Jornadas Alarconianas 2018

TAXCO, GRO.- En este maravilloso pueblo mágico se llevó a cabo la trigésima primera entrega de las Jornadas Alarconianas del 12 al 19 de mayo, como ocurre cada año. Estas jornadas se realizan en memoria de Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza (Taxco, 1581 Madrid, 1639), escritor, poeta y dramaturgo perteneciente al llamado Siglo de Oro, autor de obras teatrales tan importantes como Las paredes oyen, Los pechos privilegiados o La verdad sospechosa, comedia cumbre del barroco hispanoamericano, del nivel de las mejores piezas de Lope de Vega o Tirso de Molina. 

Esta edición estuvo dedicada a la exposición de algunas obras de Alarcón, y a celebrar la negritud del estado –ya que Guerrero cuenta con uno de los núcleos más importantes de población afrodescendiente, sobre todo en Costa Chica–, y para tal efecto se contó como país invitado a Costa de Marfil, que participó con un evento artístico y una muestra fotográfica.

La Filarmónica de Acapulco (OFA) se presentó esta vez con un programa integrado en su totalidad por música de Tierra Caliente, municipio de Guerrero. Para ello invitaron como solistas a un grupo folclórico de esa región, a Los Hermanos Tavira, a los hijos de Félix Tavira López (1905-1980) –excelente músico, arreglista e instrumentista– y nietos de Juan Bartolo Tavira (1847-1929), legendario compositor, arpista y repentista, quien le dio las características propias a esta música; entre sus composiciones más conocidas están: “El San Agustín Victorioso”, “El gusto federal” y “La tortolita”, esta última interpretada en los conciertos a que asistimos en las Grutas de Cacahuamilpa y en la Plaza Borda de la ciudad.

Los hermanos Tavira son un grupo de siete músicos: Rafael (violín l y voz), Cuauhtémoc (violín ll y voz), Fernando (guitarra sexta y guitarra panzona), Alfonso (guitarra sexta y voz), Javier (tamborita y voz), Vadim (guitarra y contrabajo) y Alfonso (guitarra y contrabajo) Todos de apellido Tavira. Se presentan con cuatro bailadores que sobre la típica tarima taconean y bailan sones, gustos, pasodobles, danzones, etc.  

Se presentó con ellos en algunas canciones la joven cantante María Belem, originaria de Arcelia, que ha grabado ya cuatro CDs, uno de los cuales con la OFA. Belem nos comenta que su mayor satisfacción es poner siempre en alto el nombre de su país. Y lo ha hecho en Talento Guerrerense con la OFA, la Feria de Las Fallas en Valencia (España), Festival del Año Nuevo Chino, en Cuernavaca, en Atlanta (Georgia), en Dallas (Texas), entre otros.

El resultado fue de lo más gozoso y, aunque suene tremendamente inusual que una filarmónica acompañe a un grupo guerrerense de música “calentana” con cantante y bailadores, el saldo final resultó notable, con temas como “Papeles rotos”, “Taxco de mis amores”, “Por los caminos del sur”, el apasionado danzón” “El pañuelo”, “Ahí va otro toro”, y otros muchos.

La OFA está cumpliendo 20 años de vida dirigida de manera ininterrumpida por su fundador, el maestro Eduardo Álvarez, quien ha realizado una labor encomiable, dirigiendo poco más de mil quinientos conciertos.

Los héroes anónimos de este festival son los organizadores; aplauso y mención especial al coordinador general de las Jornadas, el maestro Leonel Macías y su valiente equipo. Da gusto caminar por las empinadas calles de Taxco que lucen sin un grafiti, sin basura, las casas pintadas de blanco con su cenefa guinda, taxis, combis y autobuses también de blanco, el clima muy benigno. Santa Prisca (la catedral) en reparación.