Cruz Mejía, “A medio siglo del genocidio”

Este miércoles 25, el productor radiofónico y corridista de izquierda Cruz Mejía Arámbulo (La Noria, Guasave, Sinaloa; 16 de enero de 1952) presenta su más reciente álbum testimonial y colectivo del Movimiento del 68, A medio siglo del genocidio (TLALLI TLP 1438), en el Foro Cultural Atzcapotzalco (Av. Cuitláhuac y Pino, Col. Liberación), a las 17:00 horas.

Se trata de 18 cortes que firmados por Cruz Mejía “y la memoria de sus amigos”, abren con “El movimiento estudiantil”:

50 años después se advierte un cambio

cuya dimensión ética y moral

amplía los horizontes culturales

que inciden en el ámbito social.

Cantan Adriana Velasco, Aidé Jiménez, Amelia Escalante, Rosa Hernández, David González y Alejandro Ávila; Silverio Jiménez y Cruz Mejía tocan la guitarra sexta, mientras Segundo Mejía suena el tololoche. Prosigue un soneto, “Justificación”, en coautoría de Silverio Jiménez; las décimas “Con la memoria a cuestas”, de Francisco Saucedo, y el son habanero “Seis puntos”:

Es preciso que tengan presente

a nuestros compañeros caídos,

la indemnización correspondiente

a familias de muertos y heridos.

“La herida no cicatriza”, de Cruz Mejía y Juan José Trejo Martínez, va:

En tierra universitaria,

palomas blancas volaron.

Celebrando la Olimpiada,

la paz con balas marcaron.

Plaza de las Tres Culturas:

flores se vieron brillar

adornando sepulturas

y eso no se va a olvidar. 

De Francisco Palacios es la exigente “Vivos”; con Alejandro Ávila vibra el ska “Las brigadas”, y el cotorro tema “Llegó la píldora” rima chascarrillos sabroso y realistas del creador de El radio radiante. 40 años en las entrañas radiofónicas (Editorial Páginas Labradas). Luego del corrido “Fue en Topilejo”, de Arturo Altamirano, marcha “La manifestación del silencio” rememorando la movilización del Museo Nacional de Antropología al Zócalo, aquel 13 de septiembre de 1968, con Cruz Mejía en la voz y Carlos Moreno al piano (ver https://wwqw.youtube.com / watch?v=Cs4ZGzSnTt0).

Los estudiantes de Medicina,

del Poli y de la Universidad,

hicieron una gran valla blanca

hasta el cogollo de la ciudad.

“Ruido del silencio”, coral de Moreno y Altamirano, lo interpretan Rosa Hernández, David González, Silverio Jiménez, y Alejandro Ávila. Tras “Minifaldas en brigada”, de Amelia Escalante, Cruz entona “La novia que todos queríamos tener”, entre cuartetas de sorpresa:

 …de aquel genocidio

al gobierno imputable,

Martha no es culpable,

¡cumplió su deber!

Otras piezas: “Mujeres del 68” (Silverio Jiménez), “En sentido contrario” (son de David González) y “La Nacha”, de Altamirano; una canción desempolvada de Los Nakos, escrita por Mayra Cebreros e Ismael Maylo Colmenares, “Aves nocturnas”, y finalmente, “Las décimas a Tlatelolco”, de Chucho Gil.

El 24 de julio Cruz Mejía se presentará también en el Centro Cultural de las Artes Escenicas María Rojo, en Av. Manuel González s/n segunda sección Tlatelolco a las 16:00 hrs en el evento del 50 aniversario de la masacre.

“Cruz Mejía, el Cruz de mi parroquia, vocero de los que aman a sus prójimos y quieren un México limpio, ha reunido a un grupo de artistas que llevan al pueblo en sus notas y sus cantos, en sus versos y en sus voces. Con ellos ha creado este disco que nos recuerda los momentos luminosos del 68 y la tragedia que arrastramos desde entonces”, escribe en el librito del CD el periodista Humberto Musacchio. El álbum se grabó del 5 de marzo al 28 de mayo del 2018 en el Estudio “A” de Radio Educación de la Ciudad de México y en el Estudio Ehécatl, Tulpetlac, Estado de México, por Cruz Mejía y amigos (https://cruzmejiaarambulo.wordpress.com/).