El titular del Indeporte otorga contratos a empresas de sus amigos

Una investigación de Proceso permitió conocer que el director general del Instituto del Deporte de la Ciudad de México, Horacio de la Vega, adjudica directamente a empresas de sus amigos, como Moveo Lab, de Gabriel Ramos, proyectos deportivos que implican dinero público, en operaciones semiocultas de las cuales el Indeporte se rehúsa a dar información. De acuerdo con el instituto de transparencia local, este organismo es de los más opacos del gobierno capitalino.

El director general del Instituto del Deporte de la Ciudad de México (Indeporte), Horacio de la Vega Flores, desde 2014 ha otorgado contratos a Moveo Lab, empresa de la cual son socios Arnaud Drijard y Gabriel Ramos Rodríguez. Este último operó como administrador único de H&M Sports Managment, compañía propiedad de De la Vega.

El trato entre Ramos y el director del Indeporte data de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011.

En diciembre de 2012, antes de que asumiera el cargo en la capital del país, De la Vega y Gabriel Ramos –con la firma H&M Sports Managment– se encargaron de la organización de diversas justas deportivas, entre ellas el Campeonato Mundial de Taekwondo 2013, realizado en Puebla.

De la Vega dejó amarrada dicha competencia para su empresa con el apoyo de Manuel Youshimatz, entonces director del Instituto Poblano del Deporte. Una vez que asumió la dirección general del Indeporte, el funcionario del gobierno de la Ciudad de México operó encubiertamente la justa deportiva hasta que en junio de 2013 puso la empresa en manos de Gabriel Ramos, de acuerdo con el acta constitutiva de la compañía que está en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio de la ciudad.

El 30 de octubre de 2013, con un capital de 50 mil pesos, fue fundada Moveo Lab SA de CV, cuyos socios fundadores son el francés Arnaud Pierre Andre Drijard y Gabriel Ramos Rodríguez.

Desde entonces, el director general del Indeporte entrega de manera directa contratos para realizar eventos deportivos, logística y relaciones públicas a la empresa de su amigo y exadministrador. Se trata de proyectos realizados con recursos federales obtenidos vía la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), como el Preolímpico FIBA Américas, la final de la Copa del Mundo de Tiro con Arco 2015 y el Campeonato Mundial de Tiro con Arco 2017.

Contratos en opacidad

Desde enero de 2017, Proceso solicitó al Indeporte acceso a la información pública sobre todos los contratos que ha firmado y en los que ha asignado recursos públicos para la realización de eventos deportivos.

Tras varios meses de insistir en la apertura de los documentos, y mediante un recurso de revisión, el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (InfoDF) ordenó a la oficina de Horacio de la Vega la entrega de los documentos que había negado.

Como la ley de transparencia prevé la entrega de información mediante la consulta directa, De la Vega permitió a esta reportera ingresar a una bodega polvorienta, apenas iluminada, donde se encuentra el archivo del Indeporte. En vez de entregar los documentos solicitados puso a disposición de este medio más de 31 mil fojas.

Durante tres semanas se buscaron los contratos en cientos de cajas con carpetas que el personal del Indeporte movía de sitio todos los días con la intención de revolverlos y complicar la investigación.

Sólo apareció un contrato a nombre de Moveo Lab, fechado el 10 de octubre de 2014, en el cual se estipula la asignación de 2 millones de pesos por fungir como “socio estratégico” del llamado Sport Innovation Summit (SiS).

En ese mismo contrato, Horacio de la Vega dejó amarrada la asignación de más recursos para la empresa de su amigo, quien sería el responsable de realizar futuras ediciones del SiS: “La vigencia del presente convenio será a partir de la fecha de su firma y hasta el 24 de octubre de 2014. No obstante lo anterior, las partes podrán acordar los términos para la firma del convenio en caso de realizarse las ediciones 2015 y 2016 del evento (…)”.

Así ocurrió. El SiS se realizó esos años y también en 2017 y 2018 con el uso de recursos públicos. Horacio de la Vega ocultó el resto de los contratos que ha asignado a Moveo Lab, pese a que el área de Cumplimientos del InfoDF le requirió que entregara la información. Tampoco entregó los documentos que avalan la comprobación de gastos de ese dinero.

Desacatar la resolución del Pleno del InfoDF constituye una falta. Sin embargo, este organismo carece de medios legales suficientes para forzar a los sujetos obligados a entregar la información pública. Por su opacidad, el Indeporte es una de las dependencias de la Ciudad de México peor evaluada.

El informe de resultados de la Primera Evaluación Diagnóstica de las Obligaciones de Transparencia de los Sujetos Obligados 2017 indica que el Indeporte ocupa el lugar 113 de 124, con una calificación reprobatoria de 23.9 puntos de una escala en la que 100 implica total apertura y acceso a la información pública.

En un encuentro con Mucio Israel Hernández Guerrero, cuando era comisionado presidente del InfoDF, se le expusieron los obstáculos de Horacio de la Vega para entregar la información. El funcionario lo señaló como uno de los entes más omisos del gobierno capitalino. Se comprometió a hacerlo cumplir la ley, pero no ocurrió. Cuando Hernández dejó el cargo, recomendó a su asesora Claudia Lizeth Rodríguez Jiménez con Horacio de la Vega para que ella asumiera la oficina de Transparencia del Indeporte.

El SiS es un encuentro en el que, con recursos públicos, se contrata a expertos para que impartan conferencias sobre cómo hacer crecer la industria del deporte en México, con liderazgo y tecnología, para captar fanáticos para los eventos deportivos. Sin embargo, Horacio de la Vega es un experto en hacer crecer el bolsillo de sus amigos mediante la asignación de contratos. Al mismo tiempo se convirtió en la caja chica de la Conade, desde que Alfredo Castillo asumió en 2015 la dirección de esa dependencia federal.

Hasta agosto de 2017, el Indeporte había recibido 392 millones de pesos del erario federal. Entre las justas deportivas que organizó e implicaron grandes montos de dinero están el Preolímpico FIBA Américas, con 60 millones de pesos, en el que Moveo Lab se encargó de atender a los invitados clasificados como “VIP”. También destaca el Preolímpico de Voleibol, con 16 millones; el Home Run Derby, con 10 millones de pesos; Expo Río Conade, con 8 millones de pesos, y el Fan Fest NFL, con 7 millones de pesos.

Por ejemplo, mediante el Indeporte, Alfredo Castillo destinó 2 millones de pesos para realizar el selectivo de beisbol para la Academia Conade, en la Ciudad de México, un programa que no existe en el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno de Enrique Peña Nieto. Castillo encontró la manera de ejercer esos recursos vía los institutos estatales del deporte.

Con el Indeporte, la Conade justificó el uso de los fondos como “desarrollo del beisbol infantil y juvenil”. El programa Academia Conade de Beisbol no existe en el papel, pero en los hechos la empresa Moveo Lab es la responsable de operarlo. Sin importar en qué ciudad se realice, cada selectivo –que supuestamente capta talento para este deporte– cuesta 2 millones de pesos. El mismo equipamiento se utiliza en cada uno. A 2017 se ejercieron 34 millones de pesos para reclutar a una veintena de muchachos.

Se queda con el cambio

En 2015, en medio de la pugna entre Alfredo Castillo y las federaciones deportivas, a cuyos directivos acusó de malversar recursos públicos, la Conade destinó 3 millones de pesos para el Campeonato Mundial Junior de Pentatlón Moderno, realizado en julio en las instalaciones del Comité Olímpico Mexicano (COM).

El presidente de la Federación Mexicana de Pentatlón Moderno, Juan Manzo, revela que los expentatletas Horacio de la Vega e Ivar Sisniega se le acercaron para ofrecerle su ayuda en la organización del evento. Manzo refiere que, como titular del deporte capitalino, De la Vega le ofreció apoyarlo con personal, mantas, vallas, transporte para los atletas, jueces y con la logística del evento.

Asegura que De la Vega fue quien realmente ejerció los recursos federales y que el dinero “que sobró” se lo entregó en efectivo, en partes, a más de un año del evento.

“¿Cómo llamarías a una persona a la que alguien más le da dinero para que te lo entregue y pasa más de un año y no te lo da? Castillo, en su afán de no tener nada que ver con las federaciones, me dio (el dinero) mediante Horacio, quien me entregó 800 mil pesos en partes y me dijo: ‘Es todo. Todo lo demás me lo gasté en la promoción’.

“Llegó el día de la competencia y no había lana. Agarré (dinero) de las inscripciones de los atletas y del presupuesto para pagar. Se me volvió una bola de nieve, me endeudé porque ese recurso de la Conade era para la federación. Un año después me entregó sólo ese dinero y lo demás no, porque dijo que yo se lo debía. Se supone que él me iba a dar cosas que usa para otros eventos deportivos y que no le iban a costar. Se gastó el dinero”, explica Manzo en entrevista.

La empresa que operó el Mundial Junior fue Moveo Lab. Los 800 mil pesos que Manzo recibió en efectivo no tuvo que comprobarlos. Lo hizo el Indeporte ante la Conade. Manzo cuenta que De la Vega le pidió que no compartiera información con Proceso, le solicitó que no dijera nada y “que llevaran la fiesta en paz”.

En la solicitud de acceso a la información también se le pidió a Horacio de la Vega que entregara las facturas y toda la documentación con la que comprobó todos los recursos que la Conade le entregó. En los archivos del Indeporte no apareció ni uno solo.

Si de asignarse contratos a sí mismo se trata, De la Vega también es experto. Lo aprendió en 2011 cuando fungió como director de Comercialización del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos de Guadalajara, en el que trabajó hombro con hombro con Gabriel Ramos e Ivar Sisniega. El movimiento lo hizo vía la empresa Podium Sports Consulting.

Según una presentación que Horacio de la Vega entregó en 2012 al Instituto Poblano del Deporte, en su calidad de director general de Podium Sports Consulting, esta empresa, en la cual también trabajó Gabriel Ramos, consiguió recursos públicos y privados que generaron ingresos “por más de 50 millones de dólares, involucrando a más de 70 empresas en la ecuación comercial del evento”.

Empecinado en obtener el contrato para desarrollar la estrategia comercial del Mundial de Taekwondo 2013, escribió en el documento: “El personal de Podium cuenta con una amplia experiencia en consultoría deportiva, sobre todo en referencia con los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011”.

A Manuel Youshimatz lo persuadió de contratar sus servicios con la promesa de que ninguna otra firma lo ayudaría en la difusión mediática y en la estrategia para conseguir patrocinadores. La asesoría comercial incluía también el boletaje, concesiones de alimentos y bebidas, protección de marca, mercadotecnia, licencias y tiendas oficiales, entre otros temas.

Podium Sports Consulting es el nombre comercial de H&M Sports Managment –fundada en 2007 entre De la Vega y Miguel Ángel Wong Álvarez; por esa razón apareció su acta constitutiva cuando se buscó en los archivos del gobierno de Puebla la documentación de la empresa que operó el mundial.

Al respecto, cuando se le preguntó a Manuel Youshimatz sobre el contrato que le otorgó a la empresa del ahora director del Indeporte, explicó que no fue la dependencia que él dirigió la que lo hizo, sino la Secretaría de Educación Pública y la Secretaría de Finanzas del gobierno de Rafael Moreno Valle. También confirmó que el contrato para los servicios que Podium prestó fue por un monto de 1.7 millones de pesos, y que el acta constitutiva de la empresa que De la Vega entregó es la de H&M Sports Managment.

Actualmente, Miguel Ángel Wong Álvarez es director general de Promoción Económica del municipio de Tonalá, Jalisco. En 2011, cuando era socio de Horacio de la Vega, también formaba parte del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, encuentro deportivo que dejó adeudos por mil millones de pesos entre proveedores.

El entonces presidente de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa), Mario Vázquez Raña, condenó y recriminó a Ivar Sisniega y a Carlos Andrade Garín, director del deporte en Jalisco, dicha situación.

La asignación de contratos también alcanzó a la empresa Agencia Integral Capital MX, SA de CV, cuyo nombre comercial es Team, que encabeza Bernardo de la Garza, exdirector de la Conade. Ahí trabajaba Jennifer Madrid, esposa de Horacio de la Vega, como directora de Relaciones Públicas.

Entre 2014 y 2015, el Indeporte asignó contratos por casi 500 mil pesos para el servicio de arbitraje, para servicios de desayuno y la sonorización del Ciclotón Familiar. Capital MX ofrece servicios “para marcas, empresas e instituciones que invierten en el deporte”. Entre sus clientes se encuentra el Maratón de la Ciudad de México, que organizan el Indeporte y la Conade.

El año pasado, Ivar Sisniega, actual secretario general de Panam Sports (antes Odepa), intentó, desde su posición, que Horacio de la Vega se convirtiera en el responsable de la comercialización de este organismo deportivo. Cuando el presidente del mismo, el chileno Neven Ilic Álvarez, se dio cuenta de la maniobra impidió que el titular del deporte de la Ciudad de México asumiera ese cargo.

Este semanario buscó las impresiones de Horacio de la Vega, de Gabriel Ramos y de Arnaud Drijard; no aceptaron la solicitud de entrevista, respondieron que estaban de viaje y que no tenían tiempo.