Nuevo escándalo de cachirules, ahora en el basquetbol mexicano

El basquetbol es conocido por la intensidad y la velocidad con la que se juega, pero en México también es rápido el proceso con el que un jugador extranjero consigue un acta de nacimiento mexicana. Una investigación de Proceso revela que en la Liga Nacional de Baloncesto Profesional hay al menos 10 basquetbolistas cuyos documentos de identidad contienen anomalías e inconsistencias sobre su origen para hacerlos pasar por mexicanos. Desde 2017, jugadores y directivos han denunciado el uso de papeles falsos y la manipulación de actas para conseguir cachirules, una práctica que recuerda la vergüenza internacional que México padeció hace 31 años y que le costó su exclusión del Mundial de Italia 1990.

El 7 de febrero último, Mineros de Zacatecas, equipo de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP), anunció a Omar Hassan Samhan como su refuerzo. Fue presentado como jugador con triple nacionalidad: egipcio, irlandés… y mexicano. Es un centro que brilló en el basquetbol colegial de Estados Unidos con el Saint Mary’s College de California. 

Su incorporación al baloncesto nacional llamó la atención de uno de los socios del equipo Santos de San Luis, Víctor Mariscal, exjugador y exseleccionado, quien durante meses ha denunciado ante integrantes de la liga la presencia irregular de jugadores no nacidos en México, pero que están registrados como mexicanos. 

Mariscal compartió con los presidentes de los clubes algunas fotografías con información biográfica de Samhan en las que se lee que su mamá es irlandesa. También les mostró una imagen del jugador abrazando a la señora. “Hagan algo por el bien de la liga”, les pidió.

El acta de nacimiento de Omar Samhan tiene un error: indica que nació el 3 de noviembre de 1986 y no en 1988, como está registrado en los archivos de su universidad. 

¿Cómo obtuvo el acta mexicana? Con el acta de nacimiento de su mamá, Marianne Theresa Fleming, quien a su vez recibió su acta mexicana el mismo día que su hijo, el 23 de enero de 2019, y en el mismo lugar: la oficialía 2 del Registro Civil de Torreón, Coahuila.

El acta de nacimiento de Marianne Theresa Fleming dice que nació en Alameda, California, en 1949. Es hija del estadunidense Daniel Richard Fleming y de la mexicana Catherine Genevieve Fahey. Esto es, la abuela materna de Omar Samhan le da la nacionalidad mexicana a su hija Marianne y ésta, a su vez, al basquetbolista.

Pero esta información que obra en los archivos del Registro Civil contradice las declaraciones de Omar Samhan en la prensa de Estados Unidos. El jugador siempre ha dicho que su madre es irlandesa.

Un reportaje publicado en marzo de 2010 por el periodista Tim Layden de la revista Sports Illustrated refiere que la madre de Samhan es irlandesa-estadunidense. En una entrevista con el diario East Bay Times, Samhan también declaró que es irlandesa; jamás se ha referido a la “nacionalidad mexicana”.

Casos irregulares como el de Omar Samhan hay por lo menos una decena en la LNBP. Se trata de jugadores que están o han estado en las plantillas de ocho de los 14 equipos que la integran: Mineros de Zacatecas, Leñadores de Durango, Huracanes de Tampico, Capitanes de la Ciudad de México, Fuerza Regia, Abejas de León, Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Santos de San Luis y también en los Toros de Nuevo Laredo, que no están jugando esta temporada.

Las actas de nacimiento de estos jugadores de doble nacionalidad fueron tramitadas en Coahuila; nueve de ellas, en la oficialía 2 de Torreón que encabeza el oficial Paulino Alfonso de la Cruz. 

Con esas actas se tramitaron los pasaportes ante la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). Ambos documentos oficiales sirvieron para que los equipos registraran a los jugadores como mexicanos ante la LNBP y así no ocupen una de las tres plazas de extranjeros que cada club puede tener.

Dos de esos jugadores están disputando la final de la LNBP: Aaron Fuller con Fuerza Regia, equipo cuyo propietario es el presidente de la liga, Sergio Ganem, y Carl Jones de Capitanes de la Ciudad de México.

La presencia de Omar Samhan es la punta del iceberg de esta situación irregular que la LNBP ha tolerado. “El egipcio”, como los presidentes de los equipos se refieren a Samhan, fue ofrecido a varios de ellos antes de que Mineros de Zacatecas lo contratara. Eduardo Ganem, agente de jugadores y tío de Sergio Ganem, es la persona que le buscó acomodo.

“Sólo son rumores”

La manipulación de documentos oficiales de jugadores no es nueva en el deporte mexicano. Hace 31 años, en el caso conocido como “Cachirulazo”, se descubrió que cuatro futbolistas que participaron en el Premundial Sub 20 fueron registrados con actas de nacimiento alteradas.

Por esos hechos que desataron un escándalo mundial la Confederación de Futbol de la Asociación del Norte, Centroamérica y el Caribe (Concacaf) suspendió a la Selección Mexicana del Mundial Sub 20 de Arabia Saudita, dejando la plaza para Estados Unidos.

La Federación Mexicana de Futbol recurrió ante la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) para revertir la sanción. Sin embargo, fue peor: el castigo se extendió a todas las categorías del Tri y México fue excluido de los Juegos Olímpicos de Seúl y del Mundial de Italia 1990.

En la Liga Nacional de Baloncesto Profesional los nombres de los “mexicanos de dudosa procedencia” están en boca de todos los presidentes de los equipos. 

Además de Fuller y Jones, están en esa situación Anthony Roberson de Leñadores de Durango, Jacob Díaz de Abejas de León –quien fue presentado originalmente como Jake Hammond–, William Spencer de Abejas, Giovonne Woods de Huracanes de Tampico, Jordan Williams y Jerime Anderson de Mineros de Zacatecas, Tristan Spurlock y Tyrone White de Aguacateros de Michoacán. La lista la completan Timajh Parker Rivera, Michael Justice Smith, Matt Gwenny, Nick Harney, Jake Bittle, Gary Ricks, Onzie Branch, Leroy Davis…

A mediados de septiembre de 2018, Víctor Mariscal propuso ante la asamblea de presidentes integrar una Comisión Revisora que encabezaría él y el comisionado de la LNBP, Alonso Izaguirre –otro exjugador y exseleccionado nacional–, con el objetivo de revisar la documentación con la que los jugadores extranjeros están acreditando la nacionalidad mexicana.

Mariscal calificó como un exceso seguir tolerando la presencia de jugadores no nacidos en México que de la noche a la mañana se convierten en mexicanos. Pero Sergio Ganem se opuso. “Se va a abrir la caja de Pandora”, dijo en aquella reunión que tuvo lugar en Monterrey. “Sabemos lo que tenemos”, agregó. Por el contrario, Israel Gutiérrez, de Grupo Multimedios, empresa que posee seis equipos en la LNBP, se pronunció en favor de la propuesta.

El presidente de las Panteras de Aguascalientes, Gabriel Delgado, estuvo de acuerdo en que tienen que protestar a esos jugadores porque representan una desventaja competitiva para los equipos que, como el suyo, desarrollan a los talentos mexicanos.

Finalmente los presidentes de los clubes aceptaron la propuesta y acordaron abordar el tema en el próximo Congreso Nacional, que se realizará a mediados de este año, confirma el comisionado Alonso Izaguirre, en entrevista con Proceso.

Consultado sobre los jugadores de dudosa nacionalidad, Sergio Ganem niega el problema y califica el asunto como “rumores”, porque –dice– fueron dados de alta en la LNBP con su pasaporte, el acta de nacimiento mexicana y, además, firmaron una carta bajo protesta de decir la verdad que los documentos no son falsos.

La revisión de los papeles “no es una chamba de la LNBP. No somos autoridad investigadora. No soy Migración ni Relaciones Exteriores para revisar expediente por expediente si las autoridades están dando documentos con validez oficial”, expone Ganem.

Para el presidente de la LNBP no es extraño que 19 actas de nacimiento de jugadores de doble nacionalidad hayan sido tramitadas en el Registro Civil de Coahuila “porque, suponiendo sin conceder, el que tengan algún conocido que les dé alguna agilidad a las cosas, eso no es ilegal”. Incluso, asegura que otras actas de nacimiento se obtuvieron en Ciudad Juárez, Oaxaca y en el Estado de México. 

“No existe evidencia contundente para pensar que los jugadores no tienen ascendencia mexicana. La mayoría de los clubes mexicanos tenemos visores en Estados Unidos para detectar a los jóvenes talentos de allá; algunos están en la Selección Nacional de México porque tienen abuelos o padres mexicanos y en la mayoría de los casos conocemos quién es el papá, la mamá o el abuelo; sabemos su historia, ¿por qué habría yo de pensar que están mintiendo? Tendría que ser una situación muy puntual donde tendríamos que investigar porque hay algo muy extraño”, insiste.

A Sergio Ganem se le plantean los casos de Omar Samhan y de Jacob Díaz, antes Jake Hammond. El presidente afirma que el jugador egipcio le dijo que su mamá es mexicana y en el caso de Díaz puede tratarse de un “error” al momento de hacer la traducción del acta de nacimiento en inglés.

“En innumerables ocasiones me consta porque lo he visto con mis propios ojos, hay errores al momento de hacer las traducciones cuando se coteja el acta apostillada que la autoridad de Estados Unidos le da al jugador. Se tiene que hacer la rectificación. Quiero suponer que esta es una situación así.”

El martes 2, el presidente de la liga se comprometió a cotejar con esta reportera las actas de nacimiento de los jugadores, en un afán por transparentar la situación. Lo dijo ante Alonso Izaguirre y el jurídico de la liga, Gabriel Villarreal, a quienes les pidió estar en Monterrey el viernes 12 en las oficinas de la LNBP para hacer la revisión. No obstante, desde el jueves 4 no volvió a contestar los mensajes ni confirmó la reunión.

Como Ganem insistió en que las actas de nacimiento son originales, esta reportera le explicó que el problema estriba en que hay errores de origen para la obtención de las mismas.

“No se trata de encubrir a nadie. Tú estás haciendo tu investigación que me puede ayudar para determinar si hay una anomalía. Esa no es mi chamba. Ni mi estatuto ni reglamento me facultan para hacerlo. Llevo tres años tratando de buscar mejorías en todas las áreas de la liga, ha sido un trabajo titánico. No me puedo poner a investigar los antepasados, raíces y todo eso de los 300 jugadores que participan en la LNBP.”

–El hecho de que la LNBP no haga esa revisión permite que las actas se obtengan de manera irregular en el Registro Civil. ¿Eso no le interesa atenderlo?

–Son supuestos. Yo no tengo en mi mano un elemento que lo constate. Si mi estatuto dijera que tengo que investigar todo el árbol genealógico de un jugador, lo haría.

–Me refiero a no mentir en el Registro Civil para obtener un acta de nacimiento…

–Por eso a partir de esta temporada les pedí una carta bajo protesta de decir verdad, firmada, de que los papeles que me están trayendo y los trámites que hicieron ante la autoridad fueron con la verdad. Si hay un club (que comete irregularidades) la liga va a sancionar con todo el peso del estatuto y del reglamento.

Anuncian cese

Pero no necesariamente los jugadores fueron quienes se presentaron en la oficialía 2 de Torreón para obtener sus actas. De acuerdo con las disposiciones del estado, cualquier persona que presente el acta de nacimiento apostillada puede hacer la inscripción de una persona no nacida en territorio nacional.

Consultada sobre las irregularidades, la directora del Registro Civil de Coahuila, Dora Alicia de la Garza Villanueva, dice que sólo cuatro actas no tienen apéndices, es decir, la documentación que sustenta la información que contienen: la de Jacob Díaz, William Spencer, Giovonne de Woods (sic, así parece en el acta) y Jordan Williams.

A la funcionaria también se le expusieron otros casos con anomalías, como el de Carl Jones y su padre del mismo nombre, pues ninguno nació en México ni su abuela paterna, Linda Jones. Las tres personas, según se lee en el acta, nacieron en Ohio; la de Anthony Roberson, cuyo padre se llama Fernando López; la de Aaron Fuller, cuyo papá, según está asentado en los registros de la Universidad del Sur de California, se llama Darryl y no Arron, como indica su acta.

De la Garza Villanueva dice que la información asentada en las actas fue tomada de la documentación que presentaron las personas que inscribieron las actas de nacimiento de Estados Unidos. La funcionara explica que los oficiales del Registro Civil actúan de buena fe y que no pueden revisar si la documentación que llega a sus manos es auténtica o no. Si está apostillada se limitan a capturarla y a extender la inscripción de nacimiento.

Por no acreditar los documentos que avalen la inscripción de los cuatro jugadores mencionados, el oficial 2 del Registro Civil de Torreón, Paulino Alfonso de la Cruz, será destituido, dijo De la Garza.

El 3 de febrero de 2017, el jugador Héctor Hernández, seleccionado nacional, denunció en su cuenta de Facebook el registro irregular de jugadores extranjeros como mexicanos porque esta situación que la LNBP tolera es en detrimento del representativo mexicano.

“Es una lástima que la liga de nuestro país continúe sin preocuparse por el talento nacional y siempre dé prioridad a los extranjeros. Que siga permitiendo que los equipos vayan a Estados Unidos a ‘detectar talento’ y si ven a algún jugador que pueda pasar como mexicano; lo traen, le arreglan sus papeles y lo hacen pasar como nacional. ¿No se dan cuenta del daño que le hacen a nuestro basketball o es que simplemente no les importa? 

“Es por eso que cuando esos jugadores son llamados a la Selección no pueden representar a México porque sus papeles son falsos. Desafortunadamente en nuestro país con dinero todo se puede, pero no es posible que la liga siga haciendo como que nada sucede. ¿Hasta cuándo van a seguir permitiendo esto? (…) No estoy en contra de que haya extranjeros, porque muchos son muy valiosos, (pero sí) que haya irregularidades.”

Los “rumores” de los jugadores “mexicanos” con actas de nacimiento tramitadas en Torreón ya causaron protestas en la Liga de Chihuahua: el equipo Manzaneros de Cuauhtémoc pidió que no se permita la participación de Nick Harney de Dorados –antes jugó con los Mineros de Zacatecas en la LNBP– porque sospechan que su acta de nacimiento es falsa. 

Dora Alicia de la Garza explica que el acta de Harney fue expedida con la documentación que la respalda y que se encuentra en los archivos del Registro Civil. La reportera pidió a la servidora pública las versiones públicas de las actas de Fuller, Harney y Jones. La funcionaria las mostró, pero están testados los datos referentes a los padres.