Nuevo libro de Mauricio Magdaleno: Teatro de Ahora

Mauricio Magdaleno, aunque se le reconoce más como guionista cinematográfico de los cuarenta que trabajó con el Indio Fernández, fue un gran dramaturgo, fundador del movimiento Teatro de Ahora en 1932. Su labor, junto con Juan Bustillo Oro, fue darle un nuevo aire al teatro mexicano, abordando la realidad política y social de su tiempo con una perspectiva crítica y experimental, retomando las corrientes dramatúrgicas más modernas. Sus obras gozan, hoy por hoy, de una gran actualidad, y seguimos viéndonos reflejados como país en las problemáticas que él plantea. 

Resulta fundamental, entonces, que salga a la luz el libro Teatro de ahora de Mauricio Magdaleno, coordinado por su nieta, Marcela Magdaleno, y publicado por el Instituto Zacatecano de Cultura Manuel López Velarde. El pasado 16 de mayo lo presentaron en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes, Alejandro Ostoa, Liliana Pedroza, Conrado Arranz y la misma Marcela Magdaleno.

El libro sobre Mauricio Magdaleno incluye ensayos de diferentes especialistas, obras de su autoría publicadas de manera aislada, dos piezas inéditas y el guión cinematográfico Porfirio Díaz.

La obra Emiliano Zapata, por ejemplo, tiene su importancia dado que rompe con la tradición de los héroes de la Revolución –o de la historia en general– y convierte a sus personajes en hombres que luchan, reflexionan y dudan acerca de su quehacer. Emiliano Zapata se estrenó en el Teatro Hidalgo al igual que la obra sobre los braceros de Bustillo Oro, Los que vuelven, con las que abrió la primera temporada de Teatro de Ahora en 1932.

Este movimiento teatral rompía con la tradición de La Comedia Mexicana, donde los dramaturgos se abocaban principalmente a tratar problemáticas sentimentales y familiares dentro del melodrama, y se diferenciaba del teatro elitista y de dramaturgia extranjera del Teatro Ulises encabezado por Salvador Novo, el cual atacó rotundamente al Teatro de Ahora.

La dramaturgia de Mauricio Magdaleno deja la caracterización simplista de sus personajes y hace que evolucionen a lo largo de la obra;  devela los diferentes hilos con los que se teje una problemática social, y critica ferozmente al sistema imperante. Podemos observar esta postura en Pánuco 137, donde muestra el despojo de las tierras de los campesinos por parte de una compañía petrolera norteamericana, en confabulación con las autoridades del pueblo, a principios de los treinta. Marcela Magdaleno hace un análisis exhaustivo de esta obra, al igual que de la inédita Santo Samán, que la ubica como una farsa con influencia del pensamiento vasconcelista. En ella, señala la autora, se reflexiona sobre “la injusticia de los campesinos frente a los latifundistas, el imperio yanqui como amenaza, la desigualdad social y una aparente Revolución que –como afirma Magdaleno–, nunca existió”. 

Por su parte Josie Bortz analiza los textos Emiliano Zapata y Porfirio Díaz y Alejandro Ostoa se detiene en la obra corta e inédita Doña Nieves. El libro abre con una semblanza bien documentada y enriquecedora sobre Mauricio Magdaleno y Guillermo Schmidhuber, catedrático de la Universidad de Guadalajara y especialista en la historia de la dramaturgia mexicana, hace en su prólogo, un interesante y detenido análisis de su obra y del contexto teatral y social en el que se desarrolló.

Una significativa aportación para la documentación y difusión de la historia del teatro mexicano.