Cuestiona el decreto tabasqueño sobre la conmemoración de la Batalla de Centla

Señor director:

En Tabasco, sin transparencia alguna la LXIII Legislatura Local decretó que el 25 de marzo de cada año sea Día de la Conmemoración de la Batalla de Centla, Primer Encuentro Militar Formal entre España y Mesoamérica.

El decreto aprobado el jueves 21 de marzo –dispensando la lectura del dictamen legislativo– hasta la fecha no ha sido publicado en el Periódico Oficial del Estado de Tabasco; aun así, fue el supuesto sustento legal para el acto presidencial realizado el pasado lunes 25 de marzo en Frontera, Centla. 

Lo cuestionable, además del opaco proceso legislativo, es que aún se desconoce cómo es que los diputados llegaron a la conclusión de que el 25 de marzo de 1519 hubo tal batalla en la playa El Bosque, sitio de la conmemoración.

La misma oradora del evento presidencial, la Beatriz Gutiérrez Müller, admitió que es “difícil precisar si este primer enfrentamiento armado ocurrió un 23 o 24 de marzo” pero dijo que varios investigadores –sin citar cuáles– creen “que es muy aproximado en el tiempo que la rendición de los indígenas tabasqueños haya ocurrido el 25 de marzo, es decir un día como hoy pero hace 500 años”. Lo relevante –según ella– no es el “día puntual” sino la profundidad del acontecimiento.

Pero lo cierto es que ni Hernán Cortés en sus Cartas de Relación ni Bernal Díaz del Castillo en su Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España precisan tal fecha y los arqueólogos tampoco han podido ubicar el sitio del acontecimiento militar, que no fue el primero entre conquistadores y nativos mesoamericanos:

El 25 de marzo pero de 1517 sucedió en la “bahía de la mala pelea” (hoy Champotón, Campeche) la exitosa defensa de la población nativa contra la expedición de Francisco Hernández de Córdova, con el saldo, según Cortés, de 26 españoles muertos.

Así pues, en realidad la pareja presidencial lo que conmemoró fue el triunfo de Cortés en vez de “la mala pelea” que sufrieron los conquistadores en Champotón dos años antes.

Por lo demás, en la ceremonia se insistió en denominar a los nativos como chontales (“bárbaros” en náhuatl), cuando ellos hace medio siglo, y ahora, asumen en su propia lengua ser el pueblo yokat’an.

Atentamente:

Sergio Antonio Reyes Ramos

Villahermosa, Tabasco