Respuesta maya

Rodrigo Rey Rosa (Guatemala, 1958) es uno de los escritores latinoamericanos destacados. Ha escrito entre otras las siguientes novelas: Piedras encantadas (2001), Caballeriza (2006), El material humano (2009) e Imitación de Guatemala (2014). Ahora aparece El país de Toó (Alfaguara; México, 2018. 302 p.).

La historia ocurre en el imaginario país maya de Toó, en donde se da un proceso de modernización impulsado por los poquísimos hombres del poder y el dinero. En el lado urbano los asalariados son explotados en sus labores o capturados por una red de delincuentes que los amenaza e incorpora al crimen. La violencia vivida lleva a muchos a la emigración, otros por la falta de empleo se marchan, los más inevitablemente aceptan las condiciones oprobiosas.

En el medio rural los mayas se defienden del gran capital conservando tanto sus formas de gobierno y cultura. De esa manera rechazan la presencia ajena en la política y la economía, nombran a sus propias autoridades y enfrentan a las compañías mineras que pretenden destruir los bosques y montes. La confrontación la realizan por medios pacíficos, recurriendo a las leyes de sus pueblos, pero también, si se agotan esos recursos, acuden a la violencia.

En El país de Toó Rodrigo Rey Rosa presenta la lucha que dan los pueblos ante la modernidad. Para él son los grupos étnicos quienes presentan no sólo una consistente resistencia, sino tienen una alternativa histórica y real, que descansa en las maneras comunitarias de convivencia y trabajo, característica de sus culturas desde tiempos remotos. Novela intensa y sugerente en estos tiempos en que se discuten formas de gobierno y proyectos regionales.