Insta al gobierno de México a protestar contra las masacres de Israel en Palestina

Señor director:

Gaza se desangra poco a poco. El gobierno y el ejército de Israel han comenzado una nueva masacre.

La decisión del primer ministro Benjamin Netanyahu de entrar en la Franja –apoyado por sus socios belicistas, los de su propio partido político– ha llevado la guerra a las calles más pobladas. La zona padece uno de los bombardeos más duros desde el inicio del conflicto. 

No debe olvidarse que Palestina no tiene cómo defenderse: no hay aviación, tampoco vehículos blindados y ni mucho menos un ejército en forma; en cambio, lo que hay es miseria, hambre y muerte.

Son intolerables las imágenes que muestran cientos de cadáveres de civiles, de niños desangrándose por las bombas, de familias muertas en las calles, aunque para el ejército israelí se trate de “daños colaterales” producidos por su campaña militar contra Hamas. 

La situación es una locura descomunal: van más de 500 muertos –son niños un poco más de 40% de las víctimas– y la ofensiva militar parece no tener fin. Israel no va a terminar con el régimen de Hamas (que, por cierto, ha sido elegido democráticamente por los palestinos) ni desea la recuperación de un territorio; lo que anhela es aislarla, maniatarla y sitiarla, como lo ha hecho en años anteriores. 

Israel pretende bloquear todo el contacto con el mundo exterior que pueda tener Palestina, primordialmente con Irán y Egipto. Ése es el principal objetivo, sin importarle los civiles. 

Pero eso es lo de menos. ¿A quién le importa la vida de los Palestinos? ¿A quién le interesa un pueblo que vive o sobrevive desde hace años sin ser una nación? 

Estados Unidos juega sus cartas al igual que Europa. ¿Qué espera la comunidad Internacional para pedir un alto a la masacre? ¿Qué espera México para exponer una firme protesta? Sé que es difícil intervenir, pero nuestra política exterior debería –como lo han hecho otras naciones– protestar y apoyar el fin de la violencia e impulsar un sí a la creación de un estado palestino. Gaza tiene 1.5 millones de habitantes que sufren el bloqueo de Israel; es una situación insostenible. 

Ojalá que el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas –que muchas veces no sirve de nada– tenga una pronta solución, puesto que el clamor internacional, y el mío, en lo personal, es de basta ya de tanta violencia que, como sabemos, no nos lleva a nada. 

Cada día más, Israel desprecia cualquier posibilidad de paz con los palestinos. Es urgente parar las muertes en Gaza.

Atentamente: 

Poeta y crítico de arte Miguel Ángel Muñoz