El alegre dígito de Margarita

El equipo de Margarita Zavala hace grandes esfuerzos por aparentar optimismo, aun cuando el panorama se le presente desolador. El coordinador de campaña de la candidata presidencial independiente, Fausto Barajas Cummings, quiere creer: “Nosotros irrumpimos en la contienda y pasamos sorpresivamente de 5% a 13%, según Parametría… Ahora faltan 60 días de campaña y las campañas son para eso. Esto no se acaba hasta que se acaba”.

En el búnker de la candidata por la vía independiente Margarita Zavala las flechas apuntan a López Obrador y se da por hecho el desplome de José Antonio Meade, de la coalición Todos por México, y del panista Ricardo Anaya, de Por México al Frente.

Así lo deja ver el coordinador de campaña de la exprimera dama, Fausto Barajas Cummings: 

“Que se den cuenta de que nosotros en las encuestas vamos en cuarto, pero segundo y tercero no son opción; de hecho están cayendo en las encuestas, lo cual marca que ellos no son competencia, que ellos no representan una opción de gobierno ni una opción de cambio en este país.”

En entrevista con Proceso en la casa de campaña en la colonia Del Valle Norte de la Ciudad de México, Barajas hace intentos por ser optimista:

“La gente sí quiere un cambio, pero tampoco quiere un cambio con Andrés Manuel López Obrador. Ahorita lo ven en los primeros lugares. El segundo y tercer lugar no ganan. La opción es Margarita Zavala. Y creo que del debate va a salir muy fortalecida.” 

Sobre el papel que desempeña Felipe Calderón en el equipo de su esposa, Barajas afirma que “no tiene ningún cargo ni se mete en la campaña”, aun cuando su relación con el expresidente se remonta a 2008, cuando formó parte de la Oficina de la Presidencia de la República como secretario técnico del gabinete de Infraestructura y Turismo. En 2011 Calderón incluso lo nombró subsecretario de Infraestructura en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

–Margarita Zavala continúa en cuarto lugar en diferentes encuestas. En 2012 Gabriel Quadri estaba en la misma situación, pero tuvo el respaldo del magisterio y consiguió que se conservara el registro del Partido Nueva Alianza. Ahora, ¿cuál es la apuesta de la candidata? ¿No le preocupan esos números?

–Nosotros irrumpimos en la contienda y pasamos sorpresivamente de 5% a 13%, según Parametría. Las encuestas son una foto del momento. Ahora faltan 60 días de campaña y las campañas son para eso. Esto no se acaba hasta que se acaba.

Argumenta: “¿A qué le estamos apostando nosotros? A cambiar el país. ¿Cómo? Ganando la Presidencia de la República y siendo una opción real para la gente de un cambio que es el gobierno en el país y para dar soluciones concretas. A eso le estamos apostando.

“Nosotros, atrás, tenemos 1 millón de firmas, 1 millón de apoyos de ciudadanos que nos firmaron en las calles apoyando la candidatura; en eso estamos basados. Tenemos un gran soporte popular, al menos para poder estar en la boleta y competir por la Presidencia y estar representando una opción de gobierno.”

De acuerdo con las encuestas, Zavala afianza sólo el cuarto lugar. En el barómetro electoral Bloomberg la expanista tenía, antes del debate presidencial, sólo 4.7% de la preferencia. En el último ejercicio realizado por el periódico El Universal apenas figura con 5%, lo mismo que en el del diario Reforma de la semana pasada.

Sólo en la encuesta de Parametría aparece con una puntuación de doble dígito, 13%, que la pone a unos pasos de su más cercano rival: Meade. Francisco Abundis, director de esa empresa demoscópica, declaró al periódico español El País que la primera mujer en contender por la Presidencia del país de forma independiente tiene la posibilidad de mejorar en las encuestas; sin embargo, dijo, la mala noticia es que el llamado “voto independiente” lo tendrá que compartir con Jaime Rodríguez Calderón.

Aún peor, Zavala ha demostrado a lo largo de la campaña que no tiene poder de convocatoria.

En su primer acto proselitista, realizado en Ecatepec, Estado de México, apenas unos 50 vecinos se congregaron para dialogar con ella sobre la inseguridad y los feminicidios. Zavala llegó 40 minutos tarde de la hora pactada aquel domingo 1.

En Guerrero y Morelos, lo mismo: pocas personas para escuchar las propuestas de la candidata respecto a un tema de magnitud amplia y profunda, como la inseguridad. El escaso arrastre de Zavala fue más evidente en San Martín Texmelucan, Puebla, donde aproximadamente 30 personas se reunieron en el Polideportivo Ángeles Blancos el miércoles 11.

–¿La tónica de la campaña es no convocar a eventos masivos?, ¿eso no preocupa? 

La respuesta de Barajas es deshilvanada, confusa:

–No, no preocupa, porque lo que nos hace es una campaña muy ciudadana, y cuando decimos ciudadana, recuerda que nosotros también, uno de los temas es haber renunciado al financiamiento público, que va en estos temas de denuncia y propuesta sobre lo que tiene que cambiar en México, y lo que tiene que cambiar es el financiamiento de los partidos políticos y cómo se ha venido haciendo política en este país.

“Cuando decimos actos masivos, todos lo sabemos, no es porque llegue la gente por voluntad propia a los estadios y llenen plazas. Llevan a las personas los partidos políticos. No se necesita eso, la gente sale a votar. Tú lo has visto, luego que le preguntan a la gente, ¿usted a quién vino a ver?, y la gente no tiene ni idea. Lo que nosotros estamos convocando es que la gente llegue por su propio pie o que escuche las propuestas a través de las redes sociales.”

–¿El rival a vencer es AMLO…?

–El rival a vencer es la corrupción, la inseguridad en este país y la incertidumbre económica. Y cada uno de estos candidatos representan incertidumbre económica y la parte de la amnistía, que es un error, lo representa López Obrador. Ricardo Anaya representa la corrupción; él en lo personal la encarna. Y José Antonio Meade tiene un lastre que es la corrupción de su partido.

En la campaña de Zavala hubo un par de momentos singulares: Una pinta naranja sobre un cartel colocado en un elevador del Club de Industriales que publicita una mesa de discusión entre los coordinadores de campaña de López Obrador, Anaya y Meade: “Falta mi coordinador. Ahí estará. Firma, Margarita Zavala”.

La exprimera dama escribió en su cuenta de Twitter, después de su participación en la Asamblea General de la American Chamber of Commerce of México:

 “A veces se les olvida que somos 4 en la boleta, pero aquí amablemente les dejé un recadito a mis amigos del Club de Industriales.”

No es la primera vez que Zavala, quien se autodenomina “la candidata de los ciudadanos”, queda excluida de la arena pública como contendiente a la Presidencia de la República. El miércoles 4 también fue marginada en un debate propuesto por Meade, quien retó a Anaya y a López Obrador a debatir sobre su situación patrimonial. 

Al preguntarle a Barajas si se sienten ninguneados, responde:

“Yo no le pondría así. Lo que te diría es que porque las encuestas dicen que las cosas son entre los tres grandes partidos, es un grave error pensar que los tres grandes partidos representan a la gente. Es al contrario: la gente está cansada de la partidocracia o de la forma en cómo se está haciendo política a través de los partidos, como ahorita.”

Para el coordinador de campaña, Zavala se ha ganado “el derecho más legítimo que hay para estar en esa boleta”.

Asegura que la expresidenta del DIF Nacional “no tuvo que depender del dedazo de una persona, del agandalle de un partido ni de haber creado tu propio partido para autodesignarte ni esperar que cuatro personas te dieran el registro”.

 “En ese sentido, ninguneados, ¡no, hombre! Tenemos 1 millón de personas que nos han apoyado para estar en esa boleta y además de generar y pedir los espacios que nos corresponden en cualquier lugar, sea en el Club de Industriales o sea en un debate en la televisión.”

–¿Y qué peso tiene la figura de Felipe Calderón en la campaña de Margarita Zavala? La han increpado por “los muertos” del expresidente, por ejemplo. ¿Calderón es una sombra o abona capital político?

–Quiero separar en dos temas lo que estás diciendo. Primero, yo creo que él es un gran activo. Muchos mexicanos reconocen en el esposo y expresidente de México a un gran presidente; en ese sentido es un gran activo. 

“Ahora, ¿qué rol tiene? Es el esposo de la candidata y en ese sentido la apoya, como ella lo apoyó en su momento cuando fue candidato. El rol que cualquier pareja moderna tiene hoy en día en apoyarse. Más allá de eso, él no tiene ningún cargo en la campaña, no se mete en la campaña. Simplemente como esposo de la candidata, la apoya en todo lo que hace.

“La segunda es muy importante: no son los muertos de Calderón, son los muertos derivados de la violencia que han ejercido los grupos criminales de este país, gran parte de ellos, y lo único que ha hecho el gobierno es enfrentarlos. Que, por cierto, en esta administración se abandonó la misión principal del gobierno, que es proteger a sus ciudadanos y no dejarlos en manos del crimen organizado.”