Sobre “El PRI, al borde de la irrelevancia”

Señor director:

Permítame hacer las siguientes precisiones sobre la nota titulada “El PRI, al borde de la irrelevancia”, publicada el 22 de julio de 2018 (Proceso 2177).

Contrario a lo que señala la nota, es completamente falso que durante mi administración como Presidente Nacional del PRI se haya adquirido hipoteca alguna sobre las edificaciones de la sede nacional de dicho instituto político.

En lo que respecta a la deuda bancaria pendiente de pago que tiene el partido, la nota publicada tampoco es acertada. Cabe señalar que dicha deuda es de aproximadamente el 10 por ciento de las prerrogativas correspondientes al 2018.

Solicito a usted que publique la presente aclaración en el próximo número de la revista que usted dirige, con finalidad de que sus lectores cuenten con información precisa sobre el tema.

Atentamente:

Dr. Enrique Ochoa Reza

Respuesta del reportero

Señor director:

En respuesta a la carta del expresidente del PRI Enrique Ochoa Reza cabe señalar que se le buscó en su teléfono y por mensajes directos, pero nunca contestó.

La información de la hipoteca de los edificios del PRI la proporcionaron fuentes de este partido que conocen sus finanzas. Es lamentable la falta de transparencia en el manejo de los recursos públicos por parte de los partidos, y en esta ocasión del PRI, que como entidades públicas están obligados a esa transparencia porque viven de los impuestos que pagan los ciudadanos y, sin embargo, siempre usan artificios para no cumplir con esta responsabilidad. 

Reprochable es que también en esta ocasión el próximo diputado federal no diga en su carta cuál es el estado de las finanzas en el PRI que dirigió de julio de 2016 a mayo de 2018, y sólo haga referencias vagas a la deuda que tienen.

Atentamente:

José Gil Olmos