Sobrevive “Contra el Silencio Todas las Voces”

Según Cristián Calónico, coordinador del Encuentro Hispanoamericano de Cine y Video Documental Independiente denominado “Contra el Silencio Todas las Voces”, la virtud de éste consiste en haber llegado a la décima edición pese a ser gratuito: “Mucha gente me ha dicho que deberíamos cobrar; pero yo sigo pensando que es la única forma de mantener independencia”. Igualmente se presta gratis su acervo de 4 mil 500 documentales a cualquier persona.

Con 170 documentales de 34 países, de los cuales México encabeza la lista con 143, se celebra el X Encuentro Hispanoamericano de Cine y Video Documental Independiente: Contra el Silencio Todas las Voces.

Cristián Calónico, coordinador general de esta reunión cinematográfica, despliega que el principal obstáculo que enfrenta dicho evento fílmico es la parte económica:

“Siempre debemos volver a tocar puertas y de nuevo ingresar en las convocatorias. No somos un festival cómodo para ciertos sectores, ni de relumbrón, ni alfombra roja. Es un festival que ha mantenido una línea con ciertos principios básicos. Es cierto que ha vivido de recursos públicos, de universidades, de las secretarías de cultura local y federal y del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), en fin. Pero siempre nos ha costado mucho trabajo conseguirlos, hemos sobrevivido y aquí estamos.”

Todos los filmes de esta décima edición se proyectan en 120 espacios de toda la República mexicana; tan sólo en la Ciudad de México son 58, siendo sedes principales el Cinematógrafo del Chopo y el Centro Cultural Universitario, de la Universidad Nacional Autónoma de México, por cuarta ocasión. También se unen el Centro Cultural España y el Goethe Institut, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Red de Faros y diversas casas de cultura.

La particularidad de Contra el Silencio Todas las Voces es que sus exhibiciones y actividades (como las mesas de discusión) son gratuitas.

–Dice que no es un festival cómodo, ¿a qué se refiere? –se le pregunta en entrevista a Calónico.

–Se exhibe un documental que denuncia problemáticas sociales y puede haber gobiernos o personajes a los que no les guste que se aborde ese tipo de cosas, porque para muchos es más cómodo que la gente no se entere de ciertas cosas y que las cosas permanezcan igual. Creo que cuando las personas saben de ciertas situaciones y reflexionan sobre ello, tratan  de cambiar ese entorno social. El documental te vuelve más crítico y un sujeto transformador.

Las 170 cintas conforman las ocho categorías en competencia: Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, Vida Cotidiana y Cambio Social, Movimientos Sociales y Organización Ciudadana, Arte y Sociedad, Derechos Humanos, Mujeres, Indígenas y Fronteras, Migraciones y Exilios.

Destaca un ciclo especial, titulado Movimiento estudiantil del’68 en México, debido a que se cumple en este año medio siglo del movimiento estudiantil y la masacre de Tlatelolco. Las proyecciones se presentan en el Cine Villa Olímpica. El miércoles 18 es El grito, México 1968 (1968), de Leobardo López Arretche, a las 16:30 horas, y Rojo amanecer (1989), de Jorge Fons, a las 19:00 horas. El jueves 19, Borrar de la memoria (2011), de Alfredo Gurrola, a las 16:30 horas, y Ni olvido ni perdón (2004), de Richard Nindo, a las 19:00 horas. Y el viernes 20, Historia de un documento (1971), de Óscar Menéndez, a las 16:30 horas, y Tlatelolco, verano del 68 (2013), de Carlos Bolado, a las siete de la noche.

La inauguración fue el pasado 12 de abril en el Centro Cultural Universitario con el documental Ayotzinapa, el paso de la tortuga, dirigido por Enrique García Meza y producido por Guillermo del Toro y TV UNAM. Calónico también es director de los documentales Chiapas: historia inconclusa, Marcos: historia y palabra y El cauce de la memoria.

Contra el Silencio Todas las Voces se organiza cada dos años.

Su primera edición fue en el 2000, cuando prácticamente los únicos festivales de cine que existían en México eran el de Guadalajara (1986) y el de Guanajuato (1998), más aquel de la UNAM especializado en documentales sin ser festival: el Premio José Rovirosa (1997). A nivel de Latinoamérica, la situación no era muy diferente: muy pocos espacios que difundieran y reconocieran al documental social.

–¿Cómo fue el comienzo de este festival?

–La idea surgió en una reunión social, ni siquiera era de trabajo. Empezamos a ver que todos los festejos del nuevo siglo que se estaban organizando eran muy comerciales, por decirlo así, y ahí dijimos:

“Somos documentalistas, ¿por qué no organizamos un festejo alternativo y le damos cabida a todos los documentales que no son admitidos en ningún lado?”

De ahí surgió el nombre Contra el Silencio Todas las Voces.

“Convocamos a América Latina y a España, porque primero lo pensamos a nivel mundial, y cuando vimos la bronca que era prepararlo, porque no teníamos ni idea de qué era realizar un festival, consideramos, hasta que quedó: Hispanoamericano.”

Narra que como Producciones Marca Diablo lanzaron la convocatoria para materiales creados de 1990 al 2000:

“Nos llegaron cerca de 300 películas, y cinco realizadores asistieron sin que los invitáramos. Eso demostró que era necesario un espacio para que nos reuniéramos y les diéramos voz a los documentales. Es cierto que se producía menos que ahora, el boom del documental vino después. Actualmente calculo que en México se producen al año más o menos mil de estos filmes, entre apoyados por instituciones, el Imcine, universidades e independientes. Ahora hay 150 festivales, existen convocatorias específicas para documental; hay ciertos espacios en las salas de cine y en canales de televisión, pero en general todavía falta mucho por hacer.”

El también académico manifiesta que “ante las problemáticas que enfrenta el país, es necesario este tipo de espacios donde la gente se pueda expresar y podamos darle ventanas de exhibición a esas voces que están expresando los conflictos que cada vez son más agudos”.

Independencia

Al interrogarle Proceso de si le afecta al festival no tener costo para el público todo lo que ofrece, expresa sin titubear:

“Mucha gente me ha dicho que deberíamos cobrar; pero yo sigo pensando que es la única forma de mantener independencia y que los realizadores crean en uno, porque nos donan sus materiales para fines educativos y culturales, por eso contamos con un acervo de 4 mil 500 documentales que prestamos también de manera gratuita a cualquier persona.”

Desde el primer encuentro, los documentalistas donan su obra a la Videoteca Iberoamericana de Cine y Video Documental Independiente:

“No hay una videoteca que tenga esa cantidad de documentales. El archivo que poseemos no lo tiene nadie en América Latina, y lo puedo asegurar. Si empezáramos a cobrar, a hacer negocio o se volviera lucrativo esto, entonces los creadores no nos darían su obra.”

Además, los materiales inscritos son pieza clave de la Red Alternativa de Exhibición de Documentales que cuenta con tres circuitos, uno en instituciones públicas de educación básica, otro en plazas públicas y el tercero en centros culturales independientes o de instancias gubernamentales y universitarias. Los documentales incluso forman parte de una barra semanal en TV UNAM desde hace 12 años ininterrumpidos.

–¿Qué tan conocido es Contra el Silencio Todas las Voces a nivel hispano?

–Es bastante conocido. Nos costó muchos años que los españoles nos tomaran en cuenta. Al principio nos llegaban de ese país europeo diez cintas, luego veinte, ahora nos llegaron 140. Casi la cuarta parte de los documentales que llegaron son de España, 43 de los cuales están concursando. Antes los argentinos, los brasileños, los chilenos ya habían volteado hacia nosotros. Hoy los españoles, después de México, es la segunda participación y con calidad.

–¿Qué lugar ocupa el documental mexicano en Latinoamérica?

–Ha habido años muy buenos del documental mexicano en los cuales ha ganado premios en diferentes festivales. Creo que contamos con un buen nivel, aunque no podemos dormirnos en nuestros laureles porque los españoles, los argentinos, los brasileños y los chilenos están realizando muy buena factura de documental.  Existen naciones con una evolución muy grande en los lenguajes, el ritmo, las historias y la forma de narrar. Entonces, creo que estamos bien, pero de pronto empiezan a haber desniveles en calidad, debemos cuidar mucho eso los documentalistas de aquí.

Contra el Silencio Todas las Voces y el Imcine organizan el Primer Encuentro Nacional de Circuitos Alternativos de Exhibición Cinematográfica.

Calónico finaliza al subrayar que ahora la meta del festival es digitalizar todos los filmes de la Videoteca para poder ofrecerlos en línea.

Contra el Silencio Todas las Voces finalizará el 21 de abril.