Másters, espacio incluyente para reconocer artistas

Octavio Avendaño Trujillo (México, 1985) es un joven curador y crítico de arte que comenzó su carrera a los 18 años entrevistando a artistas y escritores como Leonora Carrington o Sergio Pitol. El contacto con los grandes maestros de la cultura mexicana lo ha llevado a tener una conciencia sobre la importancia de las personas de la tercera edad.

Ello se suma a su interés en el arte contemporáneo, ha sido curador en el Museo de Arte Moderno y realizado distintas curadurías en recintos públicos y espacios independientes. En 2017 fundó, junto con Claudia Peña, Másters, un espacio que surge cada año para rendirles homenaje a los artistas que han contribuido a la cultura de este país.

Este 1º. de junio corresponderá a la pionera en el arte cinético Lorraine Pinto recibir el reconocimiento en la sede de Másters, en Ejército Nacional 453 PH, de 12 a 15 horas. Entrada gratuita.

–Desde muy joven, a lo largo de su formación, estuvo rodeado de personas adultas como Raquel Tibol, Sergio Pitol, Chavela Vargas, por citar unos cuantos. ¿De qué manera le influyó para crear Másters? 

–Definitivamente, y creo que todas las personas adultas, independientemente de sus profesiones o estilos de vida, poseen una sabiduría de la cual tenemos que aprender, no sólo como individuos sino socialmente. En la cultura del descarte en la cual estamos viviendo, los adultos mayores son relegados, son pocos los que realmente viven en plenitud y se les considera socialmente. A lo largo del tiempo me he dado cuenta de muchas personas, no sólo artistas, sino gestores y curadores que vivimos en la precariedad económica, no tenemos seguridad laboral ni de salud que afectan nuestra vida personal y profesionalmente.

–Helio Montiel fue el primer artista al cual Másters le rindió homenaje el año pasado con un reconocimiento económico y artístico. Este año, ¿a quién apoyarán?

–Sí, Helio Montiel es uno de los pintores mexicanos que ha influído de manera importante no sólo en el territorio de la pintura, sino en parte del carácter del arte actual. Este primero de junio vamos a reconocer la trayectoria de Lorraine Pinto, una artista de ascendencia turca que nació en Nueva York y que llegó a nuestro país en la década de 1950. Fue pionera del arte cinético en México, fundó el Laboratorio Cinético en 1964 y actualmente sigue trabajando. Su obra se caracteriza por explorar el movimiento en diversos lenguajes como el performance, la instalación y el arte objeto; pasando por la pintura y el dibujo.

–¿Cómo es que les rinden estos homenajes a los artistas mayores? 

–Es a través de generar cada año una microcomunidad de artistas, profesionales del arte y coleccionistas. Es decir, mientras sucede Másters, me dedico a visitar estudios de artistas para poder generar una exposición que dé cuenta de las problemáticas, estrategias y planteamientos artísticos que están desarrollándose para así plantear una curaduría que permita el diálogo entre las obras y los artistas de diferentes generaciones. En las dos ediciones de Másters que hemos realizado, han participado artistas como Tania Candiani, Yoshua Okón, Alejandra Laviada, Enrique Jezik, y artistas jóvenes como Christian Camacho, Miguel Fernández de Castro y Ana Segovia; entre varios más.

–¿Cuál ha sido la reacción de esta microcomunidad, como le llama, ante la obra de los artistas que han reconocido en Másters? 

–Ha sido muy potente, todo un descubrimiento para los asistentes y los artistas que participan en el homenaje. Lo cual nos ha llevado a seguir impulsando el trabajo de los artistas homenajeados. Vamos a hacer un archivo crítico en nuestras plataformas digitales para que todas las personas interesadas en este caso, en la obra de Helio Montiel y Lorraine Pinto, puedan adentrarse de manera más contundente. Eric Castillo está escribiendo un ensayo sobre la obra de Helio Montiel que será difundido a través de nuestras plataformas y sucederá lo mismo con la obra de Lorraine y de todos los artistas que les rindamos homenaje cada año, para que no quede sólo en un evento, sino que realmente ayude a difundir la obra de los maestros. 

–¿Qué reacción ha tenido la comunidad artística ante la fundación? 

–Muy buena. Para mí ha sido no sólo satisfactorio, sino alentador encontrar el apoyo y el entusiasmo de todos los artistas que han participado, pero también de las galerías y coleccionistas. En un momento tan polarizado en el cual estamos viviendo como sociedad, es importante que se den este tipo de encuentros; por eso hablo de una microcomunidad, porque realmente nos unimos para apoyar y lograr un objetivo muy específico, reconocer la importancia de nuestras personas adultas. Insisto, no sólo a nuestros artistas, sino a nuestros propios viejos que están en nuestras familias. Creo que Másters está logrando generar una conciencia muy importante al respecto.