“Diálogos por la democracia”

La televisión universitaria continúa poniendo en pantalla emisiones de producción propia. Con motivo de la contienda electoral de 2018 aparece Diálogos por la democracia, conducido por John Ackerman, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. La serie de 13 capítulos aborda temáticas comiciales y políticas.

Cada capítulo contiene tres partes: La primera es un sondeo de opinión entre los universitarios. La segunda abre con la intervención de Ackerman, quien de pie interpela al público con gran vehemencia. Sus ademanes son un poco exagerados aunque eso le proporciona singularidad, no hay copia a otros conductores. En esta sección se proporcionan datos, cifras, hechos. La tercera consiste en entrevistar al invitado en el estudio. Una charla informal mayormente interesante en tanto el personaje lo es.

Los jóvenes universitarios han respondido, entre otros asuntos, a cómo enfrentar problemas en las elecciones: impunidad, compra del voto, simulaciones, proselitismo fuera del tiempo. Al respecto, Ackerman señala: México es el país de América Latina con mayor impunidad, las entidades en ese caso son Tamaulipas y Estado de México. Luego presenta al doctor Santiago Nieto Castillo, experto en derecho electoral y exfiscal. Habla de la manera en que fue retirado del cargo que ocupaba y de las razones para hacerlo, “fui un fiscal incómodo”.

Argumenta el motivo de esa incomodidad: las investigaciones que había hecho en donde salieron a relucir múltiples delitos electorales, el más importante el uso faccioso de los programas sociales y el desvío de dinero para la compra y coacción del voto. En el Edomex se incrementó el gasto en programas sociales hasta en más de 400% en 2017. De Atlacomulco hacia el sur se produjo la mayor derrama. También se documentó que 11 gobernadores retuvieron salarios de los empleados para que votaran por el PRI. Se practicó el “turismo electoral”: grupos de votantes van de un lado a otro en camiones con credenciales duplicadas en las cuales aparecen domicilios falsos. Guatemaltecos votaron en Chiapas por el Partido Verde con documentos apócrifos. En el caso Odebrech, consistente en operaciones estratégicas para comprar funcionarios y financiar campañas con la promesa de contratos, Emilio Lozoya estuvo implicado. Según el Banco de México, en tiempos electorales se incrementa seis veces más el flujo de dinero en efectivo.

En otro episodio se expone el tema del fraude electoral. El invitado es Bernardo Barranco, quien explica que ahora el fraude es más sofisticado y comienza tiempo antes de las campañas. Hay una cauda de acciones, con incidencia en los resultados, realizadas a partir de la necesidad de la gente.  Se da un uso faccioso de las instituciones, como la PGR. El miedo, la utilización del crimen, de la amenaza; esto puede considerarse igual a terrorismo de Estado. Elevación del tope de gasto. Control del INE: Marco Antonio Baños es su operador, pertenece al grupo de Manlio Fabio Beltrones. El entrevistado concluye que el fraude electoral se da en el tejido social, no en lo mediático.