Joan Manuel Serrat y “Mediterráneo Da Capo”

Con el concierto del pasado 23 de febrero en el Auditorio Nacional, Joan Manuel Serrat (Barcelona, 1943) se despidió luego de una gira de nueve conciertos en la CDMX, Puebla, Guadalajara y Monterrey.

El espectáculo se llamó Mediterráneo Da Capo (desde el principio), y en la primera parte del concierto cantó todos los temas del LP Mediterráneo (1971): “Cuarenta y ocho años no es una cifra redonda, me han dicho que era mejor esperar hasta el 2021 para celebrar los 50 años de la aparición de ese disco. No tengo el cuerpo para esperar y hay que hacer las cosas por anticipado, por si acaso. Les aconsejo que cuando quieran hacer algo, pues háganlo, el tiempo nos acosa siempre, no puede ser limitante; al contrario, es nuestro cómplice”, dijo Serrat en la primera de sus intervenciones habladas, que son tan apreciadas como sus canciones.

En 2004, Mediterráneo fue elegida por votación popular como la mejor canción de la historia de la música popular en España, en elección convocada por el programa de la TVE Nuestra mejor canción. Dos años después la revista Rolling Stone designó ese mismo tema como la mejor canción en lengua española del siglo XX.

Se presentó acompañado de grandes músicos con su equipo habitual: Ricardo Miralles (piano), José Mas Kitflus (teclados), David Palau (guitarra), Uixi Amargos (viola), Vicente Climent (batería) y Tomas Merlo (bajo eléctrico, contrabajo).

Casi 10 mil personas se dieron cita en el Auditorio Nacional y la mayoría coreaban sus temas: “Qué va a ser de ti”, “Vagabundear”, “Barquito de papel”, “Pueblo blanco”, “Tío Alberto”, “La mujer que yo quiero”, “Lucía”…

Muchos crecimos oyendo –a querer y no– esas canciones. Serrat tuvo la visión de hacer giras constantes por Latinoamérica, donde se exilió mientras tuvo problemas con la policía de Francisco Franco, y al morir el dictador español pudo volver a su tierra. El concierto fue un encuentro con la nostalgia; volver a oír, aún vigentes, esas canciones de nuestra niñez en la voz de Serrat –en lo poquitito que aún le queda–, y es que los años no pasan en balde y todos vamos ganando en experiencia y conocimiento, pero perdiendo vitalidad y con ella la voz.

Joan Manuel Serrat nos cuenta sobre su trabajo musical:

“Desde mi debut en el mundo de la música hasta la fecha no he dejado de escribir canciones, de grabar discos y de hacer giras por el mundo en los más variados formatos. Un año sí y el otro también, mi objetivo ha sido escribir canciones nuevas para montar un nuevo espectáculo y salir de gira otra vez. Yo, por lo menos, todavía no he descubierto una manera mejor de pasar la vida que haciendo giras y cantando para la gente. Así que, en la medida en que la salud y el público me lo permitan, y gracias a mi mujer, que ha tenido la generosidad de tirar del carro de la casa, de los hijos y de los perros con el marido de gira, aquí sigo. Y ahora viene ya la gira con la que me propongo conmemorar mis bodas de oro con la canción.”

Incursionó como actor, con poco éxito, en tres películas, algunas de las cuales se pueden ver en YouTube (Palabras de amor (1968), La larga agonía de los peces fuera del agua (1969) y Mi profesora particular (1972).

Serrat llena el escenario con su gracia, su magnetismo y su arte. Una rareza ocurrió cuando, hablando del mar Mediterráneo, recordó una canción icónica de Charles Trenet; “Le Mer”, y procedió a cantarla. Nadie pensó que Serrat nos ofrendaría este tema en esta memorable noche del Auditorio Nacional.