Los pleitos federativos hunden a la natación mexicana

La pugna interna que se libra en la Federación Mexicana de Natación ha dejado un saldo preliminar de atletas intoxicados en Jalisco y destituciones en la Comisión Técnica de la organización. En entrevista, la entrenadora Clementina Vidal y el exdirector de la Conade Nelson Vargas denuncian al presidente de ese deporte, Kiril Todorov, como el causante de la crisis que pone en riesgo el resultado de México en futuras competencias, como los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. “No está actuando como una persona que quiere ayudar a la natación (…) no mueve ni un dedo”, dice Vargas. 

La destitución de los integrantes de la Comisión Técnica de la Federación Mexicana de Natación (FMN) y de su directora, la entrenadora Clementina Vidal, es la respuesta del presidente Kiril Todorov a las críticas de la atleta Liliana Ibáñez –quien los acusó de bloquear su carrera– y a la manera en la que el propio federativo enfrentó los problemas que ocasionó el agua en mal estado del Polideportivo Metropolitano de Zapopan, donde se realizó el Campeonato Nacional de Curso Corto, en diciembre último. 

En entrevista con Proceso, Tina Vidal cuestiona la decisión de Todorov, pues lo acusa de echar por la borda el proyecto que diseñó rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y que ya entregó resultados históricos en los Juegos Centroamericanos de Barranquilla 2018: 15 medallas de oro de 43 preseas obtenidas, 23 récords mexicanos y 15 centroamericanos.

La entrenadora denuncia: “(Todorov) tenía que cortar cabezas para sentir que estaba haciendo algo, sobre todo por lo que pasó en el campeonato nacional. No es normal que le haya ayudado durante dos años y medio, que me haya fajado y no me eche ni un telefonazo para decirme gracias. 

“Me sacrificó, entregó mi cabeza y removió a los integrantes de la Comisión para desviar la atención y decir ‘ellos son los responsables’. Después de los Centroamericanos me reconoció públicamente por el éxito colectivo y me dijo: ‘Lo lograste’. ¿Ahora hace esto?”, cuestiona.

El 8 de enero último, la FMN envió una carta a los presidentes de las asociaciones estatales para informarles de la remoción de Tina Vidal, de Nicolás Torres (Chihuahua), Sergio González (Estado de México), Luis Mejía (Jalisco), Teresa Rivera (Ciudad de México), Ernesto Hoyos (Nuevo León) y Paulo Salas (Baja California). Kiril Todorov no explicó la razón. 

La destitución ocurrió dos días después de que este semanario publicó una entrevista con Ibáñez (Proceso 2201) en la que la nadadora externó su molestia por que la Comisión Técnica se rehusó a mandarla a las Copas del Mundo de Singapur y de Tokio, en 2018, a las cuales asistió con ayuda de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) y de Todorov.

Los ceses también ocurrieron tres semanas después del escándalo de los nadadores que se enfermaron durante el Campeonato Nacional de Curso Corto, competencia que la Comisión Técnica pidió a Todorov que cancelara para evitar daños en la salud de los deportistas.

Tina Vidal ha sido entrenadora desde 1993. Tiene 35 años en la natación mexicana. Para los Juegos Olímpicos de Río 2016 tuvo el mérito de ayudar al fondista morelense Ricardo Vargas a calificar con marca A, él es el único mexicano que lo logró junto con Liliana Ibáñez, quien entrena en la Universidad de Texas A&M, bajo el mando del estadunidense Steve Bultman. 

Amén del proyecto deportivo, que incluye un calendario de entrenamientos y competencias, poner tiempos tope y diseñar los parámetros de los selectivos, Vidal implementó lineamientos administrativos para que la FMN obtuviera recursos. 

Fue así que se realizaron competencias para nadadores de 10 años y de categorías inferiores con el propósito de incrementar la recaudación de dinero vía inscripciones. Estos recursos se sumaron a las cuotas de los afiliados, a las tarifas por competir –las cuales aumentaron de 45 a 90 pesos por cada prueba– y a los 30 pesos por otorgar el aval al tiempo que cada nadador registre en las pruebas en las que participa. 

“Trabajé para que la FMN tuviera recursos que se supone iban a entrar en un fideicomiso para pagar los viajes internacionales. Logré que todas las competencias dejaran dinero a la federación. Se me vinieron encima los entrenadores que reclamaban por tantos pagos. Y nunca usamos ese recurso. Todo salía de la Conade”, explica.

Competencias en vilo

A los reclamos de Vidal se suma Nelson Vargas, empresario de la natación mexicana y exdirector de la Conade, a quien Kiril Todorov invitó para sumarse como integrante honorario de la Comisión Técnica. 

Vargas acusa que la natación ha sido un caos durante la gestión de Todorov, quien ha estado al frente de ella desde 2009. Asegura que antes de la Comisión Técnica no había planeación para tratar de sacar a este deporte del rezago de 30 años que tiene respecto de los países más competitivos. 

También aclara que rara vez participó en la toma de decisiones de la Comisión Técnica porque su labor era más la de un gestor de recursos ante la Conade. 

Incluso, dice, nunca escatimó en poner de su propio dinero para contribuir al éxito del proyecto que comenzó con la Universiada Mundial de Taipei 2017, en la cual lograron enviar a 13 nadadores, quienes consiguieron ocho lugares en las semifinales. 

A Vidal y a Vargas les preocupa que con la destitución de la Comisión Técnica no exista seguimiento al proyecto que la entrenadora tardó semanas en diseñar –a cambio de un bono de 50 mil pesos– y que contiene la planeación para los Juegos Panamericanos de Lima 2019 (del 26 de julio al 11 de agosto), justa que tiene prioridad sobre el Campeonato Mundial de Natación que se celebrará en Gwangju, Corea del Sur, del 12 al 28 de julio. 

Vidal dice que ya debería estar lista la convocatoria para el selectivo nacional que está calendarizado para realizarse entre el 11 y el 15 de abril próximo. Tampoco ha salido la convocatoria, que debió haberse publicado en enero, para el selectivo del Gran Prix Juvenil de marzo. 

“Los muchachos se están preparando para lo que se planeó, no para lo que se le antoje a este infeliz. Hay que cuidar las curvas de entrenamiento”, agrega Vargas. 

Vidal responde a críticas

En la Copa del Mundo de Curso Corto de Singapur (se compite en una alberca de 25 metros), Liliana Ibáñez finalizó entre las seis mejores. No ganó medallas, pero en los 100 metros libres se apoderó del récord mexicano, con 53.19 segundos. Es la primera mexicana en recorrer esa distancia en menos de 54 segundos.

En la entrevista con Proceso, la nadadora denunció a la Comisión Técnica de la FMN por no aprobar que viajara a las Copas del Mundo porque lo consideraron un gasto innecesario. Ibáñez explicó que ahí compitió contra campeonas olímpicas y mundiales, atletas de alto nivel cuyos entrenadores le dieron consejos sobre su técnica de braceo.

“La natación mexicana no existe, es producto de las universidades de Estados Unidos. Ahora dicen que es resultado de un excelente proyecto de planeación de los entrenadores mexicanos, lo cual no es cierto. La mayoría de las medallas centroamericanas se hicieron en el extranjero. 

“No hay un entrenador nacional que haya creado un proyecto. Si no me ayudan, que no me pongan trabas”, declaró Ibáñez refiriéndose a Nelson Vargas.

Tina Vidal aclara que no minimiza los resultados de Ibáñez ni niega su calidad como nadadora, pero refiere que sí existe un proyecto que además fue planeado y ejecutado con la ayuda de los entrenadores de las universidades donde estudian los seleccionados nacionales y que el programa se estructuró para lograr que los mexicanos mejoren sus tiempos. 

“Es muy fácil decir que los entrenadores mexicanos no hacemos nada; sí planeamos y con nuestro trabajo en los estados nosotros les ayudamos a conseguir las becas en las universidades. 

“Vienen a México a reclutarlos. Ahorita, de los 24 nadadores mexicanos que fueron a Centroamericanos, 23 ganaron medalla y 17 están en las universidades de Estados Unidos. Tuvimos que entrelazar la planeación de las universidades porque había un desfase entre lo que necesita México y sus planes.” 

Pone como ejemplo a su alumno Ricardo Vargas, quien es el resultado del trabajo realizado en Morelos con una entrenadora mexicana. Fue fichado por la Universidad de Michigan en 2018. Entre las irregularidades que se presentaron también destaca que la Conade no pagó los estímulos económicos que prometió a los entrenadores estadunidenses, a quienes por ayudar en el proyecto rumbo a los Centroamericanos les ofreció 25 mil pesos por medalla de oro, 12 mil por plata y 6 mil por cada bronce. 

La entrenadora añade que después de Barranquilla tanto el metodólogo de la Conade, Eduardo Rodríguez, como el coordinador técnico de natación de la FMN, David Callejas, le advirtieron que ni pidiera dinero para que los nadadores participaran en el Campeonato Mundial de Curso Corto de Hangzhou, China, porque ya no había presupuesto. 

“Primero dijeron que no hay dinero y luego la Conade dio el dinero y Kiril le otorgó el permiso (a Ibáñez) para irse, pero ni siquiera al Mundial que tiene más valor que las Copas del Mundo. Pasó por encima de la Comisión. No voy a minimizar sus tiempos, el problema es que regresó y provocó un conflicto. Kiril la secundó, la protegió, la puso por encima de los acuerdos establecidos.”

Vidal explica que, entonces, el razonamiento del presidente de la Federación Mexicana de Natación fue: “Los mismos a los que yo traje para arreglar la natación me están afectando y que se vayan”. 

Sobre Liliana Ibáñez, la entrenadora agrega: “Si traspaso sus tiempos de las Copas del mundo al Mundial de Curso Corto, en los 50 metros Liliana no pasa a finales y en los 100 hubiera estado en el lugar 16 y al final quedado en el 15”.

Nelson Vargas tercia: “Con el antecedente de lo que pasó en Jalisco, lo que declaró Liliana derramó el vaso al decir “yo gané esto y la Comisión me quiso vetar porque no sabe nada”. Y el criterio de Kiril fue darle la razón. Él permitió todo esto”.

El cisma

De acuerdo con el plan de trabajo para 2019, la competencia importante son los Panamericanos de Lima por lo cual la recomendación es que los seleccionados nacionales mexicanos no participen en el Mundial de Gwangju, que es apenas 10 días antes que la competencia regional. 

La explicación se basa en que existen 13 horas de diferencia lo cual implica que se necesitan 13 días de aclimatación, uno por cada hora. Países como Estados Unidos y Canadá pueden darse el lujo de mandar atletas a ambas competencias porque les sobran nadadores de calidad, pero en el caso de México deben elegir entre una u otra competencia. 

En el Campeonato Nacional de Curso Corto comenzaron las fricciones entre la Comisión Técnica y el presidente de la FMN. “Empezó a pelear con su propia aliada”, dice Vidal. 

La directora técnica sostiene que Kiril Todorov se empecinó en no suspender temporalmente el evento pese a que las condiciones del agua enfermaron a los nadadores. Los presidentes de las asociaciones del Estado de México, Morelos y Baja California decidieron retirar a sus atletas para evitar más afectaciones a la salud. 

Pero hubo otros entrenadores y padres de familia que se aferraron en seguir con las competencias por el gasto que ya se había hecho en el viaje y por la insistencia de la FMN de que el agua estaba bien. 

“A Kiril le dio miedo el escándalo que causaría la cancelación del evento y además quedar expuesto ante sus afiliados. El Consejo Estatal para el Fomento Deportivo (Code) de Jalisco estaba obligado a tener las albercas en óptimas condiciones y no fue así. 

“Hubo cambio de administración. Le mandé una carta a Kiril pidiendo que se cancelara. Me tuvo hora y media esperando hasta que David Callejas me dijo que no, que el presidente de la federación quería que el evento siguiera. Me deslindé de cualquier responsabilidad y quedó en manos de cada competidor decidir si nadaba o no”, dice Vidal.

Durante las discusiones entre afiliados y el presidente, Nelson Vargas, quien acompañaba a los atletas que nadan en las acuáticas que llevan su nombre, fue de los más indignados. Amenazó a Todorov con interponer demandas por el daño a la salud de los jóvenes. 

Vargas calcula que en el Nacional de Curso Corto, entre el evento A y el B, se inscribieron 2 mil 300 participantes, desde los 12 años hasta Primera Fuerza. En promedio cada uno pagó 600 pesos de inscripción. Además, la FMN le cobró al Code una cuota de 500 mil pesos por ser la sede de la competencia. 

“Nosotros le hicimos el trabajo a la FMN. Ante su inoperancia, un grupo de externos fuimos a reorganizar la natación mexicana. En pocas palabras: la FMN no paga nada, aunque tenga el dinero que ha ganado en los eventos; si no lo paga la Conade, nadie sale a las competencias. 

“Para los Centroamericanos la Conade puso como 3 millones de pesos. En Barranquilla la selección llegó una semana antes para la aclimatación y David Callejas consiguió una alberca en una universidad para que ahí entrenaran solos y la Conade lo pagó. Hicimos una concentración histórica en Cuernavaca y Kiril ni se enteró.”

–¿Kiril Todorov está matando el proyecto de la natación mexicana?

–Y a todas las demás disciplinas. Él toma decisiones políticas para quedar bien. Primero lo hizo con Jesús Mena (director de la Conade de diciembre de 2012 a abril de 2015). Luego traicionó a Mena y se fue con Alfredo Castillo. 

“No está actuando como una persona que quiere ayudar a la natación. Cuatro veces por escrito le he pedido una cita a Ana Guevara sólo para explicar lo que está pasando, pero hasta ahora no he tenido respuesta. 

El 29 de enero, la FMN despachó un comunicado en el que anunció que suspendió la realización de cualquier evento deportivo en Jalisco hasta que ese estado “no acredite fehacientemente el cumplimiento de toda la normatividad aplicable a instalaciones acuáticas techadas, al aire libre y escenarios naturales, tanto en el plano deportivo como en lo referente a las normas oficiales mexicanas”, e informó que inició acciones jurídico-penales ante la autoridad competente para el deslinde de responsabilidades” por lo ocurrido en la competencia que albergó.

Este es el reconocimiento tácito de que el pésimo estado del agua puso en riesgo la salud de los nadadores, aunque Kiril Todorov lo ha negado reiteradamente.