Sandoval y Veytia infiltran las campañas morenistas en Nayarit

“En Nayarit, la mafia del poder se pasó a Morena”, lamentan por separado miembros y exintegrantes de ese partido.

Decepcionados, en entrevista con este semanario, Mayte Camarena, quien renunció a Morena hace un mes, y Alfredo González, quien sigue dentro, lamentan que personajes ligados al exfiscal Édgar Veytia –preso en Estados Unidos bajo cargos de delincuencia organizada y lavado de dinero– y al exgobernador Roberto Sandoval Castañeda –prófugo, acusado de enriquecimiento ilícito– son quienes encabezan las candidaturas al Senado y diputaciones federales.

El 20 de diciembre de 2013 Proceso publicó el reportaje “El fiscal sicario”, en el que dueños y concesionarios de terrenos en Nayarit denunciaron extorsiones, despojos, robos, levantones y secuestros ordenados por el entonces fiscal general del estado, Édgar Veytia, quien encabezaba a los sicarios que desde entonces atemorizan a la población en complicidad con el entonces gobernador Roberto Sandoval.

El 19 de septiembre de 2017 Roberto Sandoval dejó el cargo de gobernador de Nayarit y el mismo día su sobrino, señalado como el operador financiero que volvió millonario a su tío, fue asesinado. A la mañana siguiente el exmandatario huyó. Mientras tanto, el narcotráfico continuaba sembrando la región de cadáveres y narcomantas en las que señaló la colusión del exgobernador con los hermanos Beltrán Leyva, quienes lo habrían llevado al poder (Proceso 2134).

Con estos antecedentes, los morenistas veían venir la debacle: el 10 de noviembre de 2017 Andrés Manuel López Obrador viajó a Nayarit y en el municipio de La Yesca reunió a Daniel Carrillo, dirigente estatal de Morena, y a Miguel Ángel Navarro Quintero. La orden de López Obrador fue que el dirigente estatal y otros cuadros rebeldes se dejaran de grillas y se pusieran a trabajar bajo el mando de Miguel Ángel Navarro Quintero, que no tardó mucho en ser confirmado como el candidato al Senado.

Las disputas por las posiciones y por la inclusión de personajes ligados al anterior gobierno se mantuvieron en bajo perfil hasta el 8 de marzo pasado, cuando fue detenido el exdelegado de la Conagua en Nayarit, Hugo Villagrán Bernal, quien fue denunciado por Sergio Rangel Cervantes, expresidente municipal de Huajicori, por una extorsión de millón y medio de pesos presuntamente cometida, entre marzo de 2013 y junio de 2016, durante su gestión en la dependencia federal. 

Un día después de su detención, Villagrán Bernal salió en libertad al recurrir a la medida cautelar económica (pagó 200 mil pesos de fianza). Rodrigo Benítez, director de procesos de la fiscalía estatal, explicó que la liberación procedió porque el juez se negó a otorgar la prisión preventiva solicitada por el Ministerio Público:

“El juez no lo consideró así, a pesar de que la detención procedía incluso de manera oficiosa, porque en este caso la extorsión que alcanzó el millón y medio de pesos, fue cometida con medios violentos, y se utilizó un arma de fuego, con el riesgo para la víctima”.

Pésimas compañías

La liberación de Villagrán Bernal no hubiera sido trascendente para los nayaritas y simpatizantes de Morena si no hubiera circulado un video del momento de su liberación, en el que aparece junto a él Miguel Ángel Navarro Quintero, el candidato al Senado por Morena y, porque los abogados defensores pertenecen a este partido.

El domingo 11 el periódico Realidades de Nayarit publicó: “Queda al descubierto la conspiración entre Navarro y Sandoval para adquirir impunidad a través de la traición a Morena”.

Militantes de ese partido aseguran que esta oscura relación es de varios años atrás, cuando Sandoval y su fiscal patrocinaban las actividades proselitistas de Navarro Quintero.

Tras la difusión de esa nota, Mayte Camarena subió a YouTube un video grabado en su coche “para exigir a la dirigencia de Morena en Nayarit (una explicación) del porqué la elección de los candidatos que nos representarán en estas elecciones”.  

Prosigue: “Al ser secretaria de Finanzas de Morena, sé quiénes van al frente. Sé quiénes ocuparán un lugar en estas próximas elecciones y de verdad que me opongo. Me opongo rotundamente, no voy a permitir que a un partido que nació de gente como yo, desilusionados de otros partidos, pueda llegar gente nomás así a ocupar lugares. Estábamos esperando, que (se eligiera) según nuestros estatutos a las personas más capacitadas, gente con lealtad, gente honesta y no personajes como los que nos quieren imponer, que tienen un pasado corrupto.

“Yo Mayte Camarena, exijo que se repita la encuesta, que sé que no se hizo, y que dejen que la democracia en este partido sea la que decida; los militantes tienen el derecho de decir quién los represente. Quisiera que los militantes de este partido alzaran la voz, que digamos que no estamos conformes con las personas que van a tener ese lugar en las candidaturas a senadores y diputados. No se callen, no estamos solos, somos muchos los que estamos en contra y no vamos a permitir la dedocracia.” 

Camarena no fue escuchada. Días después participó en la contienda interna por la candidatura al Senado y la perdió frente a la maestra Cora Cecilia Pinedo Alonso, priista cercana a la exlideresa del SNTE Elba Esther Gordillo.

Un mes después Camarena renunció públicamente a Morena y se fue a apoyar la candidatura de la priista Jasmine Burgarín al Senado. En conferencia de prensa señaló: 

“En las elecciones pasadas de 2017, me di cuenta de que personajes de pasados más oscuros de Nayarit, quienes atropellaron los derechos de las personas, fueron los que aportaron el dinero para las campañas de algunos candidatos tanto a la presidencia, como a las diputaciones y regidurías, y a quien más se le apoyó fue a nuestro candidato a gobernador Miguel Ángel  Navarro Quintero, fue una de las personas más beneficiadas por el dinero del narco, porque el señor Veytia sabemos que está involucrado con el dinero ilícito. Desde allí empezó a descomponerse este movimiento.

“Lo observé, callé por medio a represiones en complicidad –continuó Camarena–, porque al seguir diciéndole a la gente que creyera en el proyecto aunque yo sabía que era una total mentira, me pude haber convertido en cómplice. Ahora en nuestro partido, quien nos dirige por debajo del agua es Roberto Sandoval, uno de los hombres que ha robado más y la gente del exfiscal Edgar Veytia, uno de los hombres que más daño causó a los nayaritas.”

Batalla interna

Por su parte Alfredo González, quien el pasado 30 de mayo hizo pública su renuncia a la coordinación de la campaña de Geraldine Ponce, expuso en rueda de prensa: “Desde mi punto de vista le señalo que fui uno de los principales que se opusieron a que se hiciera equipo en conjunto con personas vinculadas con el anterior gobernador, porque la sociedad nayarita está agraviada, busca y ve en Morena una nueva esperanza para salir adelante y como  lo dijo AMLO en el último debate, busca justicia, no venganza. En el proceso anterior, son los que nos cerraron las puertas. Su interés es seguir viviendo del servicio público, seguramente alguien les prometió algún cargo, o darles impunidad.

“Se me hace injusto que se señale a los compañeros que han puesto su empeño, su trabajo, su patrimonio en lograr las metas que nos exigía el CEN, y hoy se me hace injusto que digan que ese trabajo se realizó con recursos o financiado por personajes que fueron funcionarios públicos de Veytía y de Roberto Sandoval”, señaló.

En entrevista con Proceso, Alfredo González explica las alianzas “oscuras”: “Hasta 2005 Miguel Ángel Navarro era del PRI; salió cuando participó en el proceso interno para contender por la gubernatura, sin embargo, pierde frente a Ney González. En ese momento le ofrecen disputar la gubernatura por la Alianza por Nayarit, formada por el PRD, el PT y el Partido de la Revolución Socialista; acepta, pero pierde frente al mismo Ney González. En ese momento conoce a López Obrador cuando éste era jefe de gobierno de la Ciudad de México por el PRD”.

En septiembre de 2016, prosigue el entrevistado, Navarro entró a Morena porque Pablo Galván, consejero del partido, lo propuso como candidato externo a la gubernatura. Navarro se sometió al proceso de selección a través de una encuesta y la ganó. 

“Pablo Galván había militado en el PRD y en el PRI. Apoyó a Navarro desde 2005, cuando fue candidato a gobernador por el PRD. El acercamiento del candidato de Morena con Edgar Veytia y Sandoval se da precisamente en ese proceso electoral de 2017: siendo gobernador Roberto Sandoval, se niega a apoyar a Manuel Cuota, quien era el candidato de su partido, el PRI. El malestar es que Cuota pertenecía a un grupo político diferente. Por ello, tanto el fiscal Edgar Veytia como Roberto Sandoval se la jugaron con Navarro en Morena.

“La candidatura de Navarro para el Senado por Morena se amarró desde finales de 2017, cuando se hizo una encuesta y él ganó por mayoría. Éramos cuatro aspirantes: Nayar Marroquín, Alejandro Duarte, Navarro Quintero y su servidor.”

–Nadie tiene conocimiento de que se haya aplicado una encuesta –se le señala a González.

–Realmente sólo comentaron del Comité Ejecutivo Nacional de Morena que iban a realizar la encuesta, pero a ciencia cierta nadie sabe si se hizo o no, solo entregaron los resultados.

Recuerda que Hugo Villagrán se integró a la campaña de Navarro cuando éste ya era candidato a senador y lo nombró coordinador de estructura en el distrito III, del sur de Nayarit. Villagrán fue delegado de Conagua en el sexenio de Roberto Sandoval y el año pasado fue candidato a diputado por el PRI. Llegó con el equipo de Sandoval y Veytia. Navarro sumó a su equipo a funcionarios, delegados y diputados.

Acerca del video en el que Villagrán sale de la prisión acompañado de Navarro Quintero y abogados de Morena, confirma González: 

“El Doctor Navarro es un candidato externo y el abogado es Juan Campos, su ahijado, es quien representó a Hugo Villagrán en su proceso y fue al penal para esperarlo a su salida.”

–De los que están en Morena, en el equipo de Navarro Quintero, ¿quiénes fueron señalados de complicidad con Sandoval y Veytia?

–Está Agustín Flores Díaz, quien fue director de Tránsito, señalado por víctimas de despojo de permisos de concesiones de servicio público, de taxis, de camiones. Fue magistrado y tiene un juicio político vigente.

Menciona también a Omar Cánovas, quien fue delegado de Profepa; Fernando Méndez, delegado de Conafe; Yani Ramírez, exdiputado federal por el PRI. y Carlos Aldate, exdiputado local, compadre de Edgar Veytia y a quien algunas denuncias lo involucran en despojos y otros delitos.

“El equipo mafioso de Veytia y Sandoval está integrado en la campaña de Navarro. Se menciona también la de Geraldine Ponce, candidata a diputada por el Distrito II, porque Navarro pidió tomar el control de su campaña, ella accedió y realizan una campaña conjunta. Él es quien la controla.”

En la campaña de Geraldine Ponce para diputada federal está Alejandro Galván, a quien señalan cercano a Sandoval y antes como proveedor de Ney González. En 2015 fue diputado por el PAN con financiamiento por Edgar Veytia y ahora es una especie de manager para Geraldine.

González sólo renunció a coordinar la campaña de Geraldine Ponce, pero aclara que continúa trabajando en el proyecto de Morena, a diferencia de Mayte Camarena.

–¿En Nayarit está pasando aquello de lo que se queja López Obrador, la mafia de poder está con Morena y son candidatos de Morena? –se le plantea.

–Sí, son los candidatos y la gente que están integrando. Por eso quise dar la cara y explicar que, si bien ellos tienen el control de los candidatos, la gente que ha trabajado en la estructura de Morena no merece que se le involucre con ellos, con los que vienen por la ambición de un cargo y por impunidad.