Jonathan Heath: López Obrador no es un peligro para la macroeconomía

Al entrevistarlo sobre las tres principales opciones del electorado mexicano para la Presidencia de la República, el prestigiado economista Jonathan Heath revisa sumariamente las propuestas económicas de Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador, no así la de Meade, al que desprecia. En su opinión, la plataforma del panista es “más populista que la de AMLO” y genera gran desconfianza, mientras que una eventual presidencia del morenista le daría al sistema político mexicano la “sacudida real” que ya le urge –con los riesgos que esto implica–, pero con un trasfondo de conservadurismo fiscal que mantendría la estabilidad.

Jonathan Heath Constable, el economista mexicano más prestigiado en la actualidad, reconocido por sus análisis macroeconómicos, se destapa: “Yo no gasto mi tiempo en escuchar a José Antonio Meade, lo que dice en su campaña… simplemente porque es el PRI, y al PRI hay que sacarlo ya, ya, ya. Perdón, pero en el país ya no puede haber más PRI.

“Creo que al PRI le dimos, la sociedad, la oportunidad de regresar al gobierno, pues presuntamente ya se había transformado, se había reformado; que era el partido que ‘sí sabía hacer las cosas’, etcétera; y resultó, yo creo que no igual, sino peor que antes. Aparte, Meade aparece como si fuera un santo, como que no era del PRI. Pero creo que está bastante bien involucrado en todo”, en algún grado, en las corruptelas del partido en el gobierno.

“La gente tiene razón. Como secretario de Hacienda Meade era, creo, el segundo o tercer hombre más poderoso del país, en el gobierno, y tenía la obligación de alzar la mano cuando veía que estaban pasando cosas, como la estafa maestra y toda una serie de cosas ahí. 

“Entonces, sinceramente, no estoy gastando mi tiempo en tratar de escuchar qué es lo que dice el PRI, porque simplemente para mí no es opción, no me interesa. No me importa lo que diga.

“De hecho Meade cayó de mi gracia, me decepcionó mucho cuando operó para que el presidente Peña Nieto impusiera a una excolaboradora suya en la Sedesol, Paloma Merodio Gómez –totalmente desconocida, sin trayectoria, sin mérito alguno y sin los requisitos de ley–, como vicepresidenta en la Junta del Gobierno del Inegi.”

“Pese a que se demostró hasta la saciedad que no tenía el perfil ni los méritos para ocupar ese puesto, Paloma Merodio Gómez fue ratificada por el Senado como vicepresidenta del Inegi en Información Demográfica y Social. Para que quedara en ese lugar hubo fuertes presiones de la Presidencia, tal vez con el ánimo de que la recién designada ayudara a maquillar las cifras de la pobreza en México al final del sexenio. El atropello al instituto fue evidente, aunque el presidente del mismo le dio un giro a la trama: cambió de área a la flamante funcionaria.

“Finalmente el gobierno federal impuso a Paloma Merodio Gómez, una funcionaria menor y sin más méritos que su cercanía con secretarios de Estado, como miembro de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)”, se publicó en este semanario (Proceso 2110) en abril pasado.

Heath, maestro y doctor en economía por la Universidad de Pensilvania, asesor y consultor de organismos empresariales, apenas concede a José Antonio Meade el ser un buen funcionario público. “Pero hasta ahí. Es un tipo tibio, gris, que no inspira confianza y lo peor, que carga con todo el peso de lo que su partido significa.

“Yo, definitivamente, lo descarto. No deberíamos votar por él.”

Anaya, más populista que AMLO

Heath también desestima a Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente. Es más populista de lo que la gente le achaca a López Obrador, dice.

“Una de las críticas que se le hacen a AMLO, en materia económica es que sus cifras no cuadran. Pero, perdón, creo que las que menos cuadran son las de Anaya, porque es el único que realmente ha dicho que va a reducir impuestos, es el único que va a mantener o aumentar el subsidio de la gasolina, algunas cosas como esas, que le van a restar ingresos, y por el otro lado propone el ingreso universal. ¿Pues cómo lo va a financiar? Y de repente propone cosas tan ridículas como el de darle un iphone a cada mexicano.

“Y entonces de repente me da risa, porque critican a AMLO de populista, pero este cuate, Anaya, creo que lo que ha dicho es más populista que AMLO. Incluso, muchas cosas que ha dicho Meade, su famosa carta de necesidades de cada mexicano, etcétera, como que son cosas que no sé quién puede creer, o quién puede pensar que eso se puede hacer, no sé.

“Además de que Anaya no inspira confianza, como que lo veo como un cuate muy maquiavélico, tenebroso, como un orquestador detrás de las escenas, tipo Salinas, de que no sabes qué te va a hacer. Y luego también las muchas dudas de cómo fue que llegó a tener la fortuna personal y familiar que tiene. Como que deja muchas, muchas dudas.”

Si bien a Heath no le cuesta trabajo descartar a Meade y a Anaya como opciones viables para llegar a la Presidencia –porque no ofrecen un cambio y prometen cosas que no van a cumplir–, López Obrador le suscita sentimientos encontrados.

Ciertamente es el menos preparado, en términos académicos; plantea cosas contradictorias; sugiere políticas públicas de las que luego se desdice; con frecuencia sus colaboradores más cercanos le enmiendan la plana; no tiene claridad en muchas de sus propuestas; poco entiende el mundo globalizado…

Y, sin embargo, Heath, un técnico y teórico puro de la macroeconomía; que ha sido economista principal para México de varias instituciones financieras globales y consultorías internacionales; conferenciante nacional e internacional y profesor en la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, la Universidad Panamericana, el Tecnológico de Monterrey, la Universidad Anáhuac, la De las Américas y la Iberoamericana… no tiene empacho en decir, sin tapujos, y de manera insospechada, que López Obrador “es el único que puede darle una verdadera sacudida al sistema político y económico vigente”

–¿Cómo dice?

–Sí. Lo que necesita el país es una sacudida de a de veras, para poder cambiar realmente a esta estructura que tenemos tan corrompida, donde la corrupción es endémica, donde está bien metido todo, especialmente la impunidad. Es como el huevo y la gallina, ¿no? ¿Qué viene primero, la impunidad o la corrupción? Hay mucha corrupción porque hay impunidad, pero hay mucha impunidad porque hay corrupción. Pero yo creo que lo principal es la impunidad. La forma de combatir la corrupción a final de cuentas es combatiendo la impunidad. 

“Y yo creo que el único que pudiera sacudir el sistema, que es lo que necesitamos, sacudir el sistema, es AMLO. Quizá la sacudida sea para bien o para mal, pero de que creo que lo va a sacudir, lo va a sacudir. Ojalá que a final de cuentas sea positivo. Déjame ponerlo, en ese sentido, porque veo que sí hay riesgo, de que pudiera ser para mal y que paguemos un precio grande. Pero quizás ese precio grande es lo que se necesita.

“El problema es que Anaya, para mí, ahorita es un poco lo que pasó con Fox y con Calderón: vinieron de otro partido pero no sacudieron nada, no hicieron nada; básicamente la misma estructura corrompida se mantuvo y en algunas cosas hasta empeoró.

“Entiendo, hay aciertos, ¿pero realmente cambió la estructura tan podrida que tenemos en el país? No, porque no es una persona, es todo un sistema. Entonces necesitas sacudirlo.”

El entrevistado confiesa que López Obrador lo trae de cabeza, por decirlo en broma. Lee lo mucho que se dice de él, las críticas que se le hacen; pero también lee todos los documentos oficiales de su proyecto de gobierno y, sobre todo, habla con los expertos que rodean al tabasqueño, como el también prestigiado economista Gerardo Esquivel.

Leer a través del miedo

Dice Heath que ha estado tratando de leer bien y entender bien lo que propone AMLO. 

“Es un poco difícil, porque hay una gran campaña en su contra de todos los que le tienen miedo, los que le tienen pánico. Entonces, pues la mitad de las cosas que dicen de AMLO creo que no tienen ningún sustento, y es simplemente la campaña con la que estaba en 2006, de que era un peligro para México. Los empresarios, el sector privado, no necesariamente todos, pero una parte, como que tratando de demostrar que todavía es un peligro para México; todos dicen una gran cantidad de cosas, que ni ha propuesto ni ha dicho ni nada.

“Sí es difícil de repente discernir lo que realmente dice y qué no dice. Pero una de las primeras cosas que he descartado es que exista tal peligro, de que nos va a llevar a un populismo rampante tipo Chávez o Maduro, y que nos va a llevar a ser una Venezuela. Eso sí es totalmente fabricado, no tiene base, no tiene ningún sustento.”

Considera que, por todo lo que ha estudiado de AMLO, es muy difícil que en un gobierno suyo pudiera haber una ruptura de la estabilidad macroeconómica que se ha logrado en más de dos décadas.

“Lástima que hay mucha juventud que no tiene memoria de cómo estábamos en los ochenta: estaba la década perdida, era un desastre; si ahorita hay crisis, esa era una crisis mil veces más grande.

“Creo que no vamos a volver a esa época. Creo que, fiscalmente hablando, AMLO pudiera ser hasta más conservador que Anaya y que este mismo gobierno. Este gobierno aumentó la deuda como porcentaje del PIB; casi lo duplicó, de 26-27% del PIB, llevó la deuda pública, en su concepto más amplio, a más de 50% del PIB.”

A Heath le parece absurdo, risible, que el gobierno de Peña Nieto critique a AMLO y tenga miedo porque va a ser populista. “¿Pero qué hizo este gobierno? Ves el gasto de este gobierno, ¿y qué fue lo que hizo?

“Creo que el escándalo, para mí, de este sexenio, entre muchos, es la ineficiencia del gasto. Este gobierno gastó como nunca lo había hecho otro y nunca había sido tan ineficiente el gasto, pues nunca contribuyó al crecimiento del PIB, no contribuyó a combatir la pobreza, la desigualdad, etcétera. Lo hemos discutido muchas veces.” 

En materia de gasto, dice Heath –autor del libro Lo que indican los indicadores. Cómo utilizar la información estadística para entender la realidad económica de México, editado por el Inegi y que se ha convertido en texto obligado en la carrera de economía en varias universidades del país–, López Obrador plantea cosas que tienen mucho sentido.

“Por ejemplo, propone eliminar todos los programas sociales ineficientes, y ahí va a tener un ahorro muy grande en el gasto. Y sustituirlo por uno solo, bien hecho, bien armado, quién sabe qué significa eso y cómo lo podrían hacer, pero que realmente funcione. 

“Y uno que tenga los contrapesos, que tenga una cierta vigilancia, fiscalización, etcétera, para asegurar que no caiga en la corrupción ni en el clientelismo, ni en la compra de votos, etcétera, que es de lo que más se puede criticar en los programas sociales de hoy en día.

“Si eso es lo que está proponiendo, pues hace todo el sentido del mundo. Entonces, es un cuate fiscalmente conservador, aparentemente mucho más que el gobierno actual, del PRI, y más que Anaya. Aparentemente va a respetar la autonomía del Banco de México, porque él mismo sabe el daño que pudiera ser la inflación.”

En suma, concluye, “como dije hace tiempo, López Obrador tiene el potencial para ser uno de los mejores presidentes que México haya tenido. Pero, igual probabilidad hay de que sea uno de los peores presidentes en la historia del país”. 

Pero, dice, vale la pena considerar el riesgo.