Figura tutelar en la UV

Como una figura tutelar de la literatura nacional y la Universidad Veracruzana (UV), pero sobre todo como un ejemplo a seguir por los intelectuales en las diversas casas de estudio del país, su discípulo, amigo y director de la revista La palabra y el hombre, Mario Muñoz, fue como describió al escritor Sergio Pitol, quien también fuera titular de esa edición en 1967, y hasta el día de su muerte parte del consejo editorial.

Muñoz, originario de Orizaba, Veracruz (1941), egresado de la Facultad de Letras Españolas en la UV donde fue alumno de Pitol, expresó que el escritor deja una huella literaria y unos lazos estrechos  con la universidad, “se nota en lo jóvenes que ya empiezan a hacer de su obra objeto de estudio, investigaciones y tesis de maestría”.

La revista de la UV La palabra y el hombre (creada en 1957) prepara un número monográfico sobre Pitol. Muñoz, encargado de la revista desde 2008, comentó a Proceso que al encontrarse justo en el cierre del número trimestral (número 44 correspondiente a abril-mayo-junio), incluirán de último momento una semblanza especial y un “Comentario editorial”, y se podrá conseguir en Xalapa en prácticamente todas las librerías de esa ciudad, así como las librerías Educal del país.

“Con un poco de mayor serenidad podremos dedicar un número a su memoria, pues la edición de abril está prácticamente cerrada”, informó.

–¿Qué deja Pitol en la UV?

–A él le debemos dos series emblemáticas: la Biblioteca del Universitario, colección de autores de renombre dentro de la historia de la literatura occidental, y Sergio Pitol Traductor. Aparte, como maestro de maestría en literatura mexicana del Instituto de Investigaciones Literarias, como profesor de la Facultad de Letras Españolas de la propia universidad, como investigador, como amigo…

“Estimuló en gran medida –y hasta el momento en que comenzó a tener problemas de salud– todo lo que tuvo que ver con cultura, publicaciones, con reactivar el ánimo de los jóvenes, en especial con sus famosas reuniones sabatinas de ópera, donde un grupo de muchachos y profesores de la universidad se reunían  para presenciar proyecciones y hablar de cine, libros y literatura.”

Para Diana Luz Sánchez (D.F. 1957), editora responsable de La palabra y el hombre desde 2008, Pitol representa una figura clave y lo considera un pilar de la UV:

“Yo todavía lo recuerdo en sus últimos años en la Feria Internacional del Libro Universitario de Xalapa, no tanto como ponente pero sí como figura importante en las inauguraciones, la última en 2006. Posteriormente su presencia fue haciéndose esporádica. Durante una feria me acerqué a saludarlo y le pedí que me recomendara uno de sus libros.”

–Una pregunta osada…

–Sí, pero reaccionó muy bien, me vio, hizo una pausa, yo creo que me evaluó rápidamente y luego me recomendó  Vals de Mefisto (1984).