Canto a José de Molina, “El guerrillero de la guitarra”

Apartir de las 10 de la mañana de este domingo 2 de septiembre, el concierto Soy del pueblo conmemora 20 años sin El guerrillero de la guitarra José de Molina (Hermosillo, 1938-DF, 1998), organizado por el promotor oaxaqueño Enrique Aguilar Cruz y el Comité Mexicano de la Canción Necesaria A. C., en el Teatro María Rojo de Tlatelolco.

En el evento gratuito, conducido por Froylán Rascón, participan: Anthar López, Cruz Mejía, Feliciano Carrasco, Gabino Palomares, el grupo Huapango con Alejandro Ávila, conjunto La Dolorosa, Los Nakos, los músicos de Tiicomm, Víctor Guerra y el poeta David Roura.

Valor y congruencia

Sobreviviente de la masacre del 2 de octubre del 68 y del Halconazo de 1971, el sonorense José de Jesús Núñez Molina  recibió hacia 1972, con arengas revolucionarias, a la primera generación de estudiantes pumas que no sufría las humillantes “perradas” a cargo de los porros infiltrados en la UNAM año con año, durante el recital de bienvenida a clases en la Preparatoria 6 “Antonio Caso”.

Al final, De Molina apuntó su dedo flamígero a los porros semi-ocultos en las filas traseras del Auditorio Sonia Amelio del plantel Coyoacán, e invitó a la juventud de recién ingreso para gritar el estribillo de su popular “Marcha a las Madres Latinas” (pieza cuya melodía se presume la inspiró “Grândola, Vila Morena”, escrita por el lusitano José Zeca Afonso en los años sesenta para convertirla en himno Amalia Rodrigues luego, en la Revolución de los Claveles 1974 contra la dictadura salazarista en Portugal):

A parir, madres latinas,

a parir más guerrilleros…

Según su colega León Chávez Teixeiro, quien vino desde Londres donde radica para interpretar su cantar en el tributo a De Molina del año 2013, “Marcha de las madres latinas” y “Tres jinetes en el cielo” son dos temas muy importantes de El guerrillero de la guitarra:

“De Molina y yo somos contemporáneos, de la generación prístina que viene del 68; cuando comencé ya él era un tipo súper conocido en todo el país y en Centroamérica, sus canciones más que de protesta son profundamente revolucionarias y se coreaban, están vigentes pues nunca claudicó y siempre fue congruente con sus ideas contestatarias a favor del pueblo.”

Y a decir de su amigo y asistente Enrique Aguilar Cruz, “el 23 de mayo de 1962, cuando mataron a Rubén Jaramillo, José de Molina decidió dedicarse a componer canciones de protesta en lugar de románticas”. 

En 1987 sumó haber escrito unas 240 (Proceso, 551). Tanta obstinación anti-imperialista y pensamientos anarquistas lo motivaron a increpar la visita del mandatario Bill Clinton, plantándose frente a la embajada estadunidense en la capital mexicana, siendo secuestrado y torturado en mayo de 1997 “por instrucciones del presidente Ernesto Zedillo, después lo operaron pero ya no se logró reponer de la golpiza”; al año siguiente se suicidó con el arma que El guerrillero de la guitarra le pidió a Aguilar.

“Durante su trayectoria de treinta años nunca se afilió a algún partido político. Trabajó en sus comienzos como campesino, obrero, periodista, actor y vendedor, entre otros oficios. Fue como un padre para mí”, relata Aguilar.

En su tributo hace 10 años en el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), la entrada se cobró a 50 pesos “y lo recaudado se entregó a una representación de pobladores de Atenco y al gobierno legítimo de Andrés Manuel López Obrador”. De la amplia discografía de José de Molina se desprenden rolas como (ver https://exscnet.wordpress.com/2011/12/08/jose-de-molina/):

“Masacre de Tlatelolco”, “En esta plaza”, “10 de Corpus”, “Asesinato de Rubén Jaramillo”, “Levantamiento coprero”, “Movimiento del magisterio” (álbum Cánticos y Testimonios); “Las elecciones”, “Canto por Genaro Vázquez” (Testimonios rebeldes); “Obreros y patrones”, “De la sierra de Guerrero”, “Sin yugos ni cadenas” (Se acabó); “Corrido a Lucio Cabañas”, “Cárceles”, “Yaqui”, “Madre proletaria”, “La huelga” (Historia de un verdadero sexenio I y II).

“Pobre México, señor”, “Diálogo entre el Papa y Jesucristo”, “Corrido a los mineros de Nacozari” (Salsa roja); “Chicano”, “Coplas de la inflación”, “Consignas” (Manifiesto); “Ronald Hitler Reagan”, “Chotís de La Madrid”, “San Juan Ixhuatepec”, “Parodia a los charros” (Terremoto); “Los mojados”, “Corrido a Manuel Buendía” (Identidades); “El TLC”, “Partidos y partiditos” (Surrealismo, la picaresca y el humor); “Corrido al EZLN”, “El jarabito del Pronasol”, “Banderita roja y negra”, “Corrido a Sonora”, “La democracia” y “Corrido a Emiliano Zapata” (Desde Chiapas con amor).

La cita del XX Homenaje a José de Molina Soy del pueblo será en el Teatro María Rojo del Centro Cultural de las Artes Escénicas, en 5 de Mayo Manuel González 286, Tlatelolco, de 10:00 a 14:00 horas (Metro Tlatelolco).