Fred Vargas y la novela negra

El pasado mes de mayo se entregó el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2018 a la escritora francesa Fred Vargas. El galardón se concede desde el año de 1981 a personas o instituciones que hayan realizado una contribución importante en el campo de la literatura, y se ha entregado entre otros a Juan Rulfo (1983), Mario Vargas Llosa (1986), Carlos Fuentes (1994), Francisco Umbral (1996), Álvaro Mutis (1997), Carmen Martín Gaite (1988), Doris Lessing (2001), Paul Auster (2006), Margaret Atwood (2008), Leonard Cohen (2011) y Leonardo Padura (2015), entre otros.

Fred Vargas es el pseudónimo que utiliza Frédérique Audin-Rouzeau, quién además es arqueo-zoóloga e historiadora medievalista.

En la literatura, Fred Vargas se ha dedicado al género negro y escrito dos colecciones de gran éxito: Los tres evangelistas y la serie Comisario Jean-Baptiste Adamsberg, que hasta el momento consta de dos novelas gráficas y doce novelas publicadas, la última titulada Cuando sale la reclusa, estimada como el libro más leído del año 2017 en Francia. Algunas de las narraciones de la serie Adamsberg iniciada en 1991 son: El hombre de los círculos azules (1991), Huye rápido, vete lejos (2001), Bajo los vientos de Neptuno (2004), Un lugar incierto, (2008), El ejército furioso (2011) y Tiempos de hielo (2015).

En Bajo los vientos de Neptuno (Ed Siruela. Col. Nuevos Tiempos. No. 88; Madrid, 2018. 416 pp.), Fred Vargas cuenta un caso más del comisario Adamsberg, quien con un grupo de colaboradores irá a Quebec a tomar un curso sobre nuevas técnicas de investigación. Antes de salir aparecen varios crímenes de un antiguo asesino en serie llamado El Tridente, cuyas víctimas siempre tienen tres heridas simétricas. El hecho lleva a Adamsberg a recordar el primer homicidio cometido hace más de cuarenta años y en donde el principal sospechoso fue su hermano Raphaël, aunque él siempre estuvo convencido de que ese y otros homicidios fueron obra del juez Fulgence, muerto hace varios años.

Sin embargo, en Europa recurrentemente han sucedido asesinatos que siguen los mismos patrones. Ante esto, el comisario se pregunta si un difunto puede seguir asesinando, y la duda crece cuando un crimen similar acaba de ocurrir cuando el comisario y su equipo llegan a Canadá. Los agentes de ambos países sospechan de Adamsberg, y las conjeturas llevarán a una serie de investigaciones que enfrentarán al protagonista con su pasado lleno de miedos y afectos.

Para Fred Vargas la novela negra busca entender “de dónde viene el mal, ¿dónde está?”, y en Bajo los vientos de Neptuno analiza a El Tridente a través de una pesquisa rigurosa. Así conoce la vida violenta que tuvo y la consecuente ira contenida que lo lleva a la venganza sobre las personas parecidas a quienes lo ofendieron.