Carlos Ann en México

El cantautor español Carlos Ann se presentó en el Lunario del Auditorio Nacional de la Ciudad de México el sábado 7, en concierto único y especial con el que desea rendir un homenaje a México a través de su música.

Nacido en Barcelona el 22 de septiembre de 1966, el músico hace así la presentación oficial de su nuevo álbum, Mapa mental. Para ello preparó un espectáculo de cuatro actos con el que recorre gran parte de su larga discografía.

Comentó al respecto Carlos Ann:

“Quise hacer un show un poco más extenso y quise hacer una gran visión de algunos discos, entonces comenzamos a sumar canciones y decidimos dividirlo en cuatro actos. No hemos podido reflejar todos los discos, es complicado y de cierta manera no es un revisionismo o una especie de grandes éxitos, sencillamente lo que he querido hacer es una ofrenda musical a México.”

El primer acto del espectáculo se dedica únicamente a Mapa mental, lanzado en España el pasado febrero, mientras que el siguiente acto es un repaso a discos importantes en su carrera, como Descarado, La nada y Entre lujos y otras miserias.

Para el tercero se acompaña únicamente por los guitarristas Enrique Rodríguez y Juan Carlos Allende, ambos músicos de Chavela Vargas, con quienes grabó el disco El tigre del Congrés, colección de canciones muy influenciadas por la propia Chavela y José Alfredo Jiménez que fueron registradas en los estudios de la desaparecida Torre Musart en 2010.

“Este acto va a ser muy de cantina, muy arrabalero”, prometió el también poeta.

El cuarto y último fue dedicado casi por completo a su disco Bala perdida, el CD más rockero e intenso.

La relación de Carlos Ann con la música mexicana es muy honda: desde la fuerte admiración a sus intérpretes hasta el gran conocimiento de su historia a un nivel más profundo, como lo demostró al grabar en aquellos legendarios estudios de Avenida Cuitlahuac, en Azcapotzalco. 

“Cuando vivía en casa de mis padres ellos escuchaban mucha música y había muchos discos de Toño Aguilar o de José Alfredo Jiménez, mucho cancionero latinoamericano pero especialmente mexicano. Cuando vine por primera vez a México tuve la sensación de que ya había estado, lo conocía perfectamente, pero era por las canciones. Nunca me sentí extranjero, por esa razón.”

Carlos Ann ha publicado dos poemarios, titulados Líneas perdidas y Lágrimas de vino, que son una extensión natural de su trabajo como compositor, surcando temas que han estado presentes en su música, como el amor, la alegría y el dolor, abordados con la misma intensidad de sus interpretaciones musicales e influenciados por Federico García Lorca y Charles Baudelaire.

“No encuentro mucho la diferencia cuando escribo poesía o letras de canciones, creo que ellas mismas se van colocando en poemarios o en canciones, pero para mí todo va unido. A veces tomas la guitarra y te sale un poema. Tampoco es que tengo todo esto muy estructurado, es muy natural; no soy estratega ni planifico las cosas. Creo que hay que darles soberanía para que ellas mismas se ordenen.”