Artur Lescher: “Asterismos”

Aun cuando la propuesta tridimensional del brasileño Artur Lescher es conceptualmente sólida y visualmente muy atractiva, lo más interesante de la exposición que presenta la galería OMR en la Ciudad de México, es la descripción que devela sobre el estado actual del mercado hegemónico del arte contemporáneo.

Dominado por las galerías que tienen la capacidad financiera para asistir a las principales ferias de prestigio internacional –que prácticamente se reducen a Frieze Londres y NY, Art Basel Basilea, Hong Kong y Miami, y Armory NY en menor medida–, el mercado define tendencias creativas y preferencias autorales, que se manifiestan en la repetición de artistas en distintas galerías con obras similares.

Artur Lescher circula comercialmente, este año, como un artista hot (caliente) o de moda. Representado por la brasileña Nara Roesler y la mexicana OMR, el artista nacido en 1962 en Sao Paulo, en lo que va de 2018, ha participado en los stands de Armory NY, Frieze NY y Basel Hong Kong con Roesler, y con la OMR en Basel Hong Kong y Basel Basilea. En un rango menor de ferias, estuvo en la Argentina ArteBA con la galería estadunidense Alejandra von Hartz.

En el contexto de esta dinámica de éxito y promoción, no sorprende que la OMR le dedique una exhibición individual en su espléndida sede de la calle de Córdoba 100, en la Colonia Roma.  

Perteneciente a la generación de artistas brasileños nacidos en los años sesenta que, como Ernesto Neto, reinterpretaron las estéticas geométrico-sensoriales de los famosos neo-concretos sesenteros –Lygia Clarck, Lygia Pape, Hélio Oiticica, Amílcar de Castro–, Artur Lescher ha desarrollado una poética tridimensional que se basa en la fusión de formas geométricas con el aire y los límites de los espacios tridimensionales. Trabajadas a partir de distintos materiales, las formas se concentran en las calidades visuales de los materiales que las constituyen aparentando una carencia de volumen y gravedad que realmente no tienen.

Con influencias estructurales y poéticas que, en distintos momentos de su trayectoria, recuerdan a Lygia Pape, Artur Lescher presenta en la OMR un conjunto que se divide en dos secciones: un emplazamiento de distintas esculturas-instalación de gran formato realizadas entre 2016 y 2018 que ocupan la planta baja de la galería; y una selección de esculturas, en su mayoría colgantes, producidas a partir de 2007 en donde resaltan sus reconocidos péndulos.

A diferencia de las delicadas esculturas segmentadas que exhibió en 2011 en la OMR bajo el título de Metaméricos, la exhibición actual, Asterismos, integra piezas en las que los materiales y las formas geométricas que construyen se diluyen sutilmente en el espacio. Al igual que las últimas creaciones de Lygia Pape, las de Lescher están construidas a partir de hilos que se expanden entre el piso y el techo brillando como si fueran las luces de un asterismo.

Considerado como un conjunto de estrellas que aparentan una composición geométrica sin llegar a tener la permanencia de una constelación, los asterismos, al mismo tiempo, parecen existir y no existir. Realizadas con hilos de pescar que alteran la sutileza de su presencia con pequeños y repetitivos volúmenes geométricos de metal, las instalaciones de Lescher tienen una identidad que rebasa la espacialidad invadiendo la intangibilidad de la dimensión temporal.

Interesante y atractiva por lo que presenta y representa, la exhibición evidencia la indestructible unidad que existe entre el arte y sus mercados.