ZsONAMACO Foto 2018

Aun cuando este año fue artísticamente dispareja, con muy poca presencia nacional y muy corriente como evento ferial, ZsONAMACO Foto, más que asimilarse a ZsONAMACO Arte Contemporáneo –como sugerían algunos visitantes y expositores–, debería fortalecerse para convertirse en un referente comercial del dinamismo fotográfico que existe en México.

Realizada del miércoles 22 al domingo 26 de agosto en el Centro Citybanamex en la Ciudad de México (CDMX), la feria no contó con una identidad basada en la calidad y exploración de los lenguajes fotográficos. Las pocas y muy interesantes propuestas de valor fotográfico se diluyeron ante el predominio de imágenes efectistas que, con estéticas simplistas e identidad de póster, invadieron los espacios feriales.

Entre ellas, los insulsos y enormes paisajes del ecuatoriano Tomás Ochoa en la Galería Licenciado, las escenas subacuáticas de exagerados cromatismos de la estadunidense Christy Lee Rogers en la Let there be art Gallery, y las horribles obras del performancero chino Liu Bolin y el fotógrafo venezolano Alexander Barrios en la RGR+ART: las dos primeras galerías con sede en la CDMX, y la tercera con sede original en Venezuela y próxima apertura en nuestra capital.

Acertada en la incorporación de diversas categorías –objeto, paisaje, retrato, fotografía directa, imágenes compuestas, proyectos conceptuales, alteraciones perceptuales de la realidad–, y técnicas antiguas y contemporáneas –ambrotipos, plata-gelatina, fotografía iluminada, impresiones digitales sobre distintos soportes como papel, algodón, lámina–, la feria tuvo una reducida participación de sólo 37 galerías, de las cuales sólo 15 exhibieron a creadores mexicanos.

Al margen de autores de relevancia internacional como el argentino Leandro Katz –representado por la galería Henrique Faria de Nueva York con algunas sutiles imágenes de su Alfabeto lunar y la Luna azul de la pasada década de los años setenta–, el francés Georges Rousse –con unas pequeñas muestras de sus intervenciones pictóricas en espacios arquitectónicos de la galería Younique de Paris/Perú–, y el japonés Masao Yamamoto que a pesar de sus etéreas y silenciosas representaciones de animales en imperceptibles blancos y negros se imponía por la perturbadora abstracción de sus figuras –en la galería norteamericana PDX Contemporary Art–, en ZsONA MACO Foto destacaron los stands mexicanos de Ciclo Tepito, Trendo.Arts y Art Baena.

Impulsado por la promotora cultural Laura Reséndiz en colaboración con Jacobo Loaeza y el patrocinio de Citibanamex, Ciclo Tepito presentó un interesante proyecto fotográfico-simbólico de Carlos Álvarez Montero, en el que la vida íntima de familias tepiteñas es retratada a través de objetos que el artista selecciona en las casas que le permiten invadir la privacidad de sus habitantes.

Diseñado por el fotógrafo Gustavo Prado, el stand de Trendo.mx exhibió una interesante selección de fotografías polaroid realizadas por el reconocido artista visual Adolfo Patiño (1954-2005), que recordaron no sólo al controvertido Adolfotógrafo sino, también, la pertinencia de revisar su trayectoria.

Con precios oscilantes entre 2 mil y 95 mil dólares, ZsONAMACO Foto, a pesar de su disparidad, comprobó con obras como las mencionadas y otras espléndidas de objetos irreconocibles de Gerardo Montiel Klint y una inquietante referencia a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa de Edgar Ladrón de Guevara en Art Baena, que la fotografía mexicana merece una feria de alto nivel.  l

–––––––––––-

NOTA: Por una lamentable confusión, la semana pasada se ilustró la exhibición del showroom Artbaena con una fotografía del stand de El rojo de Tacubaya en ZsONAMACO Foto. Sirva una imagen del stand de Artbaena en la feria para reconocer la propuesta exhibida en ambos espacios.