La muestra del FCE, un suspiro

Luego de una investigación en el archivo histórico del Fondo de Cultura Económica (FCE) para conmemorar las dos décadas de la partida del Premio Nobel de Literatura Octavio Paz (1914-1998), la librería Rosario Castellanos expone, acercamiento al proceso creativo del escritor, pero también como editor y en torno a su personalidad.

Inaugurada el 18 de abril, un día antes del aniversario de su deceso, enmarcó el inicio de diversas charlas con ese motivo, aunque sólo estará montada hasta el 30 de este mes. El título es un juego de palabras del poema de Paz “Carta de creencia” (del libro Árbol adentro, 1967), y cuyo primer bloque de tres –reproducidos en una pared de la exposición junto con once hojas de correspondencia impresas en gran formato–, dice:

Entre la noche y el día

hay un territorio indeciso.

No es luz ni sombra:

es tiempo.

 Conformada por nueve vitrinas con correspondencia, manuscritos y mecano-escritos firmados por el Nobel –algunos fechados en Francia y la India, y dirigidas a Jaime García Terrés, Joaquín Díez-Canedo y Alí Chumacero, entre otros personajes–, incluye también algunas primeras ediciones editadas por el Fondo.

El editor, ensayista y poeta Adolfo Castañón, encargado de cortar el listón de inauguración junto al gerente editorial del FCE, Juan Carlos Rodríguez Aguilar, recordó para este semanario:

“Cuando un poeta se va no se sabe qué se va, y en relación a una figura como Paz podemos pensar que es una galaxia de información… Hay un tema de conmemoración familiar, pero también de conmemoración o recuerdo de la cultura mexicana, de manera que al recordar a Paz es recordar la cultura mexicana.”

Marie-José viuda de Paz no estuvo presente, como no lo estará tampoco en otras actividades, por ejemplo, la de este domingo al mediodía en el Palacio de Bellas, donde habrá una lectura de poemas, pero advirtió:

“De todos modos estoy presente siempre, porque estoy en los poemas de Paz ¡estoy ahí! (ríe). Entonces, estoy más que representada en su obra, en la cantata, en las lecturas de sus poemas.”

La selección del material corrió a cargo del personal del FCE: Por el propio Rodríguez Aguilar, más Eduardo Matías, editor de Literatura; Rocío Martínez, subgerente de Mercadotecnia; y Nelly Palafox, subgerente de contenidos editoriales.