Privilegios a la industria de medios

Hasta el último día del régimen anterior la industria de medios y telecomunicaciones mantuvo privilegios fiscales, de otorgamiento de frecuencias, recursos directos del gobierno por spots y una política favorable a sus intereses.

Desde que se consintió a las compañías televisivas desarrollar el triple play, a empresas extranjeras invertir 100% en telecomunicaciones, Televisa y Azteca tuvieron ganancias ampliadas y ATT empezó a disputarle el mercado nacional a América Móvil. Y todo el espectro cambió ampliándose el número de frecuencias radiotelevisivas comerciales, multiplicándose el número de firmas pero manteniendo la preponderancia de una de ellas y la marginación de lo público pese al surgimiento de SPR. La ley de 2014 no logró un reparto equitativo del espectro y sí el mantenimiento de la estructura anterior.

El IFETEL (Instituto Federal de Telecomunicaciones) se condujo con poca transparencia, y como último regalo refrendó las concesiones –antes del vencimiento– de Televisa y Azteca hasta el 2041, gracias a un acápite de la ley por el cual se asegura que esto es posible.  Otorgó concesiones de “uso social” a entidades sin fines de lucro pero ligadas a alguno de los concesionarios privados.  Y ahora se queja de que su presupuesto se haya reducido.  Los comisionados cobraban sueldos muy por encima de lo que hoy ganará el Presidente de la República.

El cambio de gobierno ha venido mostrando, sin tregua, la corrupción que impera en todos los sectores del país. Al abrirse, los archivos descubren los contubernios, las interpretaciones sesgadas de la ley y los desfalcos consecuentes en el erario.  Recientemente aparecieron las cifras de condonación de impuestos: 272 mil millones de pesos en total. Y los beneficiados son, entre otros, los dueños de medios: Ricardo Salinas Pliego de TV Azteca dejó de pagar 13 millones 280 mil pesos; Emilio Azcárraga 13 millones 114 492, y América Móvil de Carlos Slim un escandaloso monto de 57 millones 208, 375. Olegario Vázquez Raña, dueño del Grupo Imagen, también fue favorecido, aunque no se menciona cifra alguna.

En contraparte, las ganancias de las dos televisoras mayores del país aumentaron en relación con 2017. En el tercer trimestre de 2018 Azteca tuvo utilidad neta de 408 millones de pesos. Televisa 978 millones.  Grupo Imagen tuvo ventas en 2017 por 5 733 millones de pesos (Expansión).  El dato de 2018 no aparece.

Mientras tanto los medios públicos no han sido reestructurados, sigue sin tomarse en cuenta su potencial y la mayoría continúan bajo la batuta de los mismos funcionarios del régimen de Peña Nieto. Eso se nota en la programación que repite y reprograma lo visto hasta el cansancio, salvo excepciones. Las televisoras dependientes del gobierno federal requieren una revisión tanto de sus finanzas como de sus propósitos traducidos en contenidos. Asimismo la política de medios y telecomunicaciones una transformación de fondo.