Lectura digital, centro de la Feria del Libro Universitario

La evolución del libro, partiendo de su presente, formará parte del diálogo de la II Feria Internacional del Libro Universitario (Filuni) a través de su Coloquio Internacional Redes de Lectura, Edición y Distribución, en el que especialistas nacionales y extranjeros discutirán el tema.

La Filuni tendrá más de 100 actividades, stands con expositores de sellos editoriales universitarios provenientes de nueve países latinoamericanos –incluida la Universidad Nacional de Colombia (Unal) como invitada de honor–, y una serie de seminarios, coloquios y jornadas del 25 al 30 de septiembre en el Centro de Exposiciones y Congresos de la UNAM, según dieron a conocer Jorge Volpi, coordinador de Difusión Cultural, Joaquín Díez-Canedo, director de Publicaciones y Fomento Editorial, y su símil en la Unal, Alfonso Espinoza. 

En la feria universitaria, se presentarán además volúmenes en torno al movimiento estudiantil de 1968: Mayo del 68: para quienes no lo vivieron, de Patrick Rotman; Memorial del 68 Vol. I y II, con sus editores Ana Cecilia Lazcano, Carmina Estrada y Víctor Cabrera; y 1968-2018. Historia colectiva de medio siglo, coordinado por Claudio Lomnitz.

El programa del coloquio dedicado a redes de lectura está conformado por dos conferencias, cuatro mesas redondas y tres talleres los días 26 y 27 de septiembre.

Y a decir de su organizador, Camilo Ayala Ochoa (D.F., 1968), licenciado en historia, editor de libros digitales y jefe de Contenidos Electrónicos y Proyectos Especiales en la UNAM, se trata del máximo encuentro en torno al libro y lectura digital en nuestro país.

El encuentro reunirá, entre otros, a los siguientes especialistas:

Roger Chartier (École des Hautes Études en Sciences Sociales, París, Francia), figura estelar, considerado como uno de los mayores estudiosos en la historia de la evolución del libro y la edición literaria, quien realizará la conferencia inaugural sobre entornos colaborativos.

Gustavo Ariel Schwartz (Centro de Física de Materiales, San Sebastián, España), con la conferencia magistral “Sobre Creación cultural en la red”.

Roberto Igarza, filósofo argentino y doctor en comunicación social por la Universidad Austral, quien junto a la literata Marianne Ponsford, del Centro Regional para el fomento del Libro en América Latina y el Caribe, en Colombia, y Ayala Ochoa, dictarán la mesa “La lectura en redes sociodigitales”.

El vasco Txetxu Barandiaran, codirector de la revista cultural “Trama y texturas”, y asesor cultural sobre el futuro del libro.

El ensayista y editor mexicano Juan Domingo Argüelles con la conferencia magistral “Sobre la escritura en red”.

Ayala Ochoa comentó a Proceso que los libros y su digitalización son en su juicio un tema natural, de ahí su inclusión imprescindible:

“La Filuni tiene su momento celebratorio en torno al libro, un objetivo comercial, pero también tiene un momento de reflexión donde se habla y se examinan las tendencias de los fondos editoriales universitarios y se dialoga en torno al futuro de estos fondos, de manera que el tema digital es un tema natural.

“Tenemos que leer el signo de los tiempos, ‘leer los siglos’ como decían los renacentistas, leer lo que viene, y sí, hay un coloquio de redes pero también una jornada de bibliotecarios, un seminario permanente de editores y encuentro de libreros universitarios. Todos tienen un espacio en la feria y eso ofrece un panorama rico en torno al libro universitario.”

–¿Cuál es el objetivo del coloquio?

–Que la comunidad en torno al libro haga eco de las ideas y tendencias a partir de las actividades. No todos vendrán, no todos se enterarán, pero sí un sector muy interesado, y ese es el que nos importa porque a partir de ellos se hará eco. Hablo de los periodistas, bibliotecarios, editores, historiadores, estudiantes, profesores…

“El trabajo autoral, es decir el hecho de escribir los textos de un libro o de medios impresos se hacen en computadoras, entonces gran parte de su función está en redes.”

–¿Qué tan importante es el tema digital para ustedes los historiadores?

–De hecho, una parte de la historia es la futurología, leer el futuro con elementos del pasado, leer líneas de tendencia, y en ese sentido me he focalizado en analizar el futuro de la industria editorial y artes gráficas. La mayoría de mis conferencias o trabajos son sobre el futuro del libro, la cultura hacker, cultura cibernética, la pérdida de la materialidad del libro. Suelo escribir sobre autoría robótica, cambios de paradigma y rompimiento del copyright.

“Todo proyecto editorial busca el refugio de la biblioteca, los archivos o repositorios. Un historiador es alguien que trabaja sobre el tiempo: si el libro ha pasado de la piedra a la pizarra, al papiro, al pergamino, el papel y de ahí a la pantalla, tenderá a ser inmaterial. La cultura letrada tendrá que cambiar, es mi principal preocupación.”

–¿Usted piensa que el libro como objeto desaparecerá?

–Más que desaparecer se transformará. Es decir, no puede haber un único futuro para el libro, hay varios, ese futuro tiene que ver con los esfuerzos que hace el hombre en la lectura de la mente, la comunicación mente-mente y la imitación de la mente humana… Los cambios tecnológicos son pavorosamente rápidos. Si le hubiéramos dicho a alguien hace treinta años que tanta población en el mundo iba a depender da un teléfono celular, seguro lo negaría.