Correrías del cártel huachicolero que presuntamente amenazó a AMLO

La guerra del huachicol no sólo implica el retiro de las tomas clandestinas de los ductos ni la prevención del robo de combustibles, sino una confrontación con las bandas criminales que controlan ese negocio. Una muestra de la dimensión que puede cobrar esta lucha “contra el robo a la nación” –como llama a esta actividad el presidente López Obrador– fue la amenaza directa que presuntamente lanzó El Marro, capo del Cártel de Santa Rosa de Lima, contra el mandatario. Aunque éste desestimó el peligro, documentos oficiales revelan que el cabecilla guanajuatense ha confrontado y evadido con éxito a las autoridades estatales y federales, además de disputar palmo a palmo el control de sus territorios contra el poderoso Cártel de Jalisco Nueva Generación.     

GUANAJUATO, Gto.- Después de varias semanas de intensas acciones federales contra el robo de combustibles de Petróleos Mexicanos, el jueves 31 de enero provocó alarma el hallazgo –en el puente Mazda, de Salamanca– de un mensaje supuestamente firmado por El Señor Marro, líder del Cártel de Santa Rosa, en el que amenaza al presidente Andrés Manuel López Obrador con “empezar a matar gente inocente” si no retira a las Fuerzas Armadas de la refinería de
Salamanca. 

En el mismo mensaje se añadió que los autores dejaron “un regalito” afuera de la puerta 4 de dichas instalaciones de Pemex, que resultó ser una camioneta con un artefacto. Al respecto, el coordinador de Comunicación de la Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, confirmó el hallazgo del mensaje pero negó que el objeto hallado en el vehículo fuera una bomba. Sin embargo, admitió que se trataba de una reacción de uno de los cárteles que se disputan el negocio ilícito del huachicoleo en el estado.

Y aunque posteriormente la Secretaría de la Defensa Nacional confirmó que el artefacto contenía un explosivo llamado Emulex 1 y detonantes, el presidente López Obrador le restó importancia al incidente, se dijo dispuesto a continuar la lucha contra el robo a la nación y reiteró que no reforzaría su seguridad porque eso le restaría comunicación directa con la gente. Por enésima ocasión, sus simpatizantes en las redes sociales, y sorpresivamente también la oposición en el Congreso federal, le pidieron al mandatario que tomara medidas para su mayor protección ante la amenaza directa.

Por lo menos desde 2013 autoridades estatales y federales sabían de la existencia y las actividades del líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, José Antonio Yépez Ortiz, El Marro, en la zona sur de esta entidad. Y no sólo eso: tenían en sus manos una orden de aprehensión en su contra por homicidio calificado. 

El 26 de junio de ese año, policías ministeriales adscritos a la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) entraron a la comunidad de Santa Rosa de Lima con esa orden. Pero el operativo salió mal: los ministeriales fueron recibidos a balazos. El tiroteo ocurrió en plena plaza de la comunidad. En la persecución, uno de los lugartenientes de Yépez murió al caer desde una barda; siete civiles fueron detenidos, pero El Marro escapó.

Funcionarios de la PGJ de la entidad señalaron entonces que los ministeriales se dirigían a una casa en obra negra para detener al presunto delincuente. Añadieron que a los siete capturados se les acusaría de portación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército e intento de homicidio. 

Fue esa una de las primeras ocasiones en que las autoridades estatales mencionaron al Señor Marro, como ahora se le conoce en la zona situada entre Silao y Celaya, un radio de casi 95 kilómetros al sur de Guanajuato que en su recorrido incluye Irapuato, Villagrán, Salamanca y los Apaseos.

De Villagrán forman parte las comunidades de Santa Rosa de Lima, Los Ángeles y San Salvador Torrecillas, un área conocida como El Triángulo. De la primera lleva el nombre el grupo delictivo encabezado por El Marro. En la última se realizó el 29 de enero pasado el operativo de la Secretaría de Marina en el que sus elementos aseguraron pipas, tanques y otros vehículos cargados de combustible robado, acción que tuvo como respuesta bloqueos en la vecina carretera Panamericana con vehículos y pastizales incendiados.

Sólo 24 kilómetros separan a Villagrán –donde se ubica Santa Rosa de Lima– y Salamanca, sede de la Refinería Ingeniero Antonio M. Amor, el punto focal del robo y compraventa ilegal de hidrocarburos en la región.

Es este el territorio donde el Cártel de Santa Rosa se adjudica el trasiego de combustible y otras actividades ilícitas. Empoderado en sus inicios gracias al apoyo de grupos del crimen organizado como Los Zetas y el Cártel del Golfo, hoy se enfrenta por el huachicol, con fuerza y vida propia, contra el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

A principios de mayo de 2017, el comandante de la XII Región Militar, Arturo Velázquez Bravo, dijo ante reporteros: “El Marro tiene ocho años operando. Me extraña que no lo conozcan”. 

En el reportaje Guanajuato, otro paraíso huachicolero, publicado en Proceso 2115, que circuló en mayo de ese año, se detalló el modus operandi de José Antonio Yépez que en esa ocasión reveló el general Velázquez Bravo:

“Jalan una manguera enterrada de hasta de 2 kilómetros 600 metros a un bodegón. En dos años hemos hallado más de 20 tomas de este tipo. La mayoría de estas tomas son de un tal José Antonio Yepes de la Cruz, un tal Marro… Entre Celaya y Salamanca es donde se mueve este tipo; al mes, 1 millón y medio de litros los lleva con una toma, nada más él. La procuraduría dice que tiene como cien propiedades vinculadas con este tipo. Igualmente la violencia tiene que ver con él, que tendrá unos ocho años trabajando”, dijo el general.

En una entrevista sostenida entonces con este semanario, el procurador Carlos Zamarripa Aguirre respondió a lo dicho por Velázquez Bravo: “Yo no tengo ese dato que tenga ese tiempo trabajando aquí. Nosotros logramos una orden de aprehensión en contra de él y no voy a dar más datos, por obvias razones”.

Como se ha evidenciado, para octubre de 2017, cuando el Cártel de Santa Rosa de Lima apareció en un video en Youtube amenazando abiertamente al CJNG y su violenta incursión en territorio guanajuatense, ya los gobiernos de los tres niveles estaban perfectamente enterados e informados sobre su surgimiento, sus integrantes, movimientos, propiedades…

Sobre José Antonio Yépez Ortiz, el portal de videos Youtube también arroja datos. Son varios los corridos que sobre él circulan, como el atribuido a un grupo llamado Torbellino Norteño de Villagrán, en los que presuntamente se cuenta la historia del hombre a quien se ubica como de origen humilde y nacido en Morales (comunidad de Juventino Rosas):

“Bienvenidos a la tierra del ‘triángulo de las Bermudas’/ la competencia suda y rápido se están acabando/ porque aquí el que manda es un Marro y con él andan martillando/ esta empresa va creciendo/ y eso se sigue notando…”

Todo, en informes oficiales

Otras instancias, como la Procuraduría General de la República, iniciaron investigaciones formales e integraron expedientes contra el líder del Cártel de Santa Rosa por lo menos desde 2014.

Datos obtenidos por Proceso confirman que el inicio de la organización de Santa Rosa de Lima está ligado a Los Zetas y al Cártel del Golfo. Una averiguación previa del estado de Chiapas ubica como integrante de estas organizaciones a David Rogel Figueroa, jefe de El Marro en 2017.

En agosto de 2007, el entonces Juez Primero del Ramo Penal dictó auto de formal prisión en contra de cinco integrantes de Los Zetas y cinco mandos policiacos asignados en Tapachula relacionados con ese grupo, detenidos el 14 de julio del mismo. Luego de una serie de investigaciones –contenidas en la averiguación previa 461/FR2B/2007–, fueron acusados por los delitos de privación ilegal de la libertad en su modalidad de plagio o secuestro en grado de tentativa.

En un comunicado, la Fiscalía General del Estado precisó que al ser detenidos los sujetos usaban uniformes operativos con pasamontañas color negro y armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea Mexicana y gafetes de la Agencia Federal de Investigación (AFI). La indagatoria arrojó que elementos de las corporaciones policiacas chiapanecas recibían dinero por pasar información sensible a Los Zetas.

 A algunos se les dictó arraigo, pero el comandante de la Policía Estatal Preventiva (PEP) destacado en Tapachula, David Rogel Figueroa, se dio a la fuga al ser descubierto.

Aparentemente las autoridades no se enteraron de las actividades de Rogel Figueroa hasta 2014, cuando se detectó que operaba como jefe del grupo delictivo en Villagrán, Guanajuato.

 Antonio Yépez Ortiz, El Marro, aparece como jefe del grupo tres años después, en 2017, sin que se tenga claro cómo se dio la sucesión de David Rogel y qué pasó con él.

Además de los operadores cercanos consignados en el texto El mapa del huachicoleo (Proceso 2204) sobre el informe “Mercado ilícito de combustible”, elaborado por Pemex y la Policía Federal, aparecen más nombres: Juan Manuel Anaya Subías, Eriberto Aguilar Valdez, Jonathan Prudencio Portillo Campaña, Artemio Espinoza Hernández, José Cerafín Lara Fajardo, Serafín Lara Ruiz, Eusebio Gutiérrez Belmán y Gilberto Lara Ruiz.

También figuran los nombres de Melchor Jamaica Gutiérrez y Alejandro Jamaica Ochoa, colaboradores de El Marro que fueron detenidos en 2013 por la PGJ durante el operativo en el que se intentó capturar al líder por la acusación de homicidio, pero se ignora si fueron consignados o procesados judicialmente.

El informe señala que esta banda se dedica al robo de hidrocarburos mediante la colocación de tomas clandestinas con derivación hacia predios bardeados y aledaños a los poliductos de 16 y 12-14-12 pulgadas Tula-Salamanca.

El documento es preciso en cuanto al lugar y datos de operación de los poliductos explotados ilícitamente por El Marro: Salamanca-Guadalajara, Salamanca-Zacatecas y Salamanca-León, Salamanca- Morelia y Tula-Salamanca.

La lista de propiedades la integran varios ranchos: Dulces Nombres-El Jaralillo, Rincón de Centeno (en Juventino Rosas), en la carretera Celaya-Comonfort; San José de Guanajuato –localidad aledaña a Santa Rosa de Lima– y un rancho entre La Palma y Cortázar, además de seis predios en el municipio de Juventino Rosas y otro en San Antonio de Morales, comunidad de ese mismo municipio.

Los sistemas de transporte de combustible afectados por El Marro son Salamanca-Vista Alegre-Zacatecas y de Salamanca a la Terminal de Almacenamiento y Reparto en León, en donde El Marro opera con ayuda de la banda de El Mónico y/o El Pelón, mientras que en el sistema Salamanca-TAR Morelia se mueve con Los Pérez. 

En Salamanca-TARGuadalajara actúan El Marro y Los Michoacanos. En los dos sistemas Tula-Refinería Salamanca, de 12 y 16 pulgadas, además de Yépez Ortiz maniobran El Talachas y La Parka.

De acuerdo con el informe de Pemex-PF, en mayo de 2018 se corrió en el ducto Tula-Salamanca un “Diablo Instrumentado”, un aparato dotado con sensores que normalmente se emplea para revisar la condición del ducto en términos de corrosión, pero que también identifica y ubica posibles tomas clandestinas. Esta técnica ha permitido obtener información precisa sobre el robo de hidrocarburos.

El documento refiere que por lo menos desde 2014 la PGR inició carpetas de investigación contra El Marro: 

La primera, PGR/SEIDO/UEIARV/051 /2014, por delincuencia organizada y robo de hidrocarburos, actualmente en investigación; la segunda, NA/CDMX/SEIDO/0000744/2017, por el mismo delito, se halla asimismo en etapa de investigación. La tercera (FED/GTO/LEON/0003556/2017) es por robo de hidrocarburos en la refinería Salamanca y también se encuentra en investigación; en ella se indica que Pemex tiene pendiente de realizar un informe de volúmenes sobre el hidrocarburo faltante.

El 25 de mayo de 2018 un agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la Unidad Especializada en Investigación de Asalto y Robo de Vehículos efectuó cateos en tres inmuebles relacionados con El Marro, en los cuales se logró la detención de seis personas que fueron puestas en libertad del juez “al presentar signos de tortura”.

Información complementaria ubica con coordenadas específicas propiedades de Yépez Ortiz: seis predios en Santa Cruz de Juventino Rosas, Guanajuato; un predio más en la comunidad de San Antonio de Morales, un rancho sobre el camino de San José de Guanajuato-Santa Rosa de Lima, y otro ubicado entre el camino de La Palma-Cortázar.

El documento identifica una camioneta Chevrolet Colorado modelo 2017 placas GC4112A como vehículo utilizado por Fabián Lara Belmán, segundo al mando en la organización de El Marro; especifica los presuntos siete domicilios de éste, apodado también El Patrón: Miguel Hidalgo 103, comunidad de Pelavacas; José María Morelos 110, comunidad de San Isidro de Silva; Residencial La Cantera y Cerro de Águila 34 en colonia Arboledas, en el municipio de Celaya, Guanajuato; un domicilio más en Irapuato, en Príncipe Gerardo 2187, colonia Los Príncipes, y dos en Santa Cruz de Juventino Rosas; uno en calle Miguel Hidalgo Norte 1 y otro en Miguel Hidalgo 15.

En el reporte aparecen los nombres y números telefónicos de varios integrantes del grupo delictivo: Javier Ramírez Morales, El Mónico y/o El Pelón, con lada de Guanajuato 4621466037 y 46211938503 (sic); Jesús Ignacio Guevara El Chuy: 4621133723; Hugo Mosqueda Vásquez: 4626053429. 

De los miembros del subgrupo conocido como Los Plebes, al cual pertenece El Villín, el informe consigna el número 6694273212 con lada de Mazatlán, Sinaloa, y refiere que se transporta en una camioneta Tacoma gris con doble cabina. En una nota al margen, señala que se estima en 20 el número de integrantes, la mayoría originarios de Sinaloa.

El documento ubica las coordenadas de dos depósitos clandestinos, uno en el domicilio de El Pelón y de una casa de seguridad en donde guardan armamento, drogas e implementos para la colocación de tomas clandestinas de combustible.

Al Chuyín se le señala tentativamente en la calle Felipe Ángeles de la colonia Rancho Grande, en el municipio de Irapuato. De esta misma colonia son tres sujetos que se relacionan con la banda en los domicilios Felipe Ángeles s/n, Felipe Ángeles 156 y Francisco Sarabia 167.

Hay otros personajes identificados sólo con apodo, como El Puerquero, quien funge como enlace con las autoridades y vive en calle Javier Solís 6870, colonia El Cantador, en Irapuato. “Frente a su domicilio tiene un depósito con producto de procedencia ilícita en donde lo distribuye aparentemente su hijo”, se anota.

La información sobre dicho grupo se turnó a la entonces PGR en esta entidad mediante el oficio DCAS-SSE-UCT-SNAL-321-3867-2017, del 28 de marzo de 2018. Se desconoce su estatus jurídico.