Llaman al diálogo para solucionar el conflicto de la UNAM

Señor director:

Repudiamos enérgicamente la agresión brutal de la que fueron objeto el lunes 3 de septiembre estudiantes del CCH Azcapotzalco –acompañados por otros miembros de diferentes escuelas universitarias– cuando se manifestaban de manera pacífica en la explanada de la Rectoría de la UNAM.

La agresión provino de un grupo paramilitar armado con piedras, bombas molotov y otros artefactos; eran grupos porriles de diferentes planteles del CCH, especialmente de Naucalpan y Azcapotzalco.

Los estudiantes se manifestaban por demandas legítimas, como la asignación de profesores, respeto al mobiliario y capacidad física de las aulas, transparencia en el manejo del presupuesto y la desarticulación, destitución y expulsión de los grupos porriles y de aquellos personajes que los patrocinan.

Pese a la validez de sus demandas, y ante la carencia de vigilancia y protección, los jóvenes sólo encontraron como respuesta la golpiza que les propinaron los mismos grupos porriles a los que hacían referencia; dos alumnos requirieron ser hospitalizados.

La comunidad universitaria debe repudiar estos hechos de violencia y proceder sin miramientos ante quienes resulten responsables por actos de omisión, irresponsabilidad, negligencia o con intención política desestabilizadora en un momento crucial en el que el país se prepara para la instauración de una Presidencia que recibió en las urnas más de 30 millones de votos.

Reiteramos nuestra disposición a que un inminente diálogo universitario permita la solución pacífica de nuestros conflictos y contribuya a la distensión de un clima de violencia e inseguridad que atenta contra los procesos de pacificación nacional que se ha propuesto encabezar nuestro próximo gobierno. 

Atentamente:

Guadalupe Cervantes, Teresa Matías
 y Guadalupe Ana María Vázquez,
profesoras del área de Ciencias Experimentales del CCH Azcapotzalco