… y amenazan a un jugador

El jugador de basquetbol Lyonell Gaines de los Santos de San Luis tuvo una experiencia espeluznante el 15 de febrero último: fue convocado a una reunión con los dueños del equipo en la que el presidente y director financiero, Agustín Félix Olvera, colocó una pistola sobre el escritorio y lo acusó de apostar contra el club. 

De acuerdo con la versión del deportista, ese día fue a un centro comercial para comprar un cargador de teléfono celular donde vio a “algunos de los dueños” del equipo. Cuando llegó para disputar el juego de esa noche ante Laguneros de la Comarca, él y Jaron Martin fueron llamados a las oficinas.

“Después de que Jaron salió de la oficina entré y me dijeron que tenían el dinero que me debían en un sobre café. Abrieron el sobre y dijeron: ‘Aquí está tu dinero’, mientras una pistola se deslizaba sobre la mesa. Era lo único en el sobre. El arma estuvo sobre la mesa durante toda la conversación. 

“Sin pruebas, me acusaron de apostar en el juego de esa noche y en partidos anteriores. Esto fue porque me habían visto en Plaza Citadella. Después de ser reprendido por 45 minutos, uno de los dueños (Agustín Félix Olvera) me dijo que ‘fuera a jugar duro’. 

“Se puso el arma en los pantalones y me dijo que la tendría durante el juego. A pesar de la escalofriante reunión con el arma en mi cara pude actuar en la cancha como lo había hecho toda la temporada, como uno de los mejores anotadores y reboteadores de la liga. A pesar de que mi vida estaba explícitamente amenazada terminé con 29 puntos, cinco rebotes y cinco asistencias. La experiencia fue traumática y angustiosa.”

Esta narración de los hechos Gaines la envió a su agente, el español Moisés Cohen, quien la reenvío al presidente de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP), Sergio Ganem, y al comisionado, Alonso Izaguirre, y les pidió liberar los derechos del jugador.

En entrevista con Proceso, Cohen explica que el presidente del equipo, Víctor Mariscal, asegura que existen videos que demuestran que Gaines sí apostó contra el club. Se los pidió para actuar en consecuencia, pero dice que no se los ha enviado y que Mariscal le dijo que, en todo caso, los presentará ante la autoridad judicial.

El agente considera que la directiva de San Luis actuó de esta manera para no pagarle una semana de salario que le debían a cinco jugadores, quienes primero recibieron un permiso para ausentarse y después fueron multados por no participar en un juego amistoso del cual Mariscal les avisó cuando ya tenían boletos de avión para irse a sus casas. 

“No me ha contestado nadie. Les mandé un e-mail diciendo lo que ha escrito el jugador, espero que hagan algo al respecto y les pido que Santos no tenga derechos sobre el jugador. (Quien sacó el arma) fue el dueño que usa barba. Mariscal no estuvo en esa reunión.”

–¿Los jugadores niegan haber apostado? 

–Por supuesto.

–¿Tiene alguna hipótesis de por qué los acusaron sin pruebas? 

–El equipo peleaba por entrar a playoffs, para asustarlos y que jugaran mejor o para que no les pagaran el dinero. Mariscal les dio permiso de irse a Estados Unidos. Dos días antes les dijo que ya no y quien se fuera no cobraría esa semana y sería multado. Entre el salario de todos y la multa que les puso se ahorró 15 mil dólares. 

Moisés Cohen adelanta que Gaines ni Martin quieren regresar a jugar con Santos y lamenta que la LNBP sea omisa al no investigar el caso.