Anaya: primer lugar… en gastos de campaña

El vocero de campaña de Ricardo Anaya, Fernando Rodríguez, descalifica las encuestas que le dan a Andrés Manuel López Obrador una ventaja de entre 20 y 30 puntos sobre su candidato. Según él, las mediciones del consultor Roberto Trad reducen esa diferencia a siete puntos que, por lo demás, considera “perfectamente remontables” en las cuatro semanas que le restan a la campaña. Anaya ha gastado 210 millones de pesos en dos meses para alcanzar apenas el segundo lugar de las preferencias. Pero según su vocero, el equipo está logrando buenos resultados y aún hay tiempo.    

Con 210 millones de pesos gastados en sólo dos meses –3.5 millones al día–, la campaña de Ricardo Anaya es la más cara de la contienda presidencial, pero estos recursos han servido sólo para consolidarlo en el segundo lugar, detrás de Andrés Manuel López Obrador y con casi el mismo porcentaje que tenía Josefina Vázquez Mota hace seis años.

A un mes del fin de las campañas y de la elección se difundieron encuestas del Grupo Reforma y Parametría que colocan a López Obrador con una ventaja respectivamente de 26 y 30 puntos sobre Anaya, cuyo equipo se alteró con estos resultados, porque asegura que la distancia es de sólo un dígito.

 “Nosotros tenemos números que nos ponen a siete puntos de López Obrador que, faltando cuatro semanas de campaña, consideramos que son perfectamente reversibles”, afirma Fernando Rodríguez Doval, vocero de Anaya y miembro del “cuarto de comando” que dirige la campaña.

–¿Ya hay derrotismo?

–¡No, no, no, en lo absoluto! Al contrario, hay mucha motivación.

Rodríguez Doval, uno de los colaboradores más cercanos a Anaya, afirma que los resultados adversos de estas encuestas difundidas por el diario Reforma y la agencia de noticias Reuters no afectan al candidato –“está muy curtido”– ni a su equipo. 

“No es una información que guste, pero uno confía en sus datos y en sus estrategias. Son cosas que uno toma como parte de un ecosistema de campaña, pero al final nuestro ánimo está intacto”, insiste el panista, quien niega también pleitos en el equipo de campaña que coordinan de manera bicéfala Jorge G. Castañeda y Santiago Creel.

“Suele haber, en alguna coyuntura, distintos puntos de vista y eso es natural, porque eso enriquece a la coalición. Un cuarto de guerra o un equipo de campaña donde todos pensáramos lo mismo, imagínate: si uno se equivoca, ya se equivocó toda la campaña”, subraya.

En el “cuarto de comando” participan políticos de los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), que integran la coalición Por México al Frente. “Es un equipo muy rico, cuya riqueza está en su diversidad, y hay una buena relación, un buen ánimo y un buen espíritu de equipo. Está cohesionado”.

Optimista, Rodríguez Doval asegura que tras el tercer y último debate, así como en las cuatro semanas que restan de campaña, Anaya remontará a López Obrador, como ocurrió en la elección del año 2000 con Vicente Fox o en elecciones estatales, donde las encuestas se equivocaron.

 “En cuatro semanas se pueden mover mucho las cosas en una elección. Y falta un debate. Así es que nosotros, en este sentido, estamos muy optimistas y haciendo todo el trabajo necesario para que gane”, confía el panista.

Y la estrategia, aunque está sufriendo “ajustes”, sigue las directrices trazadas por el consultor Roberto Trad Hasbun, director del Instituto Artes y Oficios en Comunicación Estratégica, quien también provee al equipo de campaña de los estudios de opinión.

–¿La encuestadora que trabaja para Anaya es la de Trad?

–La de Roberto Trad –confirma el vocero–. No sé si sea una encuestadora como tal, más bien creo que es como un servicio que proporciona su propia consultora, y en esa es donde estamos a siete puntos.

–¿Trad ha sido un estratega exitoso?

–Es un hombre serio, un hombre conocedor y de momento estamos contentos con él.

–¿Y en función de los resultados?

–Los resultados se miden hasta el final de una campaña, que es un proceso que dura meses. Estamos muy conscientes de que en el último mes se van a mover muchas cosas en la opinión pública. Falta un debate y nosotros estamos seguros, y además muy entusiasmados, de que vamos a ganar.

–¿Cuánto le pagan a Trad?

–Honestamente lo desconozco.

Pero Trad cobró, a través de su empresa con la razón social Instituto Panamericano de Comunicación y Estrategia Política, 5 millones 75 mil pesos por “asesoría estratégica, acompañamiento táctico y asesoría operativa”.

A pregunta expresa, Rodríguez Doval revela que las encuestadoras Buendía y Laredo y Massive Caller ya no trabajan para la campaña de Anaya.

“Jorge Buendía y su empresa han hecho algunas encuestas para la campaña, tengo entendido que se le pagó encuesta por encuesta, pero no es un consultor y estratega de la campaña, lo quiero dejar muy claro”, asegura.

Massive Caller, del expanista Carlos Campos, tampoco hace ya trabajos para la campaña de Anaya: “El contrato ya terminó. Nos ayudaba a medir ciertas cosas, asuntos puntuales y era independiente a la publicación diaria con su aplicación”.

–¿Y Ulises Beltrán trabaja para Anaya?

–Que yo sepa no ha trabajado en nosotros.

Según información oficial del Instituto Nacional Electoral (INE), Buendía y Laredo cobró a la campaña de Anaya 1 millón 148 mil pesos y Massive Caller 3 millones 480 mil pesos.

En su aplicación para teléfonos móviles, Massive Caller ubicó a Anaya a siete puntos tras el primer debate, el 22 de abril, y lo mismo tras el segundo, el 20 de mayo, pero desde esta última fecha se ha ampliado la distancia hasta en 11 puntos.

El despilfarro 

A encuestas y estudios, la campaña de Anaya destinó 14 millones 611 mil pesos sólo en el primer mes de campaña, según el más reciente reporte del INE sobre los gastos de los candidatos, pero el mayor gasto de la campaña ha sido la propaganda en Internet y en espectaculares.

En efecto, según el informe correspondiente al primer mes de campaña que el tesorero de Anaya, Edgar Mohar, envió al INE, se destinaron 46 millones 401 mil pesos a la promoción del candidato presidencial en redes sociales. Y la contratación de espectaculares para el candidato costó 34 millones 133 mil pesos.

El gasto de Anaya en sólo estos tres rubros asciende a 95 millones, de los 141 millones de pesos que gastó en el primer mes de campaña. En cambio a la compra de playeras se destinaron sólo 6 millones 525 mil pesos, y a chalecos, tan de moda en la alianza de Anaya, únicamente 65 mil pesos.

Aunque no es público aún el informe desglosado de los gastos al cumplirse los dos primeros meses de la campaña, ya está disponible en el portal del INE, en el apartado de “Rendición de cuentas y resultados de fiscalización”, el informe de “avisos de contratación” de la campaña de Anaya que suma gastos por 209 millones 283 mil pesos al 31 de mayo, es decir, 3.5 millones de pesos diarios.

José Antonio Meade, el candidato de la coalición de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza (Panal), ha gastado 16 millones de pesos menos que Anaya: Un total de 193 millones 257 mil pesos, según los “avisos de contratación” dados a conocer en el INE. 

A su vez, López Obrador, el candidato de la coalición Juntos haremos historia que integran los partidos Morena, del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), ha gastado, según su más reciente informe del primer mes de campaña, 22 millones de pesos.

Sin embargo, el INE informó que, tras 54 días de campaña, el candidato puntero ha gastado 26 millones 667 mil 478 pesos. En este caso, en la página del órgano electoral no hay “avisos de contratación”, como en los casos de Anaya y Meade, sobre sus más recientes gastos.

A pesar de ser la campaña más cara, Anaya no se ha aproximado a López Obrador y se ubica en 26 puntos de las preferencias electorales, según la encuesta del Grupo Reforma publicada el miércoles 30 de mayo, por 52 del candidato de Morena.

Esta cifra lo ubica en un porcentaje parecido al que tenía su correligionaria Vázquez Mota a un mes de la elección presidencial de 2012, 23 puntos, según la propia encuesta de Grupo Reforma. 

En esa encuesta la panista se desplomó de 29 a 23 puntos y, seis años después –tras el segundo debate–, Anaya también cayó de 30 a 26. Vázquez Mota quedó en tercer lugar tras Enrique Peña Nieto y López Obrador.

Esta encuesta de Reforma enfureció a miembros de la coalición de Anaya, como el panista Gustavo Madero, presidente del PAN cuando el derrumbe de Vázquez Mota, y los perredistas Jesús Ortega y Jesús Zambrano, quienes la descalificaron y la pusieron bajo sospecha.

“La campaña de Reforma en favor de López Obrador es evidente, tratan de engañar a los mexicanos creando una falsa percepción. Están dañando a nuestra democracia”, acusó Ortega. 

“A los que dicen ‘este arroz ya se coció’, se les va a terminar quemando su arroz porque no se ganan elecciones usando encuestas tendenciosas como propaganda política”, expresó Zambrano.

Como lo ha hecho López Obrador cuando no le favorecen ciertas encuestas, Ortega y Zambrano, quienes encabezan la corriente Nueva Izquierda en el PRD, inclusive emitieron un video diciendo que los resultados son de quien los paga.

La encuesta de Reforma, como lo informó el propio medio, está patrocinada por Grupo Radio Centro, el periódico Dallas Morning News y la empresa Vida y Proyectos del Sureste, S.A. de C.V. La del 2 de mayo la financió Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, del magnate Claudio X. González Guajardo.

Madero también descalificó la encuesta de Reforma, pero manipuló una del mismo medio de 2012: “Hoy, como hace 6 años, #EncuestaREFORMA pone a López Obrador en primer lugar, no duden que esto se repita de nuevo en 2024, en su cuarta candidatura!”

Pero es falso que haya dado ventaja a López Obrador, porque la imagen que mostró la preferencia sólo era en el entonces Distrito Federal. Madero no admitió su falla y acusó al diario por publicar una encuesta de la elección de Chihuahua y “también le falló rotundamente”.

Adiós a Margarita 

Esta nueva encuesta de Reforma, en la que retrocede cuatro puntos y López Obrador lo aventaja dos a uno –26 por 52– tomó a Anaya en Chiapas, en una visita al municipio de Las Margaritas, donde prometió cumplir los Acuerdos de San Andrés con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Ante unos 5 mil indígenas, la mayoría tojolabales, quienes recibieron a Anaya en esta cabecera municipal, una de las cinco que fueron tomadas por el EZLN en el alzamiento armado del 1 de enero de 1994, el panista dijo que trabajará para que haya paz cumpliendo las demandas y reclamos de los pueblos originarios de nuestro país.

Seguramente no lo sabe, pero los indígenas ante los que habló en su mayoría eran miembros de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIAOC), ahora confrontados con el propio EZLN.

Anaya informó al INE que, el domingo 3, iría a Oaxaca –otro de los estados del Sureste que no ha visitado y donde el apoyo a López Obrador es notable–, pero de última hora se refugió en León, Guanajuato, un enclave del PAN, para enviar un mensaje de fortaleza tras los resultados de la encuesta de Reforma y la de Parametría, que lo ubica 30 puntos atrás del puntero.

Por vez primera, también, el jueves 31 fue a Zacatecas –donde se vistió de charro–, el viernes 1 fue a Ciudad del Carmen, Campeche, y el sábado a Huimanguillo, Tabasco, el estado natal de López Obrador.

Anaya prevé intensificar sus recorridos por el país y privilegiar los estados más poblados, como el Estado de México, que es el primer padrón del país, dice el portavoz Rodríguez Doval.

“Ricardo va a estar yendo mucho al Estado de México”, dice, y agrega que, al cancelar las conferencias de prensa mañaneras, tendrá posibilidad de viajar más por el país en la etapa final de la campaña, cuya conducción recae en un “cuarto de comando” –no le llama “cuarto de guerra”–, que se reúne todos los días a las 18 horas.

“Todos los días, a las 6 de la tarde, se reúne un cuarto de comando. En ese cuarto de comando es donde se orientan muchas de las decisiones estratégicas de la campaña”, explica, y dice que en él participan los más allegados a Anaya.

Además de los coordinadores Creel y Castañeda, participan Damián Zepeda, Manuel Granados y Dante Delgado, dirigentes de PN, PRD y MC, así como Agustín Basave, Rubén Aguilar, Jesús Ortega, Adame, Alfredo Figueroa, Salomón Chertorivs­ky y Emilio Álvarez Icaza.  

–¿En la mañana se reúnen también?

–Sí. Hay una reunión más operativa, donde también participan algunos de estos mismos personajes, pero es más bien de aterrizar cuales fueron las notas periodísticas, cuáles son las líneas de mensaje que se sugiere. La de la tarde es la reunión más de fondo.

Al mismo tiempo, dice, hay campañas “sin candidato”, que son giras que hacen a los estados los presidentes de los partidos y voceros –como Aguilar, Ortega y Alejandro Chanona– para hablar del proyecto de Anaya, quien a su vez empieza el día a las 5 de la mañana.

“Él se levanta muy temprano. Yo lo veo en su casa alrededor de las 6 de la mañana. Cuando había mañanera, nos íbamos juntos. Si no, nos vamos a la oficina”, dice Rodríguez Doval en referencia a la casa de campaña ubicada en Horacio 340, en Polanco, una de las colonias más caras del país.

“Ahí planteamos lo que él va a decir ese día, cuando no sale de gira y tiene eventos en la ciudad”, explica, y refiere que tiene muchos encuentros privados, “viendo gente, haciendo alianzas políticas, en algunos casos reuniones con medios, reuniones de equipo”, pero también pasando tiempo con su familia.

“Aprovecha el tiempo y siempre también buscando tiempo para su familia. Él ha querido salvaguardar mucho esa parte familiar, aunque no le dedica tanto tiempo como él quisiera. Estar con su familia es una parte fundamental en su agenda.”

–¿Tiene muchas comidas?

–Él no es mucho de comidas políticas, es una persona muy ejecutiva. Casi siempre come en la oficina mientras estamos viendo asuntos. En ocasiones aprovecha para estar con su familia.

Uno de los objetivos de Anaya ha sido reunirse con Margarita Zavala después de que ésta renunció a la candidatura para recibir su apoyo, pero, aunque hasta ahora no se ha celebrado ese encuentro, Rodríguez Doval no lo descarta: “Nosotros seguiremos insistiendo en la posibilidad de que ella se sume y no solamente ella, sino también su equipo y sus seguidores”.

–¿Y si no hay foto de Margarita con Anaya?

–No pasará nada.