En apoyo de AMLO, vigilancia magisterial en las casillas

Las Redes Sociales Progresistas, resucitadas por familiares de Elba Esther Gordillo para apoyar a Andrés Manuel López Obrador, no tienen estructura partidista y eso les permite operar sin la obligación de rendir cuentas. Entrevistados por separado, los coordinadores Ricardo Aguilar, sobrino de la maestra; René Fujiwara, su nieto, y Fernando González, su yerno, afirman que la exlideresa del SNTE nada tiene que ver con su organización y que la mayoría de sus militantes son profesores ofendidos por el autoritarismo de Aurelio Nuño en su afán de echar a andar la reforma educativa. 

Un ejército conformado en su mayoría por maestros está “listo y capacitado” para salir el 1 de julio a “defender” los votos en favor de Andrés Manuel López Obrador dentro y fuera de las casillas a fin de asegurar su triunfo, afirman en entrevistas por separado Ricardo Aguilar Gordillo, René Fujiwara Montelongo y Fernando González Sánchez, respectivamente sobrino, nieto y yerno de la exlideresa magisterial Elba Esther Gordillo.

Actores centrales en la “suma de apoyos” para López Obrador, detallan su estrategia para impulsar al candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, formada por Morena, el PT y el PES. 

“Andrés Manuel ha sido muy claro en que él va a hacer la cuarta trasformación de la República; nosotros le creemos. Sabemos que es un hombre sincero, responsable y que cumple su palabra. Es un hombre soñador y estamos seguros de que sus sueños son los de muchos mexicanos que quieren que las cosas cambien”, dice Aguilar Gordillo, exsecretario de Educación de Chiapas. 

Su apoyo al candidato se ha canalizado a través de las llamadas Redes Sociales Progresistas (RSP), organización que tomó un segundo aire a finales del año pasado y que, a decir de Fernando González –uno de sus principales coordinadores–, fue creada por Manuel Camacho Solís cuando se unió a la primera candidatura de López Obrador en 2006, junto con Juan Iván Peña Neder, funcionario de la Secretaría de Gobernación en el sexenio de Felipe Calderón. 

En los últimos cinco meses RSP consiguió afianzar su presencia en las redes sociales y en al menos 28 estados, dice Fujiwara, exdiputado federal de Nueva Alianza y uno de los principales coordinadores de jóvenes de la agrupación. Agrega que este “brazo operativo” cuenta con un subgrupo enfocado en los maestros llamado Redes Sociales Progresistas Magisteriales y que actualmente RSP cuenta con 69 mil comités en el país.

A pesar de que Fernando González, exsubsecretario de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública (SEP), comenta que RSP trata de ser un “colectivo de liderazgos plurales”, Aguilar Gordillo explica que los principales coordinadores son Peña Neder, Rafael Ochoa Guzmán –exsecretario general ejecutivo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)–, Moisés Jiménez Sánchez, exsecretario de la Sección XV, y el propio Fernando González. Aclara que “no hay un coordinador principal,  es un colectivo; los cuatro iniciaron este trabajo, que es nacional”.

Los afiliados a RSP suelen apoyar a López Obrador en sus mítines, adonde acuden con su coordinador estatal y el de jóvenes. Así ocurrió el 12 de mayo en Huatusco, Veracruz, cuando López Obrador presentó así a Rafael Ochoa en el acto masivo: “Me da mucho gusto que esté el maestro Ochoa, un paisano de ustedes que se ha unido al movimiento, y que son bienvenidos y están abiertas las puertas para todos”. 

Ese mismo día el exdirigente magisterial le contó al reportero de Proceso Arturo Rodríguez que el trabajo de RSP tiene dos vertientes: una para impulsar el activismo y proselitismo favorable a López Obrador, y la segunda para construir estructura electoral, pues “Andrés Manuel reconoció que en 2006 y 2012 perdió o le robaron la elección” por esta causa.

Sin embargo, la estrategia va más allá. Según Aguilar Gordillo, además de instalar representantes propietarios y suplentes en las casillas que consideran “primordiales” por la cantidad de votos que reciben o porque históricamente han servido para cometer irregularidades electorales, desplegarán un operativo de vigilancia externa del voto con “redes silenciosas” de jóvenes volcados en las redes sociales y foros en universidades públicas. 

Los maestros, “ofendidos”

Según Fernando González, RSP ha ganado fuerza en pocos meses porque no es “un cuerpo legal estatutario”, como un partido político, sino “un espacio muy flexible” en el cual los “cuerpos de liderazgos se pueden trasladar de un lado a otro de manera muy simple”.

Explica que eso le da “una posición flexible, civil y ciudadana sin las ataduras estatuarias, sin los reglamentos, sin las militancias, además de la posibilidad de trabajar con tres partidos tan potentes como son PT, PES y Morena”. Sobre el financiamiento de esas redes, asegura que cada líder local “como puede se hace cargo de lo que le toca”. Prácticamente “cada quien paga lo suyo”.

El exsubsecretario reconoce que algunos líderes de RSP están vinculados al sector educativo, principalmente al SNTE y a su exlideresa Elba Esther Gordillo, a quien se le atribuye un apoyo fundamental para llevar a la silla presidencial a Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

No obstante, González niega que Gordillo participe en RSP: “No tiene ningún papel directo. Muchas personas cercanas a ella estamos participando en el proyecto y admiramos, apreciamos y respaldamos el proyecto de Andrés Manuel. Ella está llevando su proceso personal complejo y se está haciendo cargo de sus asuntos. Los que tenemos relación con ella simplemente somos eso, personas ligadas directamente a ella, pero cada quien somos responsables de lo que hacemos”.

González Sánchez, Aguilar Gordillo y Fujiwara Montelongo reconocen que una parte fundamental de RSP la componen maestros “de todas las corrientes”. El primero calcula que éstos constituyen 90% de la base de la organización. 

Aguilar Gordillo, coordinador de RSP en Chiapas, comenta al respecto: “El magisterio en todas sus corrientes está volcado con Andrés, y el que no lo quiera ver está en un error”. 

Por su parte, Fujiwara responde a la pregunta de cuáles maestros están en RSP. Principalmente son, dice, los que se sintieron “lastimados” en este sexenio con la evaluación docente que instauró la reforma educativa y en la que tan duramente insistió el secretario Aurelio Nuño.

“A nadie le fue bien en estos seis años, salvo que hayas nacido en Atlacomulco. Los maestros son un grupo que fue muy ofendido por la naturaleza de la evaluación, porque pusieron en riesgo su trabajo, y sobre todo por el trato y la implementación de la reforma.”

Agrega que Nuño “traía un discurso extraordinariamente agresivo hacia los maestros. Los hicieron marchar entre perros de ataque, los iban a sacar de sus salones, de sus casas, para tomar un examen. La forma en que se realizó todo eso es algo que lastimó a grandes segmentos del magisterio”. 

En esto coincide Fernando González, quien añade que la designación de Nuño como coordinador de campaña de José Antonio Meade fue “determinante” para que muchos profesores estén contra el PRI:

“Los maestros no se sienten representados particularmente por las compañías de José Antonio Meade, pero quien ofende mucho a los maestros es Aurelio Nuño, por su falta de sensibilidad, por su incapacidad de interpretar la voz colectiva del docente, una agenda radical en términos laborales… Todo eso desgastó la relación del régimen con los docentes y éstos han encontrado en Andrés a alguien que los entiende, los convoca, y eso les permite tener una alternativa real.”

Fujiwara explica que los maestros que militan en RSP también se sintieron ofendidos al ver al líder del SNTE Juan Díaz de la Torre “sometido al gobierno”. En cuanto a su incorporación personal, dice que decidió tomar ese camino político por la falta de apoyo que encontró en Díaz de la Torre y Luis Castro Obregón (presidente del Partido Nueva Alianza, fundado por Gordillo) para sacar a su abuela de la cárcel. 

 “Juan Díaz se negó a comparecer cuando la defensa lo citó para que esclareciera algunos temas en torno al juicio de mi abuela y dejara en claro que no hubo ninguna ilegalidad. Él se resistía y no iba, decía que le dolía el estómago, que tenía una reunión sindical en otro estado… Fue cuando me quedó muy claro que este hombre no estaba jugando de manera correcta, que la finalidad no era caminar junto con el PRI para eventualmente recuperar la autonomía y la fuerza del partido, sino que el proyecto de Juan y de Luis era prácticamente arrodillarse al PRI y ya no volverse a levantar jamás. 

“Eso tiene que ver con lo que le hicieron a ella (Gordillo), porque Juan y Luis abandonaron en la cárcel a la mujer a la que ellos le deben absolutamente todo.”

Apoyos de cerca y de lejos

Fuera de la órbita de la maestra, Eloy López Hernández, líder de la sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Oaxaca, donde López Obrador reiteró a los maestros su promesa de echar abajo la reforma educativa, explica que los resolutivos del Congreso Nacional del organismo gremial y el Congreso de la Sección XXII pidieron el voto de castigo para los partidos que firmaron el Pacto por México en 2012 y que sus principios impiden manifestarse a favor de un candidato, pero no niega que muchos maestros disidentes apoyan al candidato de la coalición Juntos Haremos Historia. 

“De manera individual –puntualiza– los maestros hacen valer su derecho como ciudadanos. De forma particular asisten, no como gremio, y no solamente en esos eventos políticos, en otros también.”

López Hernández añade que si bien la CNTE no ha tenido un acercamiento con el coordinador de RSP en Oaxaca, algunos profesores de la sección “han trabajado” con esta organización.

Entre tanto, el pasado 31 de enero la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena emitió el oficio CNHJ-028/2018, en el que se deslindó de las actividades que realiza Juan Iván Peña Neder a nombre de ese partido.

En el documento, firmado por Gabriela Rodríguez, Héctor-Díaz Polanco, Adrián Arroyo y Víctor Suárez, se afirma: “Peña Neder no cuenta con nombramiento que le autorice a realizar actividades en nombre de este partido político y, por lo tanto, carece de representación y autorización para realizar diligencias a nombre de Morena, sus órganos o sus integrantes”.

Fernando González, René Fujiwara y Ricardo Aguilar coinciden en que RSP organiza sus actos políticos a nombre de López Obrador y que ellos mantienen una relación constante con los integrantes de los tres partidos de la coalición.

–¿Andrés Manuel sabe de estas redes? –se le pregunta a González.

–Sí, claro, por supuesto.

–¿Y él las apoya?

–Por supuesto. Nosotros estamos con él y él con nosotros. Es una relación estrecha, completa. Él se ha convertido en el candidato de los maestros.

Fujiwara especifica que la cercanía se da particularmente con dirigentes del PT –que postula a Rafael Ochoa a una dipu­tación federal por la vía plurinominal– y del PES –del que Ricardo Aguilar es candidato a diputado federal por la cuarta circunscripción–.

González, Fujiwara y Aguilar niegan estar esperando cuotas de poder a cambio de su apoyo a López Obrador. Cada uno reitera que su principal objetivo es que López Obrador gane la Presidencia y la coalición el Congreso, apoyar el triunfo en las elecciones estatales y ser parte de la “cuarta gran transformación” histórica de México, como define su proyecto el candidato de Morena.