Delfos Danza Contemporánea

El grupo Delfos de danza contemporánea gozosamente está cumpliendo sus 25 años de trabajo ininterrumpido en su sede, Mazatlán, Sinaloa. 

Parte importante de sus festejos fue la presentación en el Palacio de las Bellas Artes el pasado 2 de agosto. Delfos fue fundado por Claudia Lavista y Víctor Manuel Ruiz, quienes hasta la actualidad lo dirigen. Grupo de calidad tal que ha asombrado a propios y extraños. El espectáculo que ofrecieron, Estado Latente, que Claudia y Víctor Manuel nos explican:

“Un estado latente es, ante todo, una pulsión de vida que construye, que está ávida, bombea energía e imagina nuevas posibilidades y proyectos. Quizá esta sea una buena descripción para lo que a lo largo de este cuarto de siglo (se dice fácil) Delfos ha generado como equipo de trabajo. Tantos años de movimiento merecen no sólo celebrarse sino también detenerse un momento a observar lo construido, con la distancia necesaria para entenderlo y valorarlo en su magnitud.

“A lo largo de estos no pocos años hemos creado unas 70 obras coreográficas, y hemos viajado a 23 países de los cuatro continentes en cientos de teatros para decenas de miles de espectadores, colaborando con muchos artistas en proyectos multidisciplinarios y generando plataformas e interacción amplias y diversas, todo a través de la danza.”

Esto no hubiera sido posible sin el apoyo incondicional del ayuntamiento mazatleco y el Instituto de Cultura de Mazatlán dirigido brillantemente por Raúl Rico, a quien hemos visto trabajar acertada e incansablemente. Los fundadores de Delfos, además, crearon hace 20 años la Escuela Profesional de Danza de Mazatlán que ha generado la friolera de 17 generaciones de creadores escénicos, los cuales produjeron hasta la fecha más de veinte colectivos y proyectos independientes que no tardaron en integrarse al panorama de la danza mundial.

No conformes con esto, Lavista y Ruiz establecieron hace diez años un proyecto sociocultural, Hábitat Danza y Conciencia, que ha tocado la vida a través del movimiento de más de tres mil niños y jóvenes en situación marginal. Nos platican:

“En estos veinticinco años compartimos uniones, separaciones, muertes, nacimientos, aventuras y cambios. Hemos experimentado la vida y el mundo juntos a través del ecosistema que es Delfos, adaptándonos cada día a realidades nuevas, transformándonos a lo largo del tiempo: convirtiéndonos en una parte vital del paisaje cultural de Mazatlán y México. Así, Estado Latente es una celebración a la vida que decidimos construir, un ritual íntimo para dar inicio a todos los años que están por venir. Siempre ha sido nuestro deseo que nuestra danza toque algo en el público y los convierta en amigos cercanos que comparten algo de nuestra historia.”

El programa consistió de tres grandes obras: Concierto barroco, con música de J. S. Bach (Concierto para dos violines y orquesta en re menor), coreografía de Víctor Manuel Ruiz, donde hace un guiño a los trabajos coreográficos de Paul
Taylor y George Balanchine. Se trata de un asombroso divertimento de disfrutable fluidez, control de la gravedad a gran velocidad corporal, siguiendo los tiempos de Bach. Como casi siempre en la danza contemporánea, bailan con pistas grabadas. 

Proa, con coreografía de Claudia Lavista, es una reflexión sobre la trayectoria de los cambios, los ciclos y las transformaciones. Proa ganó la beca de la National Association of Latino Arts and Cultures 2016-17 (NALAC). Música de Juan Torrijos, interpretada en vivo. 

El festín terminó con un estreno mundial, Manglar, coreografía de Víctor Manuel Ruíz, y la música, un abigarrado mix de varios autores, quizá la obra más celebrada por el público.