntualizó James Mattis, secretario de Defensa de Estados Unidos en rueda de prensa.

El alto mando militar explicó que la acción tuvo como objetivo anular la capacidad de Al Assad para lanzar nuevos ataques con armas químicas y para bloquear centros de comando dentro del territorio sirio.

En su mensaje Trump afirmó que la masacre de Duma representó una violación flagrante a las leyes internacionales que protegen a la población civil en una guerra civil, como la que vive Siria desde marzo de 2011.

El Pentágono informó que la única acción registrada ante al ataque con misiles de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña fue el lanzamiento de cohetes antimisiles por el gobierno de Siria, y descartó una eventual intervención de Rusia o Irán, que defienden al régimen de Al Assad.

“El propósito de nuestra acción de esta noche es establecer una sólida fuerza de disuasión en contra de la producción, expansión y uso de armas químicas”, estableció Trump.

En la rueda de prensa que ofreció Mattis la noche del viernes 13, aclaró que no se podía evaluar la efectividad contra los objetivos en Siria, y añadió que por el momento este sería el único ataque bélico.

Dando por hecho que Rusia e Irán asumirán la defensa del régimen de Al Assad, Trump dijo que Estados Unidos y los países aliados están preparados para actuar ante cualquier eventualidad.

“También tengo un mensaje para los dos gobiernos responsables de respaldar, equipar y financiar al régimen de Al Assad: A Irán y a Rusia les pido que digan a qué tipo de nación quieren estar asociada, si ésta asesina a niños, mujeres y hombres inocentes”, advirtió.

De manera particular, le recordó al gobierno ruso que desde 2013 se comprometió con la comunidad internacional a ayudar a que Siria eliminara todo su arsenal de armas químicas.

“El ataque de esta noche es una respuesta directa al fracaso de Rusia por mantener la promesa que hizo”, sostuvo el mandatario estadunidense.

Aun cuando en semanas recientes Trump externó su deseo de establecer una nueva relación con el gobierno de Vladimir Putin, el ataque con armas químicas en Duma y el respaldo de Moscú al régimen de Al Assad cambió la posición del mandatario estadunidense.

“Rusia debe decidir si continuará en el camino de la oscuridad o si decide unirse a la fuerza de las naciones civilizadas para conseguir la estabilidad y la paz. Espero que algún día podamos tener una buena relación con Rusia y también con Irán”, concluyó.