Otra manera narrativa

El pasado 12 de abril falleció el escritor Sergio Pitol Domeneghi, creador de una obra integrada por novelas, cuentos, ensayos y traducciones. La alta calidad de estos trabajos le valieron el Premio Juan Rulfo (1999), el Cervantes (2005) y el Alfonso Reyes (2016), entre otros, y ser estimado como uno de los grandes narradores de habla hispana.

Entre  su creación destaca la trilogía carnavalesca formada por El desfile del amor (1984), Domar a la divina garza (1988) y La vida conyugal (1991). Entre la primera y segunda narración escribió Juegos florales (Ed. Era. México, 1985. 172 pp.). En esta novela Pitol ensaya una diferente manera narrativa en la que el relato convive con las memorias y el ensayo.

Juegos florales anuncia una veta que más adelante depurará en El arte de la fuga (1996), Pasión por la trama (1998) y El mago de Viena (2005), en donde la forma narrativa se centra en la remenbranza de lo que vivió el escritor. De este modo, al hablar de sus gustos literarios, discurre sobre aquellos autores y obras que le agradaron y tradujo, así como de los contextos históricos de los que surgieron. Todo lo anterior lo lleva a crear obras originales, diversas y universales.