Conade invierte 60 millones y sólo descubre a 26 peloteros

La Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) lanzó en enero de 2017 el programa denominado “Academia” para inyectar recursos públicos a deportes profesionales, como el basquetbol, beisbol, boxeo y tenis. 

De la mano de la Federación Mexicana de Beisbol (Femebe), la dependencia llevó a cabo 24 selectivos (14 en 2017 y 10 en 2018) en Tijuana, Chihuahua, Hermosillo, Ciudad Obregón, Culiacán, Monterrey, Torreón, Guadalajara, León, Ciudad de México, Mérida, Veracruz, Cancún, Oaxaca y Campeche. 

Información proporcionada por la Conade indica que el dinero invertido para realizar los selectivos ascendió a 60 millones de pesos, unos 30 millones por año, lo que se traduce a 2.5 millones, en promedio, por cada selectivo. 

Para la primera generación le hicieron pruebas a 50 mil niños y jóvenes para seleccionar a 30 finalistas de los cuales 24 aceptaron integrarse al programa. Actualmente sólo 18 continúan, tres jóvenes recibieron ofrecimientos de equipos de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), uno fue dado de baja por indisciplina y tres más por bajo rendimiento académico.

Los finalistas han estado concentrados en las instalaciones del Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento (CNAR) para dedicarse de tiempo completo a entrenar y estudiar.

Para la segunda generación fueron evaluados 3 mil participantes. De 10 finalistas se presentaron ocho. En la Academia de Beisbol de la Conade hay actualmente 26 peloteros: cuatro catchers, cinco jardineros, ocho jugadores de cuadro y nueve pitchers.

El director del programa Academia Conade, Luis Zubieta, explica que el objetivo es dotar a los muchachos de desarrollo deportivo multidisciplinario para encaminarlos al alto rendimiento y, a la vez, darles preparación académica, de tal suerte que si no logran un contrato con un equipo de Grandes Ligas o de las ligas profesionales mexicanas, pueden continuar sus estudios en México o Estados Unidos mediante los convenios firmados con diferentes universidades. 

“Quieren ser peloteros, pero también tienen la posibilidad de estudiar. La mayoría sólo tenía la secundaria y algunos ni la primaria terminada. A los tres que se fueron a la LMB les decíamos ‘aguántate porque si firmas, luego es difícil romper con ellos’, pero les gana la emoción. 

“Orientamos jurídicamente al papá para que sea el representante del niño y para que todo el bono por firma sea para él sin intermediarios. Los exligamayoristas que colaboran con nosotros no pueden ser representantes ni cobrar bonos de nada”, menciona el funcionario. 

Zubieta no pudo cuantificar el monto total de la inversión en la academia, pues dice que los gastos de hospedaje, alimentación, viajes, material deportivo y uniformes está pulverizado en distintas áreas de la Conade debido a que no existe una partida especial para este programa.

Además, explica que los equipos de la LMB y de la Liga Mexicana del Pacífico les prestaron sus instalaciones para hacer los selectivos, que las Ligas Maya y Olmeca en la Ciudad de México también han facilitado sus campos –Conade no cuenta con propios– y que los estados absorben los gastos de los jugadores cuando se los llevan a las selecciones estatales. 

Gracias a los selectivos, asegura Zubieta, la Conade cuenta con una base de datos de 6 mil jugadores que está a disposición de la Femebe para que pueda reclutarlos a las selecciones nacionales.