Profesora del CCH Azcapotzalco aporta más información sobre el conflicto escolar

Señor director:

Solicito atentamente se hagan las siguientes aclaraciones a fin de complementar la información que apareció en el artículo “Despierta otra vez la UNAM”, del periodista Juan Carlos Cruz Vargas, publicado en su prestigiosa revista Proceso No. 2184 con fecha del 9 de septiembre del 2018.

El origen del conflicto en el CCH Azcapotzalco se debió al descontento de la mesa directiva del Área 056 de la Asociación Autónoma del Personal Académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (AAPAUNAM), la cual se encuentra conformada por una combinación de profesores radicales y con inclinaciones priistas. Existen evidencias que relacionan a la AAPAUNAM con el PRI; de hecho, hace seis años el único candidato presidencial que visitó las instalaciones del sindicato fue Enrique Peña Nieto, como se hizo constar en su página oficial. 

A partir del periodo 2019-1 la directora del plantel, Guadalupe Márquez Cárdenas, implementó un nuevo proceso para transparentar la asignación de grupos y asegurar la equidad en la asignación con base en la normatividad universitaria. Este proceso eliminó la intermediación del área 056 de la AAPAUNAM y las prácticas clientelares. Esta medida fue implementada por la Lic. Márquez Cárdenas considerando las quejas y denuncias que le hicieron los profesores por la inequitativa distribución de grupos y horarios, que era constante en la administración que le precedió.

Como hoy vemos, este conflicto de índole estrictamente laboral fue escalonado al sector estudiantil deliberadamente, lo cual nos lleva a pensar que forma parte de un diseño estructurado para desestabilizar a la UNAM y denostar la figura del rector Dr. Enrique Graue.

En diferentes medios digitales se ha difamado a la Lic. Guadalupe Márquez Cárdenas. Por ello es importante aclarar lo siguiente:

En el plantel no se instalaron los cajeros para hacer el cobro de la cuota de inscripción; por tanto, los alumnos acudieron a hacer su pago en instituciones bancarias, siempre a la cuenta respectiva de la UNAM.

Al momento de que inicia la toma del plantel el 27 de agosto, sólo faltaban por cubrir cuatro grupos-asignatura de un total de 2507; es decir, sólo faltó asignar el 0.16%.

Se contestó por escrito el primer pliego petitorio de siete puntos que entregaron los alumnos, y acudió el Secretario General a la Asamblea el día 27 de agosto, pero no le permitieron su lectura.

Con el ánimo de que se normalizara la vida académica del plantel y no ceder el paso a provocaciones y presiones, la Lic. Márquez Cárdenas renunció en una asamblea de profesores el 30 de agosto, tres días después de iniciado el paro. A pesar de su renuncia, no sólo no se resolvió el conflicto, sino que se dio continuidad al plan para desestabilizar a la UNAM. Lo anterior ha sido expresado por articulistas como Genaro Villamil, Carlos García y Ricardo Raphael.

Agradeciendo de antemano su atención, aprovecho para enviarle un cordial saludo.

Atentamente:

Dra. Gabriela Silva Urrutia

Profesora de Carrera Titular “C” del área Histórico-Social