Dueto FM: “El canto nuevo, en su mejor momento”

Una pasión bohemia convertida en amor y empresa cultural ha unido desde hace 15 años al Dueto FM, denominado así por los nombres de pila del guitarrista Fernando Salazar y su compañera cantautora Marilú Zanella, pareja mexiquense cuya convicción es compartir socialmente su arte sonoro.

“El canto nuevo, cantar de protesta o contestatario, canción de autor y la trova, como le quieras llamar, creemos está más vigente que nunca. Porque estamos regresando a un pasado histórico donde la política nos está aniquilando como sociedad, matando a la cultura y a la libertad de expresión. Es un canto urgente, más necesario que nunca. Es el tiempo del cambio.”

Con cinco grabaciones independientes en su haber, Dueto FM explica por qué recién fundaron la Promotora Artística Cultural Científico y Tecnológica del Valle de México, A. C., en ­Cuautitlán Izcalli, donde viven:

“Nuestra A. C., nació al darnos cuenta de que los espacios de todo tipo se cerraban a los cantores. Las oportunidades de trabajo y artísticas en cafés, bares y peñas estaban también ya muy saturadas y nosotros como FM tuvimos que aprender a jugar el juego del sistema.”

Fuego marca el elemento de ambos. Marilú Zanella, signo Sagitario, oriunda del barrio de Peralvillo; el horóscopo de Fernando Salazar, Leo. En Cuautitlán Izcalli fue la región en la cual se refugiaron los abuelos Zanella, huyendo de la Segunda Guerra Mundial desde el bombardeado villorio italiano Segusino, al norte del Véneto. FM dejó atrás sus viejos quehaceres para iniciar en 2003 el convite de una vida nueva hacia el canto comprometido.  

“Estarás de acuerdo que los impuestos son nuestros, ya sean para las convocatorias de la Secretaría de Cultura o de Desarrollo Social. Todos los etiquetados son dinero del pueblo, es nuestro dinero. Entonces, ¿por qué no podemos nosotros, como asociación civil, acceder y bajar esos recursos legalizando nuestra organización como sociedad civil y acceder a los apoyos y estímulos del gobierno?”

Definen logros como resultado de su empeño por aprender y profesionalizarse, fijando la misión de vivir de la música con trabajo mutuo, colectivo, universal (“un canto siempre urgente, renovado, imprescindible”). Según el Dueto FM, se trata de concordar, en evocación a la pieza de Lupita Pineda “Y coincidir”, de Escobar y Rodríguez, que Marilú entona con gusto.

“Enseñarnos unos a otros, de manera de que si abrimos un foro, compartirlo; o sea, hay que dejarnos ya de competir y decir quién es el mejor dueto, la mejor cantante o los mejores compositores y guitarreros, eso no conlleva nada positivo al movimiento del cantor. Lo óptimo es trabajar por ser mejores en el arte, compartir, ir en equipo da frutos más nobles y perdurables que eso de ser individualistas. Por eso nació nuestra asociación civil”.

Canción a primera vista

Estéticamente, la mancuerna brilla por una voz dulce y volcánica con la que Marilú envuelve el espíritu del público, mientras fluye armonizada por los arpegios limpios y la rítmica puntual de Fernando, en comunión sin fronteras. Si ella sonríe acentuando melodías, él suena exultante y va al grano.

“Nuestra meta no es alcanzar el estrellato ni ser famosos. Estos 15 años nos han enseñado a ser muy solidarios, totalmente congruentes, porque el canto latinoamericano debe poseer todo el respeto que merece, además de que los cantautores necesitamos apoyarnos entre los compañeros de oficio.”

 Canciones de mi América Latina trae temas de antología: “Serenata para la tierra” (María Elena Walsh), “Jugar a la vida” (Enrique Ballesté), “Limeña” (Chabuca Granda), “Que vivan los estudiantes” y “Volver a los 17” (Violeta Parra); “Sapo cancionero” (Jorge Hugo Chagra), “Vasija de barro” y una recopilación de Atahualpa Yupanki… En el interior del CD, grabado como los otros cuatro del Dueto FM independiente (www.facebook.com/duetofm), leemos su declaración de fe:

En la casualidad de la distancia dejé puestas las esperanzas que se perdieron en el umbral de los sueños. Me abracé a tu sombra para no perder el camino, me sostuve de acordes que acortaron las andanzas. Te vi, como fuego de los cielos elevé las alas del sentimiento; se dejaron ir coplas y cantos al compás de la guitarra. Pusiste un lecho de rosas para dormir en tu cobijo, donde yo vengo a ofrecer mi corazón al hacernos cómplices de esta canción desesperada.

Ambos preparan un sexto disco para conmemorar 15 años juntos:

“No toco instrumentos, para serte franca –dice Marilú–. Cuando he llegado a componer es porque algo divino ha llegado a mí, en la noche y cuando duermo. De pronto, amanezco ya con la letra y la melodía de la canción, se la comparto a Fernando y él se encarga de los arreglos musicales.”

Algunas piezas suyas se escuchan en el CD Dueto FM en el Café Concierto Colibrí: “Si tú supieras”, “No digas nada”, “Propuesta de un nuevo y viejo amor”, en bolero, bachata y otros géneros. En Canciones del recuerdo (Bohemia en vivo), Yo vengo a ofrecer mi corazón y Piensa en mí vibran sus interpretaciones de los trovadores Carlos Puebla, Álvaro Carrillo, Consuelito Velázquez, Guty Cárdenas, Agustín Lara, Luis Alcaraz, Cuco Sánchez, Armando Manzanero, Pablo Milanés, Fernando Delgadillo, Hernaldo Zúñiga, Carlos Arellano, Piero y Silvio Rodríguez, entre tantos más.

El año pasado, Dueto FM comenzó el rodaje de un documental sobre la emblemática peña Tecuicamine, formada en los años setenta por el dueto de folclor Anthar López y Margarita Cruz. Al tiempo que el matrimonio Dueto FM charlaba con este reportero en El entrevero del Jardín Centenario, frente a la fuente de los Coyotes, Coyoacán, la chilena mexicana Margarita les envió el siguiente mensaje:

Recuerden que ustedes tienen un lugar merecido en el concierto del canto nuevo en México por su constancia, profesionalismo, sencillez, camaradería e impulso de un proyecto incluyente, solidario y reivindicativo para el gremio de cantautores.