“El joven Marx”, tema formidable: Ayala Blanco

Muy ad hoc para el bicentenario del nacimiento del pensador y filósofo Karl Marx, el cineasta haitiano Raoul Peck (1953) produjo el año pasado el largometraje Der junge Karl Marx (El joven Karl Marx).

Se trata de un biopic protagonizado por August Diehl (Marx) y Stefan Konarske (Friedrich Engels) para mostrar el contexto histórico posterior a la revolución industrial, cuando ambos jóvenes prusianos se conocen, van desarrollando su pensamiento político y transforman las ideas de las organizaciones obreras del momento al lanzar el Manifiesto del Partido Comunista.

Coproducción de Francia, Alemania y Bélgica, basada en un guion de Pascal Bonitzer, Pierre Hodgson y el propio Peck (realizador del documental No soy tu negro (2016), y cintas como Lumumba (2000) y Haití. Le silence des chiens (1994)), el largometraje tiene innumerables reseñas en algunas páginas en internet, se puede ver el tráiler e incluso el filme completo en YouTube, y hasta ediciones piratas, pero no hay noticia de su estreno en la pantalla grande en México. Según algunos sitios, ni siquiera ha sido adquirida por las distribuidoras.

El historiador y crítico de cine Jorge Ayala Blanco expresa que algunas películas tardan en llegar, por lo cual aún puede traerse; no tiene más de un año de haber salido al mercado y podría ser adquirida tanto por las grandes distribuidoras como por una pequeña.

Aunque pudo ver la versión que circula, expresa su deseo de disfrutarla en mejores condiciones. Y es que le parece “maravilloso” que en el bicentenario de Marx se aborde su figura desde la juventud:

“Es el gran tema, ¿no? Cuando era poeta. Siempre he apreciado mucho la prosa de Marx, independientemente de sus ideas, la crónica de Las revoluciones de 1848 la leí como novela. O sea, el Marx iluminado, poético, maravilloso. La película lo rescata y por supuesto se centra en sus primeros encuentros con Engels, antes de convertirse en lo que luego vimos.”

–Los biopic han sido criticados por no estar apegados a la realidad.

–Siempre hay un elemento imaginario, incluso en el documental, y es el que finalmente nos emociona. A mí me parece un tema formidable que a nadie se le había ocurrido.

Recuerda, como escribió en su momento, que el director Raoul Peck hizo “un trabajo maravilloso” en No soy tu negro, a partir de una investigación de James Baldwin. Un “gran ensayo sobre la negritud”, en el cual revisó de manera exhaustiva la figura del afroamericano en la historia del cine norteamericano. Ahora presenta esta ficción, con un enfoque más académico:

“No es una película delirante sobre la vida de Marx, me parece que es muy seria sobre un momento muy preciso de su vida, atractivo por ser más desconocido.”

Descarta que no haya sido traída a nuestro país por censura, porque finalmente los distribuidores se mueven por intereses mercantilistas, y “no creo que sea muy virulenta en términos políticos, ni es San Marx”, sino “un trabajo totalmente industrial y profesional”.

No abunda pues sólo ha visto partes –“una primera aproximación”–, pero ya la espera, pues “adoro No soy tu negro, es verdaderamente prodigiosa”.