“En mi academia invierto por gusto”: David González

En los campos de la Liga Amateur de Tijuana la familia González abrió hace casi 10 años la academia que lleva el apellido de los jugadores mexicanos exligamayoristas Adrián y Édgar. Su padre, David, un empresario local, inició este proyecto que en algún momento se extendió hasta Chulavista, California, y en el que ha invertido 1.2 millones de dólares (21.6 millones de pesos, aproximadamente) en el desarrollo de peloteros.

El objetivo de la familia González es vender jugadores a los equipos de Grandes Ligas (MLB). A cambio se quedan con 30% del monto que el club paga por el pelotero y a éste le corresponde el resto. 

“Hemos perdido mucho, pero vivimos para el beisbol. La meta de la academia no es hacer negocio. Esto es diferente a las de los equipos de la LMB. Trabajamos para desarrollar habilidades, no ofrecemos a nadie que va a llegar a la MLB”, aclara el empresario.

En este tiempo, los González han entrenado a 130 jugadores de los cuales han colocado a ocho en algún equipo de la MLB. Por la venta han recibido unos 450 mil dólares, lo cual representa una pérdida de 13. 5 millones de pesos. 

En promedio, entrenar a cada uno de esos peloteros, darles alimentación, hospedaje, preparación física, viajes a torneos en Estados Unidos y traslados a sus ciudades de origen le ha costado a los González 9 mil 230 dólares. El jugador que recibió el bono más alto fue por 600 mil dólares. El más bajo fue de 20 mil. 

–¿Los clubes de la MLB pagan lo justo?

–Pues puede no ser justo, pero si no hay otra oferta, si el chamaco se quiere ir, ¿qué haces? –responde González.

La inversión en la Academia González comenzó de a poco: de 70 mil pasaron a 150 mil dólares anuales. Tanto en 2017 como en 2018 ya destinaron 250 mil dólares, de los cuales entre 40 mil y 50 mil son para llevar a los muchachos a torneos, principalmente en Florida, con todos los gastos pagados.

Esa inversión se incrementará en breve porque las instalaciones de la Academia González crecerán para albergar a 64 jugadores (ahora hay entre 36 y 40). Hoy en día están en un terreno de 6 mil 500 metros cuadrados, donde hay gimnasio (de 450 metros), dormitorios y comedores. 

El beisbol lo entrenan en la Liga Amateur en la cual David González también ha invertido para mejorar sus campos, remodelar los baños y la zona de asadores. A cambio le prestan las instalaciones.

David González dice que cuentan con seis scouts en varios estados, quienes no cobran por detectar a los posibles prospectos que llegan desde los 14 años y como máximo pueden quedarse en la academia hasta los 18. Si para entonces no fueron vendidos a un club de la MLB, se les da de baja para que puedan seguir su carrera donde más les convenga. 

“No son fríos los números. Tenemos planeado colocar unos tres o cuatro jugadores más y ya se reduce la inversión. Hemos perdido entre 600 mil y 700 mil dólares. Corrijo: no hemos perdido, porque esto es una inversión por gusto. Nosotros no estamos pensando en el dinero, si fuera al revés, ya hubiéramos cerrado hace cuatro años. Queremos hacer ligamayoristas, esa es la recompensa. La academia nació para ayudar a los niños mexicanos a que sean mejores. Adrián y yo hemos pagado cantidades enormes de dinero. Ganamos el dinero suficiente para darnos ese gusto”, asegura. 

David González dice que él y los jóvenes que apoya están conscientes de que estar en su academia les puede cerrar la puerta de los equipos de la Liga Mexicana de Beisbol contra quienes mantiene un recelo. En 2015, este empresario denunció a la LMB y a la MLB en una corte de Estados Unidos, las acusó de esclavizar a los peloteros mexicanos. 

“Sí han comprado (algunos equipos de la LMB) a algunos jugadores que pasaron por aquí, pero este año ya se pusieron más difíciles y ya no los quieren, aunque estén bien preparados. Me da gusto que los firmen. Nosotros los formamos y la LMB les da el trabajo. Ojalá a los que regresen de Estados Unidos también los agarren. Para nosotros no es negocio y ellos sí lo quieren como negocio”, señala. 

González asegura que en breve comenzará la expansión de su academia a toda América Latina y que ya está en tratos para desarrollar jugadores de República Dominicana, Venezuela, Puerto Rico, Costa Rica y Nicaragua para tratar de venderlos a la MLB.