Carlos Somonte: “Punk’s not dead”

C¡UERNAVACA, Mor.- El pasado sábado 21 se inauguró en la sala Velasco-Tamayo del Centro Cultural Jardín Borda en el centro de esta ciudad, la exposición Punk’s not dead (El Punk no está muerto), del fotógrafo Carlos Somonte, quien dio un recorrido por la sala comentando gran mayoría de las 35 imágenes expuestas.

Somonte (14 de junio de 1956) es muy reconocido por sus trabajos en el cine, la publicidad y el teatro, así como por ser autor de una enorme cantidad de portadas de revistas y discos y dirigir de algunos video-clips de grupos como Café Tacuva.

Desde sus inicios ha estado muy ligado con el rock mexicano y la contracultura, prueba fehaciente es esta exposición. En Punk’s not dead hay imágenes que datan de 1979 en Londres, Inglaterra, de cuando el fotógrafo cursaba un estudio de posgrado e invitaba a su pequeño estudio a todo tipo de personajes que encontraba en las calles; así logró captar la escena punk inglesa de primera mano.

La ciudad en donde el movimiento punk tuvo mayor auge es el inicio del recorrido visual construido por Somonte, quien también nos lleva al Tianguis Cultural del Chopo en 1987 en el que personajes como El Ganso o El Trasher se reunían a intercambiar discos o personalidades como un muy joven Mario Lafontaine llegaban a comprarlos.

Del otro lado, imágenes de El Tri en una tocada en un hoyo fonki en 1984 en las afueras de la ciudad, nos enseñan la realidad de los músicos de rock en el México previo al movimiento Rock en tu Idioma. Guitarrista y manager de El Tri sentados en la parte trasera de una camioneta Dodge mientras que, de perfil, el cantante Alejandro Lora platica en la cabina del chofer.

Al describir una imagen de Lora con su público de fondo, Somonte comentó:

“Verán que algunos de ellos traen el frutsi, como se debe en estos sitios, el frutsi con el chemo, porque era parte fundamental del ambiente de los hoyos fonkis, que olían a cemento básicamente.”

De esa misma época también hay varias imágenes que Somonte tomó en una tocada de los Caifanes (o Las Insólitas Imágenes de Aurora) en el legendario bar Tutti Frutti de Avenida Politécnico Nacional, y de una de las primeras presentaciones de La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio en el antro El Sabrosón, “un galerón cualquiera perdido en las afueras de la ciudad”, de acuerdo a Somonte.

Una imagen central en la exposición es la que logró gracias a la ayuda de un doctor amigo suyo, quien le facilitó una máquina de rayos X; con ella tomó dos radiografías de una mujer con una gran cantidad de perforaciones en el rostro y ataviada al estilo punk. El resultado, al agrupar las radiografías en una sola imagen, es impresionante.

Breve pero intensa, Punk’s not dead estará abierta al público hasta septiembre, y es sólo un esbozo del gran acervo que Carlos Somonte comenzó a desempolvar hace más de dos años y que contiene imágenes muy interesantes de esa época en la que no existía mucha libertad para expresarse fuera de la clandestinidad, y los foros exclusivos para el rock estaban marginados a la periferia de la ciudad.