Al fin, “Distancias cortas” se estrenó en México

El primer largometraje de ficción del sinaloense Alejandro Guzmán Álvarez, Distancias cortas, recorrió al principio más de 20 festivales nacionales e internacionales, incluyendo el Festival de Cine de Berlín del 2015, y vendiéndose a todo el mundo antes de ser terminado.

En México apenas estrenó el pasado 25 de enero y la película se encuentra actualmente en la cartelera de cines alternativos del país. Sobre por qué hasta ahora se exhibe en salas nacionales, Guzmán Álvarez platica en entrevista que los agentes de venta internacionales se encargaron de mover el largometraje por doquier:

“Empezamos en Canadá, luego nos fuimos a Italia, Chicago, Estados Unidos; Alemania, Estocolmo, Suecia; Estonia, India, Cuba, Irán, Irak, China, Japón; bueno, un montón de naciones. Sin embargo, para las distribuidoras de México, la sala de cine no es negocio; ellos venden más por medio de plataformas… 

“El problema es que Estados Unidos y Latinoamérica ya le pertenecían a nuestro primer agente de ventas. Entonces, a los distribuidores nacionales no les convenía sólo México, y la película ahí se quedó mientras viajaba por el mundo. Estrenamos comercialmente en Dinamarca y los Países Bajos, y nos fue súper bien, pero era extraño que en México nadie nos hiciera caso. Hoy el mismo Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), la escuela de cine que produce la película en su programa de óperas primas, con el cambio de dirección que hubo ahora, se aventó a moverla.”

Habiendo triunfado en el Concurso de Producción de Proyectos Cinematográficos de Ópera Prima Ficción 2014, convocado por el CCC del Instituto Mexicano de Cinematografía y el Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine), el filme estrenó en las salas comerciales de Dinamarca (distribuido por Off-Kino), en 2016, y ganó el premio a la Mejor Película en el Festival Internacional de Cine Skip City (Japón).

Un guion conmovedor

En Distancias cortas se ve a Federico (Luis Luca Ortega), un hombre que no sale a la calle debido a que su peso de casi 200 kilos se lo impide. 

Su hermana y su esposo le muestran fotografías tomadas durante las vacaciones de ambos por Oaxaca, por lo que él recuerda que en alguna parte había guardado una cámara fotográfica de 110 milímetros donde descubre un rollo. Movido por la curiosidad de saber su contenido, decide salir de casa comenzando así una serie de peripecias que le cambiarán la vida.

Alejandro Guzmán Álvarez, nacido el 4 de diciembre de 1973 en Sinaloa, estudió en el Centro de Capacitación Cinematográfica especializándose en el área de dirección. Su primer cortometraje fue Ella duerme, seleccionado en distintos festivales como Images du Nouveau Monde; FêtePanaméricaine des Arts de l’Écran (Québec, Canadá); el Cine Festival Latino (San Antonio, Texas, Estados Unidos), y el V Festival Internacional de Escuelas de Cine y Cuadro, en México.

Es profesor de guion cinematográfico en la Escuela de Literatura Dramática y Teatro, y de dirección para cine y TV en el Centro de Capacitación Cinematográfica. En 2012 dirigió su obra de teatro La espera para la Compañía Teatro en una Cáscara de Nuez. Escribió y produjo la miniserie animada 12 para internet. El también encargado de la dirección de la segunda unidad de las películas Pastorela y, El crimen del Cácaro Gumaro, de Emilio Portes, habla de Itzel Lara, realizadora del guion Distancias cortas:

“Ella es una dramaturga muy talentosa, forma parte de una nueva generación de dramaturgos y guionistas sobresalientes como Gibrán Portela y Adriana Pelusi. El germen de esa historia fueron su madre y su hermano, quienes padecieron una enfermedad que se llama fibrosis pulmonar, y les costaba mucho trabajo caminar, porque sentían que se les iba el aire.”

Los dos fallecieron, ya que el mal aún carece de cura. 

“Itzel intentó hablar del tema, pero no de una manera directa y encontró muchas similitudes con la gente que sufre de obesidad mórbida. Ya que no pueden desplazarse para servirse un café, recorrer siquiera unos dos metros les cuesta mucho trabajo. De ahí surgió el largometraje.”

Según el director, a la primera lectura el guion “conmovía por los personajes y por toda la temática que se mueve ahí; yo traté de realizarlo sobre todo con el mayor respeto posible”, agrega, “era muy fácil caer en el chiste ligero… Generalmente en las cintas así siempre se mofan de los que padecen obesidad o para sentir demasiada lástima”. En Distancias cortas, la temática de la gordura es importante; pero sólo forma parte del contexto: 

“El personaje sufre de obesidad mórbida, pero no es la obesidad el tema central de la película, sino lo que lo enmarca. El protagonista se dignifica a partir de su gusto por la fotografía.” 

–Es el arte de la fotografía lo que cambia a Federico…

–Este personaje, que de alguna manera vive enclaustrado y humillado y encerrado en su casa y dentro de su cuerpo, se empieza a liberar a partir de que se apasiona por la foto. En principio, varias cosas ya venían marcadas por el guion. Me gustaron estos tres personajes que de alguna manera eran unos parias de la sociedad.

 Son el obeso de más de 200 kilos que no sale de su casa (“y se dedica a ver la televisión, comer y crear pulseritas”); el cuñado de él, reprimido por su esposa, “que no pinta para mucho y no cuenta con amistades”. Y el chico de 18 años, “fanático de los cómics, quien trabaja en la tienda de fotografías de su papá e igual no tiene amigos, ni novia, y pareciera que no va a la escuela, tres rechazados por la sociedad que se encuentran por azares del destino, y a pesar de que no tienen nada en común, crean una empatía y amistad, el tópico central de la película”.

En los zapatos de otro

De pronto, manifiesta: 

“No sé si aporté mucho. El trabajo del director finalmente es como poseer ojo para que esas cosas se conjuguen y funcionen.”

Destaca que la actriz Martha Claudia Moreno, que interpreta el papel de Rosaura, la hermana de Federico, es quien “va poniendo ahí esa serie de obstáculos para que la historia avance”. 

–¿Fue difícil localizar al actor que recrea a Federico? 

–Fue bastante complicado. Apareció en una fiesta de otra película, porque él había sido el arreglista en ¿Qué le dijiste a Dios?, un musical sobre Juan Gabriel que filmó Teresa Suárez, y la fotógrafa de Distancias cortas, Diana Garay Viñas, estaba ahí también, y lo vio. Me mandó una imagen diciéndome: “Creo que este chico puede funcionar”. Y le respondí: “Pues sí, por lo menos de talla está perfecto”. 

“Averigüé que se llamaba Luca Ortega, me metí a su Facebook, le mandé el guion, lo leyó, y quedamos para comer. Me comentó: ‘Yo no tengo ningún problema con mi cuerpo. Me acepto como soy, en realidad soy músico, no soy actor y me gustaría realizar algo diferente con mi vida y sí, aceptó. Me condicionó a que él fuera el compositor de la música de la película.

“No le dije que sí a la primera, le hice unas pruebas, nos pusimos a levantar una escena: de la primera vez que el personaje descubre la cámara y la verdad es que Luca es muy buen actor natural. Es un artista completo.”

En el elenco también participan Mauricio Isaac (Ramón) y Joel Isaac Figueroa (Paulo). 

–En este momento de México, ¿qué puede ofrecer Distancia cortas? 

–Creo que ahora hay un ambiente de esperanza con la entrada de Andrés Manuel López Obrador. Existen muchas dudas por un lado; pero por el otro, hay un sentimiento y una emoción de que la cosas puede cambiar. Cuando se vio en México en festivales en el 2015-2016, la cinta era justamente como un apapacho ante toda la violencia, el narcotráfico, todos los casos de corrupción y uno necesita un descanso con otro tipo de relato. No creo que el cine cambie ni revolucione cosas, pero sí puede sensibilizar.

“Distancias… trata sobre tu relación con el otro, y lo que puede ofrecer a este momento particular en el cual estamos divididos en la sociedad mexicana por lo que hace nuestro presidente. La historia invita a ponerte en los zapatos del otro y tratar de entenderlo desde esa perspectiva. De ver qué es lo que tenemos en común a pesar de que tú y yo tengamos diferencias físicas o políticas, pero hay cosas que tenemos en común y nos conectan”.