Rechazo a la construcción de una torre y un hotel en Ciudad Satélite

Señor director:

Le saludo cordialmente y le solicito respetuosamente publique la presente en su respetable revista.

A partir de lo sucedido en la Plaza Artz en el Pedregal, veo con preocupación cómo no sólo en la Ciudad de México se registran cada vez más casos de irregularidades cometidas por las autoridades responsables de cambiar los usos de suelo y otorgar licencias y permisos de construcción a grandes compañías que están sobreexplotando el negocio de edificación de plazas comerciales. 

Las autoridades capitalinas, y ahora las estatales y municipales, que ya encontraron en estos negocios una mina de oro, han hecho oídos sordos a cientos de reclamos de integrantes de la sociedad civil que hemos tratado de defender nuestro patrimonio y calidad de vida.

En esta ocasión, me permito dar voz a vecinos de Ciudad Satélite que, a través de diversas manifestaciones pacíficas y escritos dirigidos al gobierno del Estado de México y al Ayuntamiento de Naucalpan, hemos expresado nuestra gran preocupación en lo referente a la enorme construcción que se vislumbra en el terreno ubicado en Circuito Centro Comercial No. 20, Ciudad Satélite.

Al ver los trabajos de excavación que se empezaban a realizar en el predio mencionado, en noviembre del 2017 algunos vecinos nos acercamos a autoridades municipales para saber de qué se trataba. Nos informaron que era un proyecto de ocho pisos subterráneos de estacionamiento, tres pisos de área comercial y dos torres de 14 pisos cada una; una será un hotel y la otra un complejo de oficinas llamado Portal Norte (el proyecto de inversión es de Fibra Uno y el dueño del terreno es MRP Satélite).

Los residentes de Satélite no nos oponemos a la actualización de nuestro fraccionamiento, siempre y cuando exista una planeación formal, un respeto a los usos de suelo y lineamientos de construcción y, sobre todo, estamos convencidos que dicho proyecto, además de agravar los problemas que ya se tienen (falta de suministro de agua, vialidades saturadas, inseguridad, ambulantaje y deficiencia en servicios públicos), no aporta en realidad nada de valor a la comunidad. Tenemos cubiertas nuestras necesidades en lo comercial (tenemos a Plaza Satélite y un sinfín de comercios en la zona), hay una sobreoferta de oficinas en renta en muchos edificios, desde el Toreo hasta Tlalnepantla, y hoteles en la zona ya hay varios.

Hemos hecho cuatro manifestaciones pacíficas con el objetivo de informar a la comunidad de los atropellos que están cometiendo tanto las autoridades estatales como las municipales al modificar los usos de suelo en la zona y permitir construcciones fuera de lo permitido en el Plan Municipal de Desarrollo Urbano. 

Asimismo, hemos entregado diversos oficios a los gobiernos estatal y municipal, junto con las firmas que hemos recabado en dichas manifestaciones (3 mil 700 aproximadamente), insistiendo en nuestro rechazo y solicitando se nos muestren los estudios que se debieron haber presentado en materia de impacto regional, ambiental, ecológico y vial y las opiniones técnicas, factibilidades y/o dictámenes de las dependencias de gobierno involucradas en dicho trámite; de no contarse con ellos, solicitamos se frenen los trabajos en dicho predio.

Tristemente, es la poca información que se nos ha brindado, y nos hemos dado cuenta de que el municipio de Naucalpan otorgó para este predio un cambio de uso de suelo (más bien cambio a coeficientes de utilización y altura) desde diciembre de 2016, permitiendo construir ahora hasta 18 pisos o bien 89 metros de altura, más de cinco veces lo permitido anteriormente.

Sospechosamente no se nos ha proporcionado ningún Dictamen de Factibilidad (DUF) que respalde dicho cambio. Después de otorgado el cambio (CUS/O17/2016) por el municipio, los dictámenes de factibilidad de las diferentes dependencias del gobierno estatal (Protección Civil, Impacto Urbano, Movilidad) y municipal (OAPAS, etc.) han sido otorgados sin mayor estudio serio de afectación y/o mitigación a la zona. El DUF para la construcción fue concedido el 30 de enero de 2018 y hasta el momento desconocemos si el permiso de construcción ya se otorgó o no.

En las solicitudes que hemos realizado a través del portal de Transparencia del Estado de México (Saimex) vemos cómo de manera autoritaria y, un día antes de darnos una respuesta, se realiza de manera exprés una sesión del Comité de Transparencia del Ayuntamiento de Naucalpan y se aprueba un cambio para que la información relativa a este predio sea clasificada como reservada y confidencial.

Agradezco de antemano su publicación de la presente. (Carta resumida.)

Atentamente

Karen Mújica

Mail: [email protected]